Jason Kidd, detenido por conducir borracho


El veterano jugador de la NBA, el estadounidense Jason Kidd no ha podido empezar con peor pie su nueva andadura con los New York Knicks al sufrir un accidente estando bebido -aunque afortunadamente sin consecuencias- y negarse a realizar la prueba de alcoholemia.

El base norteamericano, de 39 años, impactó con su lujoso todoterreno contra un poste de teléfono después de haber pasado una “noche loca” en un exclusivo club de la zona neoyorquina conocida como The Hamptons, en Long Island. El jugador posiblemente estaba celebrando su reciente fichaje por la franquicia del Madison Square Garden, con los que había firmado el pasado jueves un suculento contrato por tres años y 9,5 millones de dólares. Según han declarado numerosos testigos, el jugador bebió más vodka de la cuenta y tomó una decisión equivocada al optar por coger su propio vehículo para volver a casa.

El jugador Jason Kidd, en plena fiesta

Como establece el atestado policial, a la 1:56 de la madrugada del sábado al domingo, Jason Kidd pasó a toda velocidad junto a una señal de stop en la lujosa zona de Water Mill, a unos tres kilómetros de su mansión. En ese momento perdió el control de su coche y, tras deslizarse al menos unos 25 metros hacia el bosque, golpeó en varios árboles antes de impactar contra un poste telefónico.

Según indica de forma literal el informe del arresto, cuando la Policía se personó en el lugar de los hechos, el nuevo jugador de los New York Knicks –que ya había salido por su propio pie del vehículo– “apestaba a alcohol, se mostraba inestable sobre sus pies y sus ojos estaban inyectados en sangre y llorosos”.

Estado del todoterreno de Jason Kidd tras ser recogido por la Policía

En ese momento, Kidd se negó a someterse in situ a realizar la prueba de alcoholemia, según informó la Policía. Más tarde tampoco quiso someterse a ningún análisis de sangre en el Hospital Southampton, al que fue trasladado para ser atendido de algunas heridas leves. Acto seguido, y ya bajo arresto, Kidd fue trasladado a la Jefatura de Policía local, donde fue acusado del delito de conducción bajo los efectos del alcohol, si bien posteriormente fue puesto en libertad con cargos.

Desconocemos de momento si el equipo neoyorquino va a tomar algún tipo de acción disciplinaria contra su nuevo jugador pero lo que sí se sabe ya es que, aparte de tener que hacer frente a una cuantiosa multa económica, los cargos que se le imputan pueden suponerle al jugador nada menos que un año de prisión.

Por último, y como dato anecdótico, hay que decir que el accidente dejó sin servicio telefónico a los vecinos de la zona durante bastante tiempo, casualmente todos ellos clientes de Cablevision, la empresa de James Dolan, el actual dueño de su nuevo equipo.

El vehículo de Jason Kidd es trasladado a dependencias policiales

Fotos: New York Daily News

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s