La tarjeta que hoy nos presenta el golfista español José María Olazábal no es la que él hubiera preferido presentar y no precisamente ante el Sheriff de la localidad norteamericana de Effingham (Georgia).

El ex-campeón del Master de Augusta ha sido triste protagonista del día de ayer al hacerse pública su detención por las autoridades locales, acusado de un delito grave contra el tráfico. El golfista donostiarra, que volvía precisamente de Augusta, tras disputar el Master, fue sorprendido cuando circulaba a 97 millas por hora (aprox. 157 kms/h) por una zona limitada a 65 millas por hora (105 kms/h).

Tras ser detenido, Olazábal fue requerido por los agentes para que les acompañase a la oficina del Sheriff . Allí, una vez fichado por la Policía,el golfista tuvo que pagar una fianza de 621 dólares y quedó en libertad.