GP de Brasil: Victoria de Webber en una anodina carrera y Alonso desplazado al cuarto puesto final del campeonato


La verdad es que la carrera de hoy sólo se puede calificar de anodina, aburrida y tediosa. O dicho en román paladino, la carrera fue un soberano coñazo. Dominada de principio a fin por los Red Bull, tuvo tan solo dos datos relevantes. Por un lado, la victoria de Webber, que necesitaba vencer hoy y que Alonso puntuase lo menos posible para acceder al tercer puesto de la clasificación final, como así fue. Por otro, la confirmación de Button como un excelente piloto y el desplazamiento a Fernando Alonso a la cuarta posición final del campeonato, cumpliéndose así los peores presagios.

De nuevo la suerte le fue esquiva al asturiano que, si bien pronto presentó sus credenciales a un más que complicado subcampeonato con una maravillosa salida, rebasando nada más arrancar a un sorprendido y decepcionante Hamilton y, poco después, en el mismo vértice de la primera curva, a Jenson Button, en una magistral maniobra, “marca de la casa”.

Sin embargo, en el último tramo de la carrera, el asfalto situó al Ferrari F150 a su verdadera situación, con un calamitoso tercer y último steam, ya con neumáticos duros, en el que el rendimiento del monoplaza de Alonso se vino abajo como una persiana, perdiendo en detrimento del británico Button un tercer puesto en la carrera (y en la clasificación final del Mundial de Pilotos) que estaba acariciando con sus manos.

Por último, muy emotiva la vuelta de honor final que el veterano Rubens Barrichello dio al trazado de Interlagos, que tuvo un intenso sabor a despedida. Aunque no está confirmado oficialmente, ya anunciábamos que, a sus 38 años, muy probablemente el brasileño diría adiós a la Fórmula 1 y que en el GP de Brasil hubiese vivido sus últimos momentos como piloto en la élite.

Análisis de la carrera

La carrera, como dije antes, no tuvo historia alguna ya que se cumplió el guión previsto desde el inicio, con los dos Red Bull mandando desde la misma línea de salida. Sorprendentemente, Webber hizo una buena salida conservando sin excesivos problemas su segunda plaza lograda en los entrenamientos del sábado y pronto, tanto él como Vettel pusieron tierra de por medio con respecto a sus rivales.

Momento de la salida, con los Red Bull en cabeza y Alonso, por el exterior, adelantando a Hamilton

Por detrás les seguía a duras penas el Ferrari de Alonso, tercero tras una brillantísima demostración de arrojo y poderío en la salida, rebasando al McLaren de Hamilton y situándose inmediatamente detrás de Button, permitiendo soñar al asturiano con la posibilidad de subirse al pódium.

De esta manera, todo salía a pedir de boca para el equipo Red Bull. Vettel pronto empezaba su despegue, incrementando su diferencia sobre todos vuelta tras vuelta, con un ritmo endiablado que dejaba a su compañero Webber en tierra de nadie, sin más objetivo aparente que acompañar al ya campeón del mundo en el pódium en un nuevo doblete. Era tal su ritmo que, en apenas cinco o seis vueltas ya sacaba casi seis segundos a sus rivales.

Además, las cosas se ponían aún más de cara para Fernando Alonso, el cual protagonizó en la vuelta 11 un increíble adelantamiento a un timorato Jenson Button que, al igual que su compañero Hamilton, seguían sin cogerle el aire a la carrera. De este modo y tras unos minutos de tanteo, al llegar a la Ferradura, Alonso se echó literalmente encima del McLaren de Button y, prácticamente sin espacio, logró rebasarle de forma brillante.

Por su parte y cuando todo pintaba de color de rosa para Red Bull, de repente, se encendieron todas las luces de alarma en el seno del equipo austríaco cuando en la vuelta 14, el alemán alertaba por radio a sus mecánicos unos presuntos problemas en la caja de cambios de su RB7 que vuelta a vuelta se empezaron a agravar, calificados en un momento como “serios” por sus mecánicos, que le hacían indicaciones de que, en la medida de lo posible, no usara ni la tercera ni la cuarta velocidad.

Así pues, el ritmo de Vettel empezó a decrecer y la enorme ventaja que llevaba con respecto a su coequipier pronto se empezó a diluir hasta que, en la vuelta 30, el alemán era fácilmente rebasado por Webber que, rápidamente, cobró distancia con respecto al resto.

Curiosamente y, de forma distinta a lo que cabría esperar, el RB7 de Vettel, lejos de aminorar su marcha, empezó a marcar  unos tiempos por vuelta que, sin ser superlativos, se mantenían decorosamente similares a los de Webber y, por descontado, superiores a los del Ferrari de Fernando Alonso y el McLaren de Jenson Button, que habían recibido ya la noticia de los problemas  de Vettel y luchaban denodadamente -aunque sin éxito- para darle caza.

Instante en el que Webber da caza a su compañero Vettel

Llegados a la vuelta 36, se produce otro momento decisivo en la carrera cuando entra Fernando Alonso a boxes a realizar su última parada y monta los neumáticos duros, con el fin de llevarlos hasta el final de la carrera. Button, que había parado un par de vueltas antes, también había montado los compuestos duros y empezaba a hacer registros importantes. Sin embargo, el Ferrari lejos de mejorar, empezó a flaquear de forma estrepitosa, de modo que Alonso comenzó a ver por su retrovisor la alargada sombra de un Jenson Button espoleado por su equipo.

De esta manera, la aparentemente tranquila diferencia cobrada con respecto al británico (en torno a los 8-9 segundos) se esfumaba como por arte de magia a un ritmo alarmante de casi un segundo por vuelta. Finalmente, en la vuelta 62 el Ferrari del español era rebasado con aparente facilidad por el monoplaza de Button, abriendo un hueco insalvable entre ambos de manera casi inmediata.

Desde ese momento, la carrera se acabó para todos ya que, viendo que el pescado estaba absolutamente vendido y ni había margen ni ganas para intentar empresas mayores. Nadie en su sano juicio podría esperar pues que Webber fuese a ser atacado por Vettel. Tampoco era posible que Button hiciese lo propio con al alemán y, ni mucho menos, que fuese atacado por Alonso. De la misma forma que Massa, a más de 20 segundos de Alonso, tampoco le plantease batalla a su compañero.

Paralelamente, lo único reseñable de la carrera vino dado por el enenésimo enfrentamiento en el asfalto entre Massa y Hamilton. La diferencia está en que en esta ocasión no hubo toques ni provocaciones. Ni siquiera hubo tiempo para la discusión ya que este duelo, que tan buenos e intensos momentos nos había dejado nada menos que en siete carreras este año (y todos saldados con polémica) se acabó muy pronto. Apenas duró 10 minutos. Los que Hamilton, todo el día sin un ritmo de carrera óptimo, intentó atacar al brasileño sin éxito, hasta que éste entró a efectuar su última parada.

Y cuando el carioca se reincorporaba a pista justo delante del británico y podían dejarnos un nuevo enfrentamiento, desgraciadamente para el espectáculo -y para el propio Hamilton- apenas una vuelta después, la caja de cambios de su McLaren se rompía, dejándonos a todos sin el morbo de ver si este nuevo enfrentamiento, en casa de la fogosa torçida brasileña, iba a acabar mal para ambos.

Tras 77 giros, se consumaba la pequeña sorpresa de ver en lo más alto del cajón a Webber y no a Vettel, que se debía conformar esta vez con la segunda plaza mientras que Button volvía a subir al pódium, consolidándose como el primer piloto de McLaren de forma definitiva y demostrando con creces su madurez.

Lo mejor y lo peor de la carrera

Lo mejor, sin duda, la regularidad infinita de Red Bull esta temporada, confirmada tras el …. doblete del año y el momento espléndido de forma de Jenson Button que, he de reconocer, que me ha conquistado. No es un piloto espectacular ni caliente, como lo es Hamilton, pero es un tipo que ha demostrado saber leer las carreras y tomar las decisiones adecuadas para cada momento, además de no bajar nunca los brazos. Lo demostró en Canadá y lo ha vuelto a demostrar hoy. Pese a ser rebasado claramente por Alonso, nunca se dejó ir y supo aprovechar el desfallecimiento técnico del Ferrari para atacarle en el momento justo.

Dentro de la clase media, hay que calificar hoy como de sobresaliente la carrera de los dos Force India, que han acabado la temporada en un excelente estado de forma, con sus dos pilotos, Adrian Sutil y Paul Di Resta, finalizando sexto y octavo, respectivamente.

Excelente carrera llevada a cabo por Sutil y Di Resta en Interlagos

Lo peor de la carrera está, como el gordo de la Navidad, muy repartido y casi a partes iguales entre varios protagonistas. Por un lado, una vez más, Ferrari ha vuelto a dar la de arena ya que, con un último tramo de carrera desastroso, en el que ninguno de sus dos monoplazas se ha adaptado a los neumáticos duros,  hundiéndose en el tramo definitivo de la carrera. De Massa poco había que esperar hoy, pese a que estaba jugando en casa y como ídolo local. Sin embargo, la carrera -como el resto de la temporada- para el brasileño ha sido una ruina. Sin ritmo, sin posición y sin un rol definido, ha naufragado en las posiciones intermedias de la carrera.

Sin embargo, de quien sí esperábamos algo más era de Alonso. Tras una salida fulgurante en la que se impuso a ambos McLaren, a los que mantuvo a raya casi toda la carrera, todos esperábamos que finalmente acabase tercero en la carrera. Dado que para superar a Button en la clasificación final debía darse algo más que un milagro, que al menos finalizase tercero en la clasificación final, que es lo que queda para la Historia. Sin embargo, el hundimiento mostrado por su coche con los  neumáticos duros puso a Ferrari finalmente en su sitio, como tercera en discordia y sin apenas opciones para el español.

Lo peor para el español, que con su cuarta plaza y la inesperada victoria de Webber, también se vio relegado a la cuarta posición final en la clasficación en la temporada. Un fin de fiesta quizás demasiado amargo pero justo, visto lo visto durante todo el año.

Tampoco fue para recordar las carreras de Michael Schumacher y Bruno Senna, sobre todo la de este último, que tiró por tierra en apenas unos minutos la excelente calificación del sábado, que le había llevado a una meritoria novena posición. Ambos pilotos, en un pique estúpido, al inicio de la décima vuelta se tocaron al entrar en la primera curva. Cierto es que ambos entraban en paralelo en  la curva y cuando parecía que Schumacher le iba a ganar la posición, Senna en una maniobra un tanto anómala le cerraba la puerta. El resultado es que el Kaiser tocaba con su rueda trasera izquerda el alerón delantero del Lotus Renault GP del brasileño y reventaba, poniendo punto final a una irregular temporada, mientras que Senna era sancionado con un drive-thru (en mi opinión excesivo) y finalizaban sus opciones de puntuar.

Por último, hay que decir que la carrera nos dejó una curiosa imagen con el Virgin de Timo Glöck circulando a tres ruedas nada más salir de boxes por un despiste de sus mecánicos, que “olvidaron” apretar las tuercas de una de las ruedas, la cual salió literalmente volando al intentar incorporarse a pista. Un despiste que pudo haber costado caro ya que la rueda salió rebotando sin control en dirección hacia la pista. Afortunadamente contra el muro de protección del pitlane y no ocasionó ningún destrozo.

Curiosa imagen de Timo Glöck (Virgin) saliendo del pitlane sin rueda

Clasificación de carrera y del Mundial

Finalmente y tras 77 vueltas al circuito de Interlagos, la carrera acabó de la siguiente forma:

1º) Mark Webber (Red Bull Renault), en 1h 32′ 17”

2º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 16”

3º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 27”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 35”

5º) Felipe Massa (Ferrari), a 1′ 06”

6º) Adrian Sutil (Force India Mercedes), a 1 vuelta.

7º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 1 vuelta.

8º) Paul Di Resta (Force India Mercedes), a 1 vuelta.

9º) Kamui Kobayashi (Sauber), a 1 vuelta.

10º) Vitaly Petrov (Lotus Renault GP), a 1 vuelta.

Toda vez que desde octubre sabíamos que Sebastian Vettel era el virtual campeón del mundo, faltaba saber cómo quedaría el cuadro de honor definitivo en la Clasificación del Mundial de Pilotos. Pues bien, merced a la victoria de Webber, se produce un inesperado dado que el australiano, con sus 258 puntos ha logrado rebasar finalmente a Fernando Alonso en su lucha por la tercera plaza final, que ha quedado cuarto con 257 puntos, esto es, a uno tan solo del australiano. Por su parte, con 270 puntos, Jenson Button ha consolidado su subcampeonato y, de paso, su posición en el seno de McLaren como primer piloto de cara a la próxima temporada.

Mark Webber y Sebastian Vettel celebrando el nuevo doblete de Red Bull en Interlagos

Duro varapalo para el asturiano, al que le persigue el mal fario en la última carrera de cada temporada. Evidentemente, el haber perdido la tercera plaza en un Mundial no es tan duro como el golpe que recibió el año pasado, cuando perdió el Mundial en el circuito de Yas Marina o en Interlagos en 2007, cuando militaba en el equipo McLaren.  Sin embargo, todo lo que podía salir mal para que no lograse su objetivo (como el año pasado en Abu Dhabi), salió mal y de optar a un posible subcampeonato quedó relegado a la cuarta plaza final en apenas 30 minutos.

El Mundial de Constructores, por su parte, igualmente decidido desde hace ya varias semanas, nos deja a Red Bull a años-luz del resto. Segundo ha sido McLaren y tercero Ferrari.

La única duda para la carrera era saber cómo se quedarían las plazas desde la cuarta en adelante, de cara al reparto de ingresos definitivos. Por ello, la única duda estaba en ver si Sauber lograría resistir el ataque de Toro Rosso, separados por un único punto. Finalmente, merced a los dos puntos de Kobayashi y al hecho de que ningún Toro Rosso logró puntuar, los de Peter Sauber se aseguraron quedar por delante en la clasificación, así como un buen puñado de millones de dólares de cara al año próximo.

Como curiosidad, añadir que este año el farolillo rojo no ha sido el equipo HRT sino el equipo Virgin, algo mínimamente esperanzador para recibir a Pedro De la Rosa como piloto la próxima temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s