Kia ha desvelado las primeras fotografías oficiales de su nueva berlina de representación. Conocida hasta ahora por su nombre en clave «KH», hemos podido saber que se denominará Kia K9 y aspira, por derecho propio, a convertirse en el nuevo buque-insignia de la marca coreana.

Para la elaboración de este sedán, rotundo pero de líneas armoniosas, Kia ha decidido tirar la casa por la ventana y no escatimar en medios. Cuenta en todos sus aspectos con lo mejor en diseño, ergonomía para la conducción y la más alta tecnología. De hecho, está considerado como uno de los modelos más esperados para este año 2012, tanto en el mercado coreano como en el extranjero.

Con la llegada del nuevo K9, Kia completará su actual gama de berlinas, denominadas como «K» en el mercado coreano. Una gama iniciada con el Kia K5, que no es otro que el premiado Kia Optima, y continuada con el K7, también conocido como Kia Cadenza fuera de las fronteras del país asiático.

La letra «K» representa no sólo la inicial de Kia sino que también se refiere a la palabra griega «Kratos», que se podría traducir como dominación de gran alcance, y la palabra inglesa «Kinetic», que significa activo o dinámico.

El Kia K9 mantiene la estética de sus hermanos pequeños de gama, especialmente en el frontal, del que comparte elementos tales como la parrilla del radiador y el estilo de sus faros de LED para la conducción diurna. Visto de frente, el Kia K9 presenta una imagen imponente, robusta y muy dinámica, pero sin perder ese aire familiar de las nuevas entregas del fabricante coreano.

Por detrás, también presenta un diseño innovador, en el que no faltan tampoco los LEDs para todas sus luces, cromados de lujo y su doble tubo de escape  integrado en el paragolpes, que en conjunto le dotan de una imagen poderosa, dinámica y, a la vez, muy moderna.

De momento, tan sólo sabemos que se pondrá a la venta inicialmente este semestre únicamente para Corea y a, medida que avance el año, se irán conociendo tanto las fechas de comercialización en otros mercados como su denominación comercial de cara al resto de mercados mundiales.