Siempre que nos hablan de persecuciones policiales por la carretera nos vienen a la memoria las típicas escenas en las que los patrulleros persiguen en sus coches a los «cacos» a toda velocidad, en medio del tráfico, sorteado a base de endiabladas maniobras.

Sin embargo, la escena que hoy os traigo es radicalmente opuesta aunque por su complejidad bien que necesitó que los agentes de la Benemérita se empleasen a fondo para capturar al fugado…