Vuelta al trabajo en la Fórmula 1, llega el mítico Spa-Francorchamps


Tras casi un largo mes de vacaciones, transcurrido desde la disputa del último GP de Hungría el 1 de agosto, se retoma la competición en el mejor momento con el Gran Premio de Bélgica, en el mítico circuito de Spa-Francorchamps, uno de los trazados con más solera y aroma a la vieja competición que quedan en el calendario y en el que se han escrito grandes páginas de la historia de la Fórmula 1.

Creado en 1921 -en principio sólo para las carreras de motos- y pese a las preceptivas adaptaciones a las modernas medidas de seguridad (su última reforma data de 2006) es un circuito que con sus siete larguísimos kilómetros de longitud, aún mantiene parte del encanto de las carreras de antaño, con sus continuos desniveles y sus famosas curvas como La Source, la Double Gauche o Bruxelles, por no hablar de la infernal chicane que se encuentra a escasos metros de la línea de llegada. Además, la cambiante meteorología es otro de los factores que señalan a este circuito como algo especial.

El récord de victorias en este circuito lo ostenta Michael Schumacher, con seis victorias (dos con Benetton y cuatro con Ferrari), seguido de otra leyenda del automovilismo como fue Ayrton Senna, que logró vencer en Spa en cinco ocasiones y del último vencedor aquí, que no es otro que Kimi Raikkonen, ganador en cuatro de las últimas cinco veces que se disputó la carrera.

Kimi Raikkonen, último vencedor en Spa-Francorchamps, en 2009

Se da además la circunstancia de que fue en este circuito en el que «Schummy» empezó a fraguar su leyenda. Aquí debutó como profesional en 1991 y justo un año después, fue también aquí donde logró su primera victoria. Curiosamente, también fue en Spa-Francorchamps cuando, con su victoria número 52, lograba batir el récord de victorias en Grandes Premios que hasta la fecha ostentaba el francés Alain Prost.

Ahora las cosas han cambiado mucho, puesto que no está ya Kimi Raikkonen y aunque ha vuelto Michael Schumacher -el gran dominador y seguramente el más profundo conocedor de este circuito- está claro que el piloto germano hoy por hoy no cuenta con ninguna opción no ya para ganar sino ni siquiera para subir al pódium, dado que ni el Mercedes GP está a la altura de las circunstancias esta temporada ni el heptacampeón ha sabido o ha podido encontrarse a sí mismo a bordo de su monoplaza.

Para esta carrera, el principal favorito debería ser Mark Webber, cuya fortaleza mental y su afán de superación son dignos de mejor causa. No sólo ha sabido superar a su compañero Vettel sino a sus propios compañeros de Red Bull, que nunca le dieron tratamiento de primer piloto y siempre consideraron al alemán como el verdadero líder del equipo. El propio Vettel debería acompañar a su compañero en el pódium, si no comete ningún error (y este año está cometiendo ya demasiados) por lo que tendría que estar también «en la pomada» por la victoria.

Por su parte, Ferrari, que ha recuperado milagrosamente el camino, tendría que ser el rival a batir. La duda estará en saber si, como en Hungría, Alonso logrará «incrustarse» entre los Red Bull o si por el contrario deberá pelear el tercer lugar del cajón con su compañero Massa, aunque dudamos mucho que, con lo ocurrido en Alemania, esté el horno para bollos…

Vettel, Webber y Hamilton, apenas separados por 10 puntos

Lo que está claro es que este parón veraniego nos ha traído un arduo trabajo en las filas de Red Bull, para minimizar la reducción en la flexibilidad de los alerones delanteros. Tampoco Ferrari se ha quedado de brazos cruzados ya que ha anunciado importantes mejoras aerodinámicas para su F10B con el fin de afianzar el buen rendimiento de estas dos últimas carreras. Es una incógnita, sin embargo, saber cómo han sabido evolucionar en McLaren para retomar la senda de la fiabilidad, abandonada sorprendentemente desde el GP de Alemania, donde anduvieron francamente detrás de Ferrari y Red Bull, así como en el GP de Hungría, donde el propio Hamilton se vio obligado a abandonar por una rotura del motor.

Precisamente ese abandono del británico junto a la sensacional victoria de Webber en Hungría y el polémico triunfo de Alonso en Alemania (para el que aún se espera sentencia de la Corte Mundial de Automovilismo, que dictaminará su resolución en septiembre) han dejado la clasificación más apretada que nunca.

Así pues, esta última parte de la temporada comienza con el australiano Mark Webber como nuevo líder, con 161 puntos, seguido tan sólo a 4 puntos por Lewis Hamilton, mientras que Sebastian Vettel, a tan sólo 10 puntos, Jenson Button y un renacido Fernando Alonso les siguen de cerca, apenas a 17 puntos.

Spa-Francorchamps va a ser por tanto el mejor marco para empezar a definir las opciones de cada uno de los aspirantes ya que es uno de los circuitos, junto al de Monza, en los que los motores sufren más y por ello la mecánica va a resultar esencial para subsistir. Para bien o para mal, ninguno de los seis pilotos que ahora conforman la parte alta de la tabla, puede permitirse prácticamente ni un error de modo que un abandono podría dejarle fuera de la lucha por el título.

Las cartas están echadas, ¡hagan juego, señores!

Spa-Francorchamps, un circuito legendario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s