Viendo la entereza con la que Robert Kubica ha asumido su actual situación, que si bien es infinitamente mejor que hace una semana, parece hasta creíble la promesa realizada en una entrevista en el diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport, diciendo que quiere volver este mismo año, ahora que se encuentra en planta y fuera de peligro.

Parece increíble que Robert Kubica, con la gravedad de sus heridas, especialmente las de la mano, que incluso han estado de hacerle perder su miembro, insista en su vuelta a los circuitos este año, pero la condición humana no conoce límites y, en particular, la de los pilotos tampoco. Recordemos si no el caso de Felipe Massa, que volvió a pilotar, tras aquel horrible incidente en Hungría 2009 y, cuando muchos no dábamos un euro por su vuelta. A pesar del pesimismo de los médicos, en apenas unos meses estaba ya a bordo de su Ferrari otra vez, como si nada hubiese pasado.

Ayer mismo Kubica se enfrentó a una nueva cirugía en el Hospital para reducir otras fracturas de su cuerpo y al parecer con éxito, lo cual hace que cobren aún más sentido sus palabras en dicha entrevista, que reproducimos a continuación:

«Quiero volver a la pista más fuerte que nunca, porque después de estos accidentes no son lo que eran antes, a mejorar. A mí me pasó en el 2007 también, después del accidente en Canadá. Yo estaba fuera de una carrera y cuando volví me fue mejor. Un conductor no es sólo del acelerador y el volante, es más que eso.

Estado en el que quedó el Skoda Fabia de Robert Kubica tras su grave accidente

Desde el año 2007, yo soy más fuerte de cabeza sabia como conductor. Y será el mismo en esta ocasión otra vez, cuando voy a estar de vuelta en buena forma física. Tengo que volver este año.

Recuerdo muy bien mi estado cuando, hace siete años, cuando yo estaba en un coche con un amigo, fuimos alcanzados por otro coche conducido por un borracho. En ese entonces también, que terminó contra una barrera Armco y se inclinó, antes de cayendo por un precipicio.

Fue el mismo brazo derecho. Pero después de cuatro días no me encontraba tan bien como me siento ahora, y esto me tranquiliza. El Dr. Ceccarelli hizo el resto, y él me ayuda ahora también..

Tengo un deseo loco de reducir los tiempos con la mejor preparación posible. Yo no tengo ni idea del aspecto de un hueso, pero ya que me lo han arreglado, es a mí a quien corresponde  hacer que funcione de la manera que se supone que ha de hacerlo».

Al ser preguntado por lo que recuerda del accidente, Kubica dice que no recuerda absolutamente nada de lo ocurrido y que lo único que sabe es por lo que le ha contado su manager, Daniele Morelli. «Lo siento por lo que ha sucedido, pero ni siquiera sé lo que pasó;… No recuerdo nada del accidente. Sólo sé que me encontraba en el hospital y todo lo que sé, es lo que ha explicado mi manager, Daniele Morelli , que ha estado aquí desde el domingo.»

Por otra parte, Kubica ha asegurado además que los rallys no son sólo «una pasión» para él. «Son un entrenamiento duro, estricto. Te ayudan en la concentración, pero no sé si volveré a correr un rally, ya veré», reconoció.

Kubica también ha querido agradecer la dedicación del personal médico del Hospital Santa Corona, donde se encuentra desde el pasado domingo y ha agradecido las visitas de sus compañeros de profesión como su compañero de Lotus Renault GP, el ruso Vitaly Petrov o el español Fernando Alonso: «Fue muy agradable verlos», dijo el polaco.

Por último, Kubica ha revelado que cuando llegó Morelli al hospital, se le dijo que se fuese prepando para lo peor debido a la pérdida severa de sangre que había sufrido. De hecho, el propio Morelli ha dicho que «cuando Robert llegó aquí apenas tenía un solo litro de sangre«.