Bugatti Veyron 16.4 Super Sport: Superando lo insuperable


Si pensábais que el Bugatti Veyron, el mítico superdeportivo que vio la luz en 2005, era lo máximo que podríais alcanzar a ver y que, superando la mítica cifra de 1.000 CV ya no se podía llegar más lejos, estábais equivocados.

Y es que superar lo insuperable es una tarea que parecen haberse tomado muy en serio la gente de Bugatti, que no se ha dormido en los laureles que les ha reportado estos años la trayectoria de su celebérrimo Veyron, que le ha llevado a batir todos los récords posibles para un coche de serie.

Ahora acaban de presentar el nuevo Bugatti Veyron 16.4 Super Sport. Un coche que ha cruzado todos los límites imaginables tanto en potencia como en deportividad, con unas cifras que, sólo de leerlas, producen vértigo. Así pues, la nueva creación de Bugatti llega hasta los 1.200 CV de potencia (sí, habéis leído bien) movidos por un poderosísimo propulsor 8.0 de turbina cuádruple y 16 cilindros en”W”, que ofrece un par máximo de  1.500 Nm y una velocidad máxima autolimitada a 415 kms/h (únicamente, según dice el propio fabricante, con el fin de preservar las ruedas).

No obstante, en lo relativo a la velocidad, el dato ofrecido por Bugatti no es del todo exacto. De hecho, a la hora de hacer la preceptiva homologación ante los representantes del TÜV, en los tests realizados en el circuito de Ehra-Lessien se certificó una velocidad punta de 431 kms/h.

La cuestión es que un primer intento, el piloto de pruebas alcanzó 428 kms/h. Sin embargo, en una segunda prueba y según GPS, el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport llegó a alcazar una velocidad punta de 434,2 kms/h. Como el TÜV sólo podía homologar un dato de velocidad, se obtuvo la media de ambas sesiones, obteniéndose esos 431 kms/h.

El fabricante no facilita, sin embargo, datos oficiales de aceleración, pero viendo el impresionante par motor y la potencia desmesurada de su motor, mucho nos tememos que dejará en pañales los 2,5 escasos segundos que el anterior Bugatti Veyron tardaba en alcanzar los 100 kms/h desde parado.

Este modelo ofrece además una nueva caja de cambios con doble embrague de siete velocidades, imprescindible para aprovechar semejantes cifras de par motor. También se ha mejorado con respecto al Veyron el rendimiento para la conducción en las curvas así como se ha mejorado la ya excelente estabilidad que ofrecía su predecesor al frenar y acelerar.

El chasis ha sido ampliamente rediseñado para mantener la seguridad a una velocidad extrema y para ello se le ha dotado de unos nuevos estabilizadores y amortiguadores, junto a una compleja arquitectura desarrollada originalmente para las carreras de coches. Esto le aporta un control más preciso de las ruedas y el coche en su conjunto. Con la aceleración lateral de hasta 1,4 G y una mejor interacción entre los neumáticos y el sistema inteligente de tracción total, el Super Sport ofrece un manejo perfecto del par, especialmente a la salida de las curvas.

Capaz de soportar una aceleración lateral de hasta 1,4 G, el chasis ha sido ampliamente rediseñado para mantener la seguridad a una velocidad extrema y se ha reajustado para mejorar la eficiencia aerodinámica y mantener el equilibrio perfecto en cada situación, mientras que su estructura de la fibra de carbono garantiza la rigidez a la torsión máxima y la seguridad pasiva.

Por su parte, la silueta plana y alargada del Bugatti Veyron Super Sport es inmediata y fácilmente reconocible. Con una carrocería íntegramente fabricada en fibra de carbono, el techo aporta la ración necesaria de aire para refrigerar el impresionante motor, a la vista ligeramente, por medio de dos conductos ubicados en el techo.

Asimismo, las tomas de aire delanteras se han ampliado y remodelado con el fin de facilitar la refrigeración de los frenos y se extienden elegantemente alrededor de los lados del arco de la rueda. La parte trasera se hace más deportiva gracias a su doble tubo de escape, que sustituye al único tubo del anterior Veyron.
En lo relativo al interior, los acabados del Veyron Super Sport son sencillamente inigualables. Sobrio, en cuero negro con unos únicos detalles de color naranja como contraste junto a inserciones de fibra de carbono en el salpicadero y las puertas, el interior transmite la imagen de deportividad y seriedad necesaria para el tipo de coche en el que estamos sentados.
Para acabar, diremos que saldrá a la venta en otoño y aunque no se han hecho públicos aún ni los precios ni el número de unidades que se producirán, se sabe ya que las primeras cinco unidades fabricadas ya tienen dueño, si bien mucho nos tememos que no será  precisamente el común de los mortales el cliente tipo de este coche y el que pueda pagar la millonada que, sin duda, costará esta obra de arte de la ingeniería que es el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport.
Lo que está claro es que si el anterior Bugatti Veyron ya costó en el momento de su salida la friolera de 1,2 millones de euros, convirtiéndose entonces en el coche más caro del mundo, estamos convencidos de que su sucesor no le irá a la zaga…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s