Euro NCAP, la entidad que proporciona a los consumidores la evaluación realista e independiente de las características de seguridad de algunos de los coches más populares vendidos en Europa, acaba de hacer públicos los resultados de las pruebas de choque a las que sometió a nada menos que cuatro vehículos: el Citroën C4,  el Suzuki Swift, el Hyundai iX35 y el Honda CR-Z.

Los cuatro coches recibieron la máxima calificación, de cinco estrellas. Así pues, los resultados demuestran que los fabricantes están respondiendo a los desafíos del régimen de nueva calificación Euro NCAP y, lo más importante, que se sigue haciendo de la seguridad una prioridad absoluta.

Por su parte Euro NCAP también ha anunciado la organización de pruebas de choque también para vehículos totalmente eléctricos con el fin de garantizar que los altos niveles de seguridad logrados para los coches de «motorización tradicional» se mantienen también en los eléctricos. Los primeros resultados se esperan a principios de 2011.

Desde octubre de 2010, Euro NCAP también será capaz de ofrecer una orientación más completa a los consumidores acerca de la seguridad ofrecida por los automóviles nuevos y evaluará las tecnologías que están fuera del alcance de las actuales pruebas.