Continúa el goteo de novedades ofrecidas por las marcas de cara al nuevo Salón de París. Así, tras la sorprendente propuesta de Smart para el mercado de las motos, BMW es ahora quien nos ofrece una curiosa solución para la movilidad, con su atrevida propuesta sobre dos ruedas llamada MINI Concept Scooter E.

El scooter de MINI, que ofrece asientos con capacidad para dos personas, está propulsado por un motor eléctrico integrado alimentado por una batería de iones de litio ubicado en la rueda trasera. Este motor se puede recargar en cualquier toma de corriente convencional con el uso de un cable de carga.

Este scooter además cuenta con una serie de avances tecnológicos que le hacen «único en su especie», del que cabe destacar el uso de un smartphone como llave de encendido, que integra a su vez distintos sistemas de información, entretenimiento, comunicación y de navegación.

Así pues, mediante un adaptador para un smartphone permite al conductor utilizar su dispositivo móvil como un planificador de rutas, reproductor de música o como un teléfono a través de una interfaz inalámbrica Bluetooth.

Este teléfono funciona a su vez como llave de contacto en tanto que, en el mismo momento que el motorista deposita el teléfono en el soporte y lo activa, arranca la moto. Además, lleva una aplicación de navegación que permite conocer la ubicación de otros conductores de MINI Concept Scooter E en el mapa, similar a los sistemas de redes sociales, para fomentar la interacción de sus propietarios y sus monturas.

Por su parte, el MINI Concept Scooter E se presentará bajo tres apariencias distintas, en función de su decoración y del número de pasajeros que transportan. De estos tres conceptos, dos verán la luz en París mientras que una tercera, la inspirada en los felices años 60 británicos, se podrá ver en exclusiva en Londres.

Los conceptos de diseño difieren . El primer MINI E Scooter Concept es una variante de dos plazas, desarrollado para «la diversión de conducción para dos». Refleja la combinación de colores con pintura en carbón mate, un asiento de color amarillo, a juego con las carcasas de los espejos.

La segunda de las combinaciones es monoplaza y sin duda, la más deportiva de las tres. Las características incluyen una combinación clásica de un asiento tapizado en cuero marrón oscuro, pintura en el típico color «Verde Inglés» y cuyas carcasas de espejos en color plata recuerdan a los coches de carreras.

La tercera se inspira en la cultura popular de la década de 1960, una década sinónimo del Mini clásico e inspirada en las señas de identidad de la época «Mod» en particular. El color de la carrocería es en blanco y está decorada con numerosas aplicaciones y pegatinas, rematada con una gran escarapela blanca, azul y roja, símbolo de la RAF (Royal Air Force).