Pues sí, amigos, resulta que aún no ha comenzado oficialmente la temporada de Fórmula 1 y Jenson Button y Mercedes GP, en su calidad de heredera como compradora de la extinta Brawn GP, han logrado su primera victoria y esta vez, además, sin necesidad de subirse a su monoplaza ni de emplear un sólo litro de combustible.

Con motivo de la concesión de la última edición de los premios Laureus (considerados como los Oscar del mundo del deporte) y cuya gala de entrega de premios se celebró ayer miércoles 10 de marzo en Abu Dhabi, Jenson Button fue premiado como «Revelación del Año» por la sorprendente consecución de su título mundial el pasado año 2009 a los mandos del aclamado Brawn GP.

De la misma manera, la F1 siguió cobrando gran protagonismo esa noche ya que  la desaparecida escudería Brawn GP se hizo sorprendentemente con el galardón al «Mejor Equipo del Año», arrebatándole la preciada estatuilla al gran favorito , el F.C. Barcelona de fútbol, que contaba con todos los pronunciamientos a su favor dada su excelente temporada en la que ganó los seis títulos disputados.

Ahora, sólo falta que el bueno de Button, hoy en las filas de McLaren, pueda refrendar ese título y demostrar que lo ocurrido la pasada temporada no fue flor de un día y que su calidad como piloto, en una temporada que se avecina caliente y sobre todo marcada por una gran igualdad a priori entre marcas y conductores, pueda destacar como lo hizo el año pasado sobre su sorprendente montura.