El mal endémico de la producción moderna de los coches que suponen los errores de fabricación sigue afectando, casi sin excepción, a las distintas marcas del mercado. Desde la exclusiva Ferrari a otras marcas prestigiosas como Toyota, pasando por el gigante coreano Kia, prácticamente ningún fabricante se ha visto exento de pasar por semejante trance.

Y como no podía ser menos, en esta ocasión le toca el turno a otras dos marcas que tampoco se salvan del sambenito de tener que ver cómo han de llamar a revisión a sus coches por defectos de mayor o menor entidad en su fabricación.

Por un lado, Suzuki ha llamado a revisión urgente a más de 90.000 usuarios del Suzuki Swift, fabricados entre mayo de 2007 y febrero de 2009. Por lo visto, se ha detectado la existencia de un problema de fijación de los espejos retrovisores exteriores cuyos tornillos que los unen a la carrocería, sometidos a grandes vibraciones, llegado el caso,  podrían desaflojarse y provocar la caída del espejo al suelo.

Suzuki Swift, llamado a revisión por problemas en los retrovisores

Además, Suzuki va a tener que atender a más de 192.000 Suzuki Alto procedentes en exclusiva del mercado japonés por el mismo problema, un problema que además podría hacerse extensivo a los usuarios del Nissan Pixo, un vehículo «gemelo» del citado urbano japonés.

Por su parte, el grupo General Motos tampoco se ha librado de la quema y ha visto también cómo un defecto de fabricación ha obligado a llamar a revisión a  nada menos que 322.409 unidades de su Chevrolet Impala, en concreto, los fabricados en 2008 y 2009.

El Chevrolet Impala presenta defectos en los cinturones de seguridad

En este caso el asunto es bastante más grave puesto que la marca ha detectado caso en los que el cinturón de seguridad podría llegar a soltarse del pilar B en caso de accidente, algo que dejaría sin efecto uno de los principales elementos de seguridad pasiva del coche ante un siniestro.

Lo que está claro es que la reparación de los citados problemas correrá a cargo de ambos fabricantes, como no podía ser de otra forma. Chevrolet avisará a los afectados a partir del día 25 de octubre para que acudan a los talleres oficiales, mientras que Suzuki aún no ha determinado fecha para el inicio de los trabajos.