Marussia descarta cualquier error técnico en su monoplaza en el accidente de María de Villota


Tras dos intensas y dramáticas semanas transcurridas desde aquel maldito 3 de julio en el aeródromo de Duxford, cuando nuestra María de Villota estuvo en un tris de perder la vida en un estúpido pero gravísimo accidente, empiezan a conocerse –o al menos a descartarse- los motivos de aquella colisión.

En una nota hecha pública por el equipo Marussia se acaban de revelar las conclusiones procedentes de las primeras y exhaustivas investigaciones que, desde la propia escudería rusa, se llevaron a cabo desde el primer minuto del accidente, con el fin de esclarecer las causas del mismo.

Pues bien, tras analizar en profundidad todos los datos técnicos, las circunstancias del impacto y todo tipo de datos suplementarios, al menos desde el punto de vista meramente mecánico, el equipo Marussia ha desestimado de forma oficial cualquier tipo de fallo en el monoplaza que hubiera podido dar lugar al accidente.

El empeño del equipo ruso en poner negro sobre blanco acerca de lo que pudo llevar a que María de Villota sufriese el accidente tan grave que le costó perder su ojo derecho y rozar la muerte, ha sido tal que su celo investigador le ha llevado a poner el caso en manos ajenas a las de los técnicos e ingenieros de la escudería. Así pues, tras sus primeros análisis Marussia encargó un examen forense a un equipo investigador externo, homologado por la FIA cuyos estudios han sido concluyentes en cuanto a exculpar de toda responsabilidad al equipo.

Aun así, el equipo Marussia, de la mano de su director John Booth, han puesto el caso en manos de la HSE (Health & Safety Executive), un organismo regulador independiente británico  dedicada a combatir la siniestralidad y las muertes en el trabajo en Gran Bretaña.

De esta forma queda desvirtuada la tesis inicialmente barajada sobre un posible accionamiento accidental  o, cuando menos, sorpresivo del sistema anticalado del monoplaza y nos sitúa en un panorama más próximo a un cúmulo de desgraciadas circunstancias que a un error mecánico o de coducción de De Villota. Estamos plenamente seguros de que, habiéndose producido estos entrenamientos en un circuito al uso, María muy difícilmente se habría encontrado de bruces con aquel maldito camión. En todo caso, no está de más que sigan las investigaciones. La carrera de alguien como María de Villota, bien lo merece…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s