Hamilton no escarmienta


A veces resulta difícil explicar qué le puede pasar por la cabeza a una persona para hacer el bestia por la carretera, poniendo en peligro su integridad y la del resto de conductores pero aún resulta más complicado de hacerlo si el que comete semejante imprudencia es un tipo que además es campeón del mundo de la Fórmula 1 y sabe (o debería saber) más que nadie que lo que está haciendo sólo se puede hacer en un circuito.

Sin embargo, los hay como Lewis Hamilton que, lejos de olvidarse de su rol de campeón en los circuitos, siguen obstinados en no saber cuándo quitarse el mono de piloto y se ponen a hacer el salvaje por la carretera sin caer en la cuenta de que, una vez abandonan el circuito de competición, se convierten en personas normales para las que las normas de circulación rigen y les afectan como al resto de los mortales.

preparat-647x231

 

Así pues, el británico Lewis  Hamilton  no tuvo mejor ocurrencia para “celebrar” que había logrado el mejor tiempo en los entrenamientos libres en el circuito de Albert Park de ayer viernes que coger su vehículo y conducir de manera temeraria por las calles de Melbourne hasta que la Policía local le paró y fue detenido y acusado por las autoridades de conducción temeraria y se le ha requisado su Mercedes Sedan hasta el próximo lunes.

Se da la circunstancia que ésta no es la primera vez que le ocurre un altercado similar ya que en diciembre de 2007 fue arrestado en Francia y suspendido con un mes de privación del carnet de conducir y 600 euros de multa por circular a más de 200 Kms/h por una autovía.

El británico, que ni aprende ni por lo visto tiene intención alguna de rectificar su actitud, ya ha pedido perdón públicamente por su actuación en un comunicado hecho público por su equipo, McLaren, en el que ha admitido que “iba conduciendo de forma temeraria y fui parado por la policía. Lo que hice fue estúpido y quiero pedir perdón por ello”

Esperemos por el bien de la gente que circula con normalidad por la calle  (y por el de la competición) que el bueno de Hamilton se reserve estas demostraciones de poderío y habilidad exclusivamente en los circuitos.

En este vídeo podréis ver cómo fue la detención del británico:

Anuncios