Las distracciones al volante causaron 606 muertos en carretera en 2011


En un demoledor informe hecho público en el día de ayer por la DGT, nada menos que cuatro de cada diez accidentes tienen como factor influyente la distracción al volante. Estas distracciones vienen dadas por un número cada vez más importante y diverso de circunstancias.

Desde marcar un número de teléfono y hablar por el móvil -aun cuando usemos un manos libres- o enviar un mensaje, hasta manejar en marcha los sistemas de navegación, pasando incluso por fumar al  volante, son acciones que se realizan diariamente mientras se conduce y que objetivamente son causa de accidente.

Los datos desde luego no dejan lugar a la duda. El año pasado, las distracciones causaron 566 accidentes mortales en carretera, en los cuales fallecieron 606 personas y 556 resultaron heridas de diversa consideración. El tipo de accidente más frecuente provocado por la desatención en la conducción es la salida de vía, el choque con el vehículo precedente o el atropello.

Pero es que si, además, a la distracción le añadimos el exceso de velocidad, el  riesgo de accidente y, sobre todo, su lesividad crecen exponencialmente ya que el tiempo de reacción disminuye. Para que nos hagamos una idea, un vehículo que circula a 120 kms/h, en tan sólo tres segundos, recorre una distancia superior a
la de un campo de fútbol. Si el conductor aparta la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circulará sin control a lo largo de un tramo de más de 100 metros en el que pueden surgir diversas circunstancias que provoquen un accidente.

De las distracciones, la más frecuente es la que tiene que ver con el uso del teléfono móvil mientras se conduce, aun cuando se empleen dispositivos de manos libres. De hecho, varios estudios han concluido que, después de tan solo un minuto y medio hablando por el móvil, el conductor deja de percibir el 40% de las señales, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar.  Asimismo, otros estudios han llegado incluso a equiparar la peligrosidad que supone el uso inadecuado del móvil a la conducción con exceso de velocidad.

Las distracciones al volante, causa de un 40% de los accidentes de tráfico en 2011 según la DGT

Otra distracción, cada vez más frecuente especialmente debido a la popularización de su uso, es el empleo de dispositivos de navegación o GPS, Pese a que estos aparatos suponen una indudable ayuda al conductor, no es menos cierto que pueden suponer una causa de distracción muy seria si son manipulados durante la conducción.

Por este motivo, en la última reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, el uso del GPS durante la conducción se equipara a la infracción cometida por conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo y su denuncia por parte de las autoridades lleva aparejada una grave sanción (200 euros y tres puntos).

Otras causas de distracción que han generado accidentes graves han sido la fatiga y el sueño. Todos conocemos incontables casos de siniestros por alcance, salidas de la vía o invasiones de carril contrario contiguo en las que el conductor circulaba fatigado o con sueño y no pudo evitar el accidente.

En todo caso, los datos están ahí y son ciertamente clarificadores. El año pasado, la fatiga o el cansancio al volante fueron la causa principal de al menos 99 accidentes mortales, en los que fallecieron 113 personas.

Por último, no debemos olvidarnos del hecho de fumar a bordo del coche como otra causa generadora de accidentes. El humo que se mete en los ojos, la ceniza que se cae en el asiento o en la ropa o el mero hecho de encender el cigarro son circunstancias que pueden traer consigo que el conductor pierda de vista la carretera durante unos instantes y provocar un accidente. De hecho, un estudio llevado a cabo por varias compañías aseguradoras inglesas afirma que un 5% de los accidentes traen causa por el hecho de fumar al volante.

Por este motivo, la DGT acaba de iniciar una campaña de control por parte de la Guardia Civil que durará dos semanas, en las que se hará un especial seguimiento y persecución de aquellas actuaciones de los conductores que supongan riesgo de despiste o distracción en la conducción.

Paralelamente se ha lanzado una campaña de sensibilización, a través de una serie de divertidos monólogos del humorista Leo Harlem, en radio, prensa y televisión, con el fin de trasladar a la sociedad la imperante necesidad de mantener durante el tiempo de conducción la máxima atención al volante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s