GP de Bélgica: Golpe de autoridad de Hamilton en una carrera accidentada


Análisis de la carrera

Indiscutible el triunfo el que ha obtenido el británico Lewis Hamilton en una carrera marcada sobre todo por los accidentes, debidos en gran parte a la inestabilidad meteorológica tan típica de esta circuito. Además, el segundo e inesperado puesto de Mark Webber y sobre todo, que el resto de favoritos para el Mundial no hayan puntuado, la lucha por el campeonato se ha convertido en un mano a mano entre Lewis Hamilton, que recupera el liderato del Mundial y el australiano Mark Webber.

Así pues, en una salida infame del poleman Webber, que se quedó clavado como una estaca al ponerse el semáforo verde, Hamilton supo aprovecharse y se hizo con la primera plaza seguido de hasta tres pilotos más (Kubica, Button y Massa) , relegando al entonces líder y gran favorito a la quinta plaza.

Salida del GP de Bélgica

Con la lluvia acechando, no tardaron en darse los primeros problemas al caer poco después las primeras gotas ya que, nada más cumplirse la primera vuelta, prácticamente todos los pilotos que ocupaban las posiciones destacadas hacían un recto y se salían de la misma forma en la primera curva, aunque con desigual fortuna.

Con mayor o menor pericia y pese a irse todos en tropel a la puzzolana (desde Hamilton hasta Hulkenberg) fueron volviendo a pista salvo Barrichello, que venía lanzado desde atrás y estampaba su Williams contra el Ferrari de Alonso. El peor parado fue el brasileño que no pudo volver a pista, con el frontal destrozado. Sin embargo, el Ferrari del asturiano, pese a la violencia del impacto y con aparentes daños de importancia, especialmente en el alerón delantero, lograba volver a pista aunque directo a boxes, con lo que prácticamente decía adiós a todas sus posibilidades en el día de hoy.

Ello motivó la salida del Safety Car a pista por vez primera hasta la vuelta 4. A partir de eses momento y con el «pelotón» más o menos reagrupado, Hamilton tomó las de Villadiego y, a base de vueltas rápidas cobró una importante ventaja con respecto a su compañero Button, que se había acomodado en la segunda plaza tras aprovecharse de la mala salida de Webber, primero, y de la montonera citada, después. Tras él, le seguían muy de cerca Robert Kubica y los Red Bull de Vettel y Webber.

Con la espada de Damocles de la meteorología siempre pendiendo sobre las cabezas pensantes de las escuderías, Lewis Hamilton, cómodo y con un increíble ritmo de carrera, se marchó sin problemas, dejando muy claro que iba a ganar la carrera y a resarcirse de sus dos últimos tropiezos.

Mientras tanto, por detrás Jenson Button rodaba mucho más lento que su compañero y acabó por formar enseguida una hilera que a la postre le trajo malas consecuencias. Así pues, Vettel, que seguía muy de cerca a Button, se mostró muy nervioso toda la carrera y tras atosigar al británico sin éxito en las vueltas anteriores, en la vuelta 17 intentó un adelantamiento imposible, que le llevó a perder el control de su Red Bull, con tan mala suerte que se empotró como un estilete contra el McLaren de su rival, con funestas consecuencias para ambos.

Por un lado, para Button, que se iba al césped con el monoplaza destrozado y tenía que abandonar, con cara de muy pocos amigos. Por otro lado y sin embargo, Vettel, aunque con su Red Bull maltrecho por el impacto, pudo reintegrarse a la carrera y llegar a boxes a cambiar el morro de su coche, aunque perdiendo ya toda opción a nada interesante en el día de hoy.

Además, como al perro flaco todo se le vuelven pulgas, los comisarios de carrera -en una decisión discutible- sancionaron al alemán con un drive-thru precisamente por considerar como temeraria su maniobra sobre  Button, obligándole a pasar por el pitlane justo cuando intentaba una remontada casi imposible, mientras se estaba peleando de lo lindo con el Force India de Vittantonio Liuzzi.

Fernando Alonso, por su parte, que se había reincorporado 18º tras su incidente con Barrichello, comenzó una lenta pero constante remontada que le llevó hasta el 8º puesto (de nuevo en los puntos)  que nos dejó momentos interesantes, como su duelo con el citado Liuzzi, que acabó con un adelantamiento de garra y coraje por parte del piloto de Ferrari, que dio con los huesos del italiano en la puzzolana. También le pudimos ver batiéndose el cobre durante un par de vueltas con el japonés de Sauber, Kamui Kobayashi, aunque infructuosamente en esta ocasión.

Es curioso cómo se le ha atravesado el japonés a nuestro campeón, convirtiéndose en un duro hueso de roer para Alonso esta temporada, tal y como ya le ocurrió en Valencia.

Y así transcurrió la carrera, sin ninguna novedad hasta el tercio final, cuando llegados a la vuelta 34 la lluvia hizo su aparición definitiva con un pequeño aguacero que alteró definitivamente el orden de las cosas.

De hecho, comenzó la típica confusión motivada en primer lugar por decidir si entrar en boxes o no a cambiar gomas y, en segundo lugar, sobre si montar gomas de lluvia intermedia o extrema, ya que, si bien no estábamos ante el diluvio universal, la lluvia que se registraba en algunas partes del circuito ya caía con cierta fuerza.

Con su abandono, Alonso dice prácticamente adiós a la temporada

Por ese motivo y ante el trasiego de coches en boxes que se produjo en cuanto arreció la lluvia, en la vuelta 35 se dio un hecho que bien pudo haber cambiado la historia de la carrera. Sorprendentemente, y aun con un fuerte aguacero y con la pista a medio mojar ya, los tres primeros clasificados decidieron continuar con sus neumáticos slick (que además ya contaban con el desgaste propio de la carrera).

Las consecuencias de esa decisión tan extraña no se hicieron esperar pues nada más cruzar la línea de meta y llegadas las primeras curvas, el McLaren de  Hamilton patinó y se fue directo y sin control por la puzzolana contra las protecciones, aunque milagrosamente pudo evitarlas y reincorporarse a pista. Sólo la distancia conseguida durante el resto de la carrera (en torno a los 10 segundos) con respecto a Kubica le impidieron perder el liderato.

Lewis Hamilton, absoluto dominador de la carrera

El susto debió ser de tal calibre que los tres primeros, que en principio habían optado por no cambiar ruedas, decidieron entrar simultáneamente a boxes para montar gomas de lluvia intermedia. Ahí se produjo un error de Kubica al disponer su monoplaza para el cambio de ruedas que a la postre le costó la segunda plaza. Ubicándose mal y llevándose por delante a un mecánico, perdió unos segundos preciosos que fueron aprovechados por Mark Webber, cuyo cambio de ruedas fue impecable.

De esta forma, el piloto de Red Bull salió por delante del polaco, conformando el orden definitivo al final de la carrera ya que, ni el suelo estaba para bromas ni el Renault de Kubica estaba lo suficientemente cerca del Red Bull de Webber como para acometer un adelantamiento, que en esas condiciones, podría haber resultado peligrosísimo.

Y así rodaron hasta que en la vuelta 38 Fernando Alonso, que seguía octavo, inexplicablemente pegaba un trompo brutal que acababa con su Ferrari empotrado contra las protecciones y con la suspensión de su monoplaza totalmente rota.

Así pues, con las ruedas destrozadas acababa la carrera para el asturiano y, probablemente, se esfumaban las últimas oportunidades de luchar por el Campeonato del Mundo pues está ahora mismo nada menos que a 41 puntos del británico de McLaren, nuevo líder del Mundial.

Este accidente dio lugar a que saliese el Safety Car a pista durante las últimas vueltas, de modo que cuando se relanzó la carrera, apenas a dos o tres vueltas para acabar, Hamilton pisó a fondo, Webber conservó su posición y Kubica, en una nueva exhibición, decidió no arriesgar.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor sin duda, el carrerón de Hamilton, decidido a exhibir sus poderes ante los que, tras los dos últimos reveses le situaban fuera de la pelea por el título. Excelente salida e inteligentísima carrera del británico, que corrió cuando tuvo que hacerlo y se reservó cuando fue necesario.

Banderazo final para Lewis Hamilton en Spa

Otro hecho destacable, aunque ya es una costumbre, es el nuevo pódium para Kubica (al que sólo un error privó del segundo lugar) Es increíble el trabajo del equipo Renault -no olvidemos que Petrov acabó 9º tras salir el 24º- y que ha superado con creces a equipos de más renombre (y presupuesto) como Mercedes GP.

Excelentes los Force India, con una velocidad punta que da miedo y siempre dando la cara y una vez más, gran carrera del japonés Kobayashi, que le ha cogido el gustillo a esto de acabar en los puntos y está poniendo en un aprieto a su compañero De la Rosa.

Destacable por último el carrerón de Jaime Alguersuari, que sumó otro puntito más resistiendo en una dura pugna con Liuzzi por la 10ª plaza bajo el agua las últimas vueltas.

Para olvidar sin duda lo ocurrido con Vettel, absolutamente fuera de sí, que mandó a boxes al McLaren de Button sin miramiento alguno tras una maniobra disparatada, que si bien no debió ser sancionada como lo fue -es un incidente más de carrera en mi opinión- , debe llevar a la reflexión no sólo al propio piloto sino al seno de su equipo porque no es la primera vez que hace algo así. De hecho, ya ocurrió algo similar en Turquía, cuando arruinó la carrera a su compañero Webber en una maniobra parecida.

Es más, cuando rodaba en cola del pelotón, tras su penalización el alemán tuvo otro accidente, en este caso con Liuzzi y que le obligó a pasar nuevamente por «chapa y pintura» a cambiar el morro de su coche y con la entrada masiva en boxes con la lluvia, al salir de su pit, casi choca con Alonso, en una maniobra que, de hecho, fue investigada por los comisarios aunque sin consecuencias.

Horrenda también la carrera de Mercedes GP, con un pique incalificable entre Rosberg y Schumacher, que estuvo en un tris de destrozar el coche de su joven compañero en una maniobra suicida; maniobra que le devolvió luego Rosberg a Schumacher, en un arriesgado adelantamiento que les tuvo emparejados unos cuantos metros hasta que el heptacampeón se tuvo que salir de la pista ante el empuje de Rosberg, lo que le obligó a perder su posición ante Kobayashi, aunque afortunadamente para el Kaiser, pudo recuperarla finalmente.

Españoles en carrera

Analizada ya la catastrófica carrera de Alonso, que en la vuelta 1 perdía todas sus opciones a hacer algo importante hoy, y reseñada, por el contrario, la gran carrera de Jaime Alguersuari, rápido y valiente como siempre y de nuevo en los puntos, la cruz volvió a caer del lado de Pedro De la Rosa, que estuvo rodando entre los puestos 9º y 13º y cuando mejor lo tenía para acabar otra vez entre los mejores, a falta de dos vueltas para el final, se salió en una curva y perdió dos puestos, acabando finalmente 11º y una vez más, con la miel en los labios.

Clasificaciones de carrera y del Mundial

Tras las 44 vueltas disputadas, la carrera acabó de la siguiente forma:

1º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), en 1h 29′ o4»

2º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 1,5»

3º) Robert Kubica (Renault), a 3,4»

4º) Felipe Massa (Ferrari), a 8,2»

5º) Adrian Sutil (Force India Mercedes), a 9,1»

6º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 12,3»

7º) Michael Schumacher (Mercedes GP), a 15,5′

8º) Kamui Kobayashi (Sauber BMW), a 16,6»

9º) Vitaly Petrov (Renault), a 23,8»

10º) Jaime Alguersuari (Toro Rosso), a 29,4»

La clasificación del Campeonato del Mundo, por su parte, vuelve a cambiar de líder ya que con su victoria de hoy, Lewis Hamilton recupera el primer puesto con 182 puntos. Por su parte, Mark Webber que arrancó unos importantísimos 18 puntos pese a su horripilante inicio de carrera, se sitúa ahora segundo aunque a tan sólo tres puntos del británico.

Sin embargo, el hecho de que sus tres grandes perseguidores, Vettel, Button y Alonso, no hayan acabado la carrera ha posibilitado que se haya abierto una brecha importante entre ellos dos y el resto, de modo que Vettel es tercero pero con 151 puntos, seguido de Button, con 147 puntos y de Fernando Alonso, con 141.

En lo que respecta al Mundial de Constructores, Red Bull, con sus 330 puntos, conserva el liderato que logró en Hungría, aunque con sólo un punto de distancia sobre McLaren,seguido ya muy de lejos por Ferrari, con 250 puntos.

La próxima carrera

La siguiente cita del calendario nos llevará a el 12 de septiembre a la última carrera de la temporada en territorio europeo, en concreto a Italia, donde nos espera otro mítico circuito como es Monza.

Es un circuito muy rápido y en el que Vettel y sobre todo Fernando Alonso se juegan el ser o no ser ya que, con los resultados de hoy, sólo les vale ganar y esperar que sus rivales de arriba «pinchen» de alguna forma si quieren coger el último tren para el título de este año.

Alonso, que  ya conoce la victoria, pues ganó allí con McLaren en 2007, contará con todo a favor, incluyendo el apoyo de los tiffossi ferraristas, por lo que esperemos que esté a la altura de las circunstancias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s