GP de China: Nico Rosberg, protagonista de un fin de semana perfecto para Mercedes


Hacía tiempo que no se vivía un fin de semana con una igualdad semejante entre los grandes favoritos, en una carrera que tuvo como protagonistas destacados a las flechas plateadas de Mercedes y, en concreto, a Nico Rosberg, que vivió un sueño alcanzando su primera victoria en la alta competición, tras 111 Grandes Premios.

Una igualdad que se pudo vivir desde el mismo viernes, con la disputa de los entrenamientos libres hasta la misma carrera. De hecho, pudimos vivir una circunstancia inédita y al tiempo emocionante, en tanto que salvo los dos Mercedes que estuvieron un punto por encima de sus rivales en los entrenamientos de clasificación del sábado, todos los protagonistas, desde el segundo hasta el decimoprimero (casualmente Sebastian Vettel, que no quedaba fuera de la Q3 desde hacía tres años) apenas sí estaban separados por algo más de un segundo.

Pues bien, esta misma igualdad se pudo ver en la carrera de hoy, en la que, salvo Nico Rosberg, que completó una actuación impecable y estuvo, como digo, ligeramente por encima del resto, hemos podido vivir una jornada ciertamente intensa y emocionante, con continuos cambios de posición en pista hasta prácticamente la última vuelta.

En el cajón, los acompañantes de Rosberg han sido los pilotos británicos Jenson Button (al que un error en el último pitstop ha podido privarle quizás de ganar la carrera) y Lewis Hamilton, completando un podio que ha supuesto un pleno para la marca de la estrella. Apoteosis, pues, para el fabricante germano puesto que los motores de los McLaren también son Mercedes, que con la victoria de hoy ha retornado a lo más alto, después de más de 50 años sin ganar una carrera en la Fórmula 1.

La cruz ha venido por parte de Michael Schumacher y de Fernando Alonso. El Kaiser, que tenía hoy la primera oportunidad de volver a un pódium tras su retorno a la Fórmula 1 sufrió un abandono estúpido, por culpa de un error mecánico, también en un cambio de ruedas.

Por su parte, Alonso, que nunca estuvo cómodo en pista pese a haber llegado incluso a rodar cuarto durante una buena parte de la prueba, nunca pudo hacerle frente a los grandes. En las inmensas rectas del Circuito de Shanghai, el déficit de velocidad punta del Ferrari era más que evidente y lo que el español podía ganar en curva, lo perdía de inmediato en cuanto el trazado se enderezaba.  Finalmente acabó noveno tras un error de pilotaje casi al final, tratando de cazar a Pastor Maldonado y del que no pudo recuperarse después.

Análisis de la carrera

Desde el mismo momento en que la carrera se inició, los Mercedes pusieron sus cartas encima de la mesa. Los dos monoplazas -que copaban las dos primeras plazas de la parrilla- pronto se destacaron del resto, tras una salida limpia mientras que el Sauber de Kamui Kobayashi, en una pésima salida, era rápidamente deglutido sin apenas esfuerzo por los dos McLaren. Otro que vivió un calvario fue Sebastian Vettel, el cual merced a una pésima salida no sólo no podía mejorar su 11ª posición sino que se iba hasta la 15ª plaza, mientras que su compañero Webber navegaba en tierra de nadie.

Momento de la salida del GP de China, con los dos Mercedes comandando la prueba

En apenas cuatro o cinco vueltas pronto se pudo ver que los dos Mercedes iban a ser los rivales a batir mientras que por detrás la igualdad era la nota predominante, desde el tercero al 14º, con el propio Rosberg y un combativo Kimi Raikkönen como los pilotos más rápidos hasta el momento.

Paralelamente, en el equipo Red Bull regía el más absoluto desconcierto. Por un lado, Webber entraba a hacer su primera parada apenas con siete vueltas de carrera mientras que Vettel se desesperaba en la parte trasera de la clase media mientras que trasladaba su impotencia a sus mecánicos por radio antes de ser llamado a boxes en la vuelta 10.

En esta vuelta, un primer pitstop nos dejaba la primera imagen espectactular del día. Lewis Hamilton y Kimi Raikkönen entraban a la vez en boxes y al salir ambos monoplazas se emparejaron hasta la misma salida del pitlane, sin que ninguno aparentemente fuese a dar su brazo a torcer. Finalmente el británico salió primero aunque por poco. Sin embargo, al incorporarse a pista, el finlandés no perdió oportunidad de atacar al piloto de McLaren y, por si fuera poco, decidió unirse a la fiesta el Red Bull de Mark Webber, que venía justo por detrás y los tres nos dejaron, como digo, una preciosa estampa.

Apenas tres vueltas después, se produjo la primera gran pifia de la jornada cuando un triunfante Michael Schumacher, bastante cómodamente asentado en la segunda posición entraba a efectuar si primera parada. Sin embargo y de forma sorprendente, apenas transcurridos unos segundos desde su reincorporación a pista, el Mercedes del alemán se iba a una escapatoria y abandonaba la carrera cuando el heptacampeón apuntaba claramente a su primer podio desde su vuelta.

Instante de la salida del pitlane con Kimi Raikkönen y Lewis Hamilton emparejados

El problema estuvo en que, mientras el mecánico que intentaba atornillar la rueda trasera derecha, otro integrante del equipo por error daba la orden de salir al Mercedes de Schumacher y el monoplaza del alemán reiniciaba su marcha ante la desesperación del mecánico, que se desgañitaba indicando que la rueda aún no estaba en su sitio.

Mientras tanto, como si de agua milagrosa se tratase, tanto Webber como sobre todo Vettel empezaban a desperezarse. Por un lado el australiano se aupaba a la cuarta plaza y el alemán lograba por vez primera acceder a la zona de los puntos, al tiempo que las alternativas entre los primeros puestos eran constantes, con el mexicano Sergio Pérez rondando de nuevo la cabeza y Grosjean y Kimi Raikkönen animando la carrera.

En el segundo tercio de carrera, Rosberg siguió dominando aunque con Button cada vez más cerca. Al mismo tiempo, Sergio Pérez y Leis Hamilton nos dejaban otra bonita pugna con Webber, de nuevo, como testigo de excepción. El australiano además fue protagonista directo de una maniobra curiosa cuando su Red Bull pisaba un piano y hacía un caballito espectacular que bien pudo haber producido una desgracia si al levantar su monoplaza de la forma que lo hizo, en vez de volver a caer, hubiese emprendido el vuelo.

Sin embargo es a partir de la vuelta 40 cuando la carrera se rompió de forma definitiva con el último pitstop ya que nadie quería perderse la fiesta. Los que ya habían entrado antes, veían que hasta el final tenían un largo trecho por delante mientras que los que tenían que entrar como Button o Massa, no podían perder todas sus opciones. El brasileño de Ferrari, de hecho, rodaba tercero pero el estado de sus gomas había provocado que rodase muy lento, montando un importante atasco entre sus perseguidores.

En esta última parada fue cuando se desvanecieron las pocas opciones que Button tenía para ganar al sufrir un problema similar al de Schumacher en el box de McLaren a la hora de hacer su último pitstop. Afortunadamente, aunque la tuerca se encasquilló, el mecánico de la “piruleta” anduvo más avispado que su compañero de Mercedes y, aunque con un poco de retraso, acabó su labor pero perdiendo un tiempo precioso para afrontar mayores aventuras.

A todo esto,  llegados a prácticamente 15 vueltas para el final Rosberg comandaba la clasificación sin aparentes sobresaltos, pero a partir de ahí ya nadie se guardó nada y se montó una zapatiesta considerable. Desde Kimi Raikkönen, que luchaba por la segunda plaza, seguido por Vettel, Button y Hamilton y hasta un largo etcétera, con todos los pilotos circulando apenas separados entre sí por cinco segundos y, sobre todo, con mucho nerviosismo.

Jenson Button, perseguido por Mark Webber y Lewis Hamilton

Un nerviosismo que Fernando Alonso sufrió en sus propias carnes cuando trataba de luchar por la sexta posición con el Williams de Pastor Maldonado. El asturiano trató un imposible adelantando por la zona sucia, plagada de virutas de goma, perdió agarre y se fue durante unos preciosos segundos a la hierba artificial. Así pues, el asturiano no sólo no ganaba la posición al venezolano sino que además perdió posición con Sergio Pérez, que aprovechó la coyuntura para adelantarle de forma espectacular.

A medida que se acercaba el final, los pilotos muchos de ellos ya con los neumáticos exhaustos, empezaron a apurar sus últimas opciones. Hamilton atacaba a Webber mientras que Vettel daba buena cuenta de Kimi Raikkönen. El finlandés, prácticamente sin ruedas, cayó de golpe y porrazo fuera de los puntos. Asimismo, Button aprovechaba esta batalla para despegarse del resto y asegurar su segunda posición.

Pese a todo, las últimas vueltas nos dejaron dos bonitos duelos. El primero fue el que se produjo entre Sebastian Vettel y Lewis Hamilton. El alemán, que parecía tener asegurada una más que meritoria tercera plaza, iba con sus neumáticos prácticamente en las últimas, circunstancia que fue hábilmente aprovechada por Lewis Hamilton para rebasarle a falta de tres vueltas.

La última gran batalla fue el duelo fratricida protagonizado por los dos Red Bull. Mark Webber ya sabía en qué estado estaban los neumáticos de Vettel, por lo que en la última vuelta el australiano no dudó en atacar a su compañero, arrebatándole la cuarta plaza a su compañero en el mismo instante en que Nico Rosberg recibía el banderazo a cuadros triunfal y tocaba la gloria con los dedos por primera vez en su carrera.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor el rendimiento de los Mercedes en un maravilloso e inolvidable fin de semana para el equipo alemán, sólo empañado por el tremendo error en el pitlane que privó sin duda a Michael Schumacher de una casi segura plaza en el pódium.  Aun así, la progresión que ha tenido el equipo de Ross Brawn ha sido increíble y, tras superar sus problemas de fiabilidad, han dado un golpe encima de la mesa para que, a partir de ahora, los coches de la estrella sean también tenidos en cuenta.

También hay que quitarse el sombrero ante el trabajo del equipo Red Bull con unas estrategias arriesgadas que dieron su fruto. Vettel ha protagonizado una remontada digna de un campeón como él, ya que tiene mucho mérito salir 11º, caer a la 15ª posición incluso y acabar quinto y vendiendo muy cara su derrota.

Imagen de la parada de Button en la que sufrió un problema a la hora atornillar una de las ruedas

Y qué decir del renacimiento de un histórico como Williams, de la mano sobre todo de un gran Bruno Senna y de un combativo Pastor Maldonado. En apenas tres carreras han logrado más puntos ya que en toda la temporada pasada y su buena velocidad punta les ha hecho infranqueables en muchos tramos de la carrera.

Muy bien Lotus hoy, tanto con Romain Grosjean -que a la postre ha sido el mejor colocado de los dos pilotos de la escudería-  y sobre todo, con Kimi Raikkönnen. El finlandés ha sido, hasta que sus ruedas se lo permitieron, un gran animador de la carrera y, junto a Rosberg, durante mucho rato el más rápido en carrera.

Una verdadera lástima que sus ruedas se vinieran abajo a falta de 10 vueltas para el final porque todo el trabajo realizado, que le llevó incluso a ir segundo durante buena parte del tercio final de la carrera, se acabó por ir al traste. Desde luego, el 14º puesto final del finlandés no hace justicia en absoluto al trabajo realizado.

Por último, cabe citar la gran mejoría del equipo HRT. Pese a seguir a años-luz de los grandes constructores, sí que es cierto que las diferencias en cuanto a sus rivales directos (Caterham y, sobre todo, Marussia) se han reducido sensiblemente tanto en los entrenamientos como en carrera. Pedro Martínez De la Rosa acabó penúltimo, por delante de Heikki Kovalainen pero lo más importante es que las diferencias actualmente entre HRT y Marussia están ya en algo más de un segundo, algo impensable hace apenas un par de carreras.

HRT progresa adecuadamente y se acerca más a sus rivales

Lo peor, la carrera de Ferrari. Con independencia del error de Alonso, que le ha privado de acabar más arriba, la estrategia de Ferrari ha sido calamitosa. Muy mal elegidos los momentos para entrar a  boxes, teniendo que reincorporarse en zonas de mucho tráfico, algo de lo que el piloto español se quejó amargamente al acabar la carrera.

Por otra parte lo de Massa, de nuevo fuera de los puntos, tristemente ha dejado de ser noticia y todo apunta a que sus días en Ferrari están contados. Es signficativo que, en una de las temporadas más igualadas hasta el momento, el piloto brasileño tenga el dudoso honor de ser el único piloto, junto a los de HRT, Marussia y Caterham que aún no ha puntuado hasta la fecha.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Después de 56 apasionantes giros al precioso Circuito de Shanghai, la clasificación de la carrera queda como sigue:

1º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), en 1h 36′ 26”

2º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 20, 6”

3º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), a 26”

4º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 27,9”

5º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 30,4”

6º) Romain Grosjean (Lotus), a  31,4”

7º) Bruno Senna (Williams Renault), a 34,5”

8º) Pastor Maldonado (Williams Renault), a 35,6”

9º) Fernando Alonso (Ferrari), a 37,2”

10º) Kamui Kobayashi (Sauber Ferrari), a 38,7”

En lo referente a la Clasificación del Mundial de Pilotos, tenemos cambio de líder. Ahora es Lewis Hamilton el que se aúpa a la primera posición provisional, con 45 puntos, seguido muy de cerca por su compañero en McLaren, Jenson Button, a tan sólo dos puntos. Por su parte, el anterior líder, el español Fernando Alonso, cae ahora hasta la tercera plaza, con 38 puntos pero sintiendo en su cogote el aliento de Mark Webber, cuarto con 36 puntos.

Lo realmente novedoso de este año, con respecto a años anteriores es la enorme igualdad que hay en la clasificación ya que, a partir del australiano, hay hasta 13 pilotos que ya tienen puntos en su casillero. Especialmente reñida la pugna por los puestos entre el quinto al noveno (Vettel y Senna, respectivamente) separados apenas por 12 puntos. Entre los 28 puntos del alemán a los 14 del brasileño hay un puñado de pilotos en un pañuelo…salvo Massa que, como dije antes, aún no ha estrenado su casillero y su tiempo se va acabando.

En lo relativo al Mundial de Constructores, los británicos de McLaren han  afianzado aún más su liderato, con 88 puntos. Segundo se sitúa ahora Red Bull, con 64 puntos, mientras que Ferrari, debido al “pinchazo” de hoy es ahora tercero aunque con sólo 37 puntos, si bien ya tiene a Sauber inmediatamente detrás, pisándole los talones, apenas a seis puntos de los italianos.

La próxima carrera

La cita que nos espera es justo la semana que viene, en el convulso escenario de Bahrein, donde como ya os hemos venido informando, la disputa de la carrera ha estado en el aire hasta el pasado viernes, cuando la FIA confirmó oficialmente la celebración de la misma.

De no mediar ningún inconveniente extradeportivo, nos esperan 57 emocionantes vueltas al Circuito de Sakhir, un trazado de 5,4 kilómetros, absolutamente “made in Tilke”, en el que se alteran varias zonas reviradas con tres largas rectas, especialmente la de meta, en la que una vez más, la velocidad punta será decisiva.

Lo tristemente curioso para Fernando Alonso es que, en un circuito como éste, en el que el asturiano ha subido a lo más alto en tres ocasiones desde que empezó a disputarse este Gran Premio allá por el año 2004, por ese lastre de velocidad de Ferrari en el que menos probabilidades tenga de repetir triunfo.

Por el contrario, si Mercedes confirma su mejoría vista este fin de semana en China, será un gran favorito y con los alemanes, los británicos de McLaren con Red Bull como posibles outsiders.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s