La crisis galopante que vive el sector del automóvil ha dado lugar en relativo poco tiempo a una serie de acuerdos de colaboración, fusiones o adquisiciones (y también desapariciones) que hasta hace poco resultarían impensables.

Así, tras hacerse público este mismo mes de agosto que Volvo era adquirida por 1.800 millones de euros por el fabricante chino Zhejiang Geely, ahora es SsangYong la que acaba de anunciar un acuerdo con Mahindra, mediante el cual el fabricante indio se convierte en comprador preferente del conocido fabricante surcoreano.

De esta manera, el consorcio indio ha ganado la puja para la compra de SsangYong a otros fabricantes como Renault, que también apostaron por hacerse con la marca surcoreana. Esta marca había entrado en una grave crisis hace dos años, que se vio agravada con la salida a principios de 2009 de su máximo accionista, la empresa china Shanghai Automotive, lo que desembocó en un proceso de suspensión de pagos. Sin embargo, merced a un durísimo plan de ajuste junto a un importante incremento en sus ventas mundiales durante este año, habían logrado recortar gran parte de su deuda.

El proceso de adquisición, tasado en torno a los 480 millones de euros, dará comienzo en este mismo mes de agosto con la firma de una serie de protocolos entre ambas compañías y el desembolso del 5% de la operación. El proceso debería concluir muy probablemente el próximo mes de octubre, con la fijación definitiva del montante total del negocio y la compra efectiva por parte de Mahindra.

Mahindra, nuevo propietario de SsangYong