Cuando caen en mi poder carteles como el de la imagen de hoy, me alegro enormemente de que mis hijos no jueguen en ese jardín.

Si la velocidad máxima a la que permiten circular, precisamente en previsión de la cercanía de niños, es la que sale en el cartel conmigo que no cuenten…