Llega Superbus, el AVE de las carreteras


De la misma forma que el tren bala japonés supuso una revolución en el mundo del ferrocarril y dio un nuevo impulso al transporte ferroviario, estamos convencidos de que el nuevo ingenio que el Departamento de Ingeniería Aerospacial de la Universidad de Delft (Holanda) presentó recientemente en Dubai y que, por fin, ya rueda por las carreteras del país de los tulipanes, puede suponer un antes y un después en el mundo del transporte de viajeros por carretera.

Se trata del Superbus, un nuevo y futurista concepto de microbus, capaz de transportar a 23 personas por carretera a una velocidad máxima de 250 kms/h, gracias a sus 15 metros de largo. Para facilitar el acceso, el Superbus cuenta con ocho puertas por cada lado, abatibles en forma de ala de gaviota que le confieren un aspecto similar al de un Batmóvil con el tamaño de una limusina de película.

Por dentro es un dechado de lujo, con el fin de ofrecer el máximo confort a sus ocupantes, merced a su diseño interior ergonómico, dotado de los más avanzados equipos multimedia para cada pasajero. Además no contamina gracias a su sistema de propulsión eléctrica a base de pilas recargables, capaces de ofrecer una potencia de salida de 300 kW (y alcanzar picos de 600 kW).

Por otra parte, es extremadamente ligero al estar fabricado casi en su totalidad a base de fibra de vidrio y carbono. Sin embargo, es muy seguro ya que, entre otros sistemas de seguridad, cuenta con sistemas de detección de obstáculos a través de equipos de radar y un rápido sistema de respuesta de orientación electrónica, alta maniobrabilidad y una extraodinaria resistencia a impactos. Además, sus frenos de carbono le permiten detener esta máquina desde una velocidad de 250 kms/h en algo menos de 200 metros.

El proyecto fue iniciado en el año 2004 por el holandés Wubbo Ockels, profesor de ingeniería y tecnología aeroespacial (y primer holandés en viajar al espacio), y para su diseño contó con la inestimable ayuda de Antonia Terzi, antigua jefa de aerodinámica del equipo BMW-Williams de Fórmula 1.

De momento, su único inconveniente -que no es baladí- es su elevadísimo precio, cifrado en torno a los 13 millones de euros y además tendremos que esperar hasta 2015 para su implementación definitiva.

Anuncios

Autor: Diego J. Montero

Impenitente fan de Bruce Springsteen y madridista confeso, Mourinhista hasta las cachas y aficionado a los coches, a las motos y, en definitiva, a todo aquello que huela a gasolina...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s