Anfac prevé que en 2013 todos los coches monten ESP


En un informe realizado conjuntamente entre la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y la empresa electrónica Bosch denominado “Barómetro sobre Seguridad Vial y Medio Ambiente”, se desgrana la trayectoria de ese gran vigilante desconocido de nuestra seguridad llamado dispositivo de control de estabilidad o ESP. Asimismo ha llegado a la conclusión de que muy probablemente, a partir del año próximo, lo llevarán instalado el 100% de los automóviles nuevos que se comercialicen en nuestro país.

Como muchos ya sabréis, el ESP consiste en un dispositivo electrónico de seguridad activa que, de forma selectiva, frena controladamente una de las cuatro ruedas del vehículo. Entra en acción automáticamente en aquellas situaciones de riesgo en las que se puede superar el límite de adherencia del neumático (como una curva con velocidad excesiva, o una maniobra brusca para sortear un imprevisto del tráfico), reduciendo el peligro de deslizamiento del vehículo y, sobre todo, mejorando la estabilidad durante la conducción. Además, por mucho que el conductor pise el pedal del acelerador, gracias  al ESP el vehículo mantiene la velocidad impuesta por el sistema para asegurar una correcta adherencia.

Su importancia en la evitación de accidentes es de tal calibre y ha sido incluso puesta de manifiesto en un estudio de la Universidad de Colonia al respecto, que determinó en su día este sistema de seguridad podría evitar hasta el 80% de los accidentes por derrape y hasta 4.000 muertes en carretera al año en Europa. Este estudio fue complementado por otro similar, realizado en nuestro país por el RACC, que estableció que el uso del ESP habría podido evitar nada menos que 600 muertes al año tan solo en España.

Como ocurrió en su día con el ABS o los distintos tipos de airbags, este sistema sólo estaba disponible en vehículos de alta gama hasta hace bien poco. De hecho, resalta el citado informe que resulta cuando menos curioso que un dispositivo inventado nada menos que en 1995, no empezó a implantarse en los turismos hasta el año 2000, eso sí, de una forma lenta y paulatina, quizás  motivado por el hecho que muy pocos vehículos lo llevaban de serie y apenas sí podía encontrarse su posible incorporación en las listas de los distintos equipamientos opcionales de la mayoría de coches del mercado.

Es a partir del año 2007 cuando comienza a verse su inclusión no sólo en las listas de equipamientos de serie de gama alta sino que además, comienza a despertar su oferta en turismos de gamas media y media-alta (en torno al 39% del parque automovilístico nuevo de entonces) y ya se puede hablar de una popularización en la inclusión del ESP en los turismos españoles ya que se calcula que al menos un 75% de los coches que se venden entonces ya cuentan con el dispositivo de control de estabilidad en su interior.

De todas formas hay que esperar a la nueva década para asistir al despegue definitivo de la implantación del ESP en nuestros coches, en tanto en cuanto un 70% de los turismos matriculados en 2011 ya lo incorporan de serie y para cerca de un 13% está en el equipamiento opcional, muchos de ellos incluso de gama baja, en los que su implantación es ya de un 31%.

Hoy día, por CC.AA., es Madrid la que cuenta con un parque automovilístico más nutrido de turismos nuevos equipados con ESP, al contar con una tasa del 93,2% en 2011, seguida de Navarra con un 92,6%, Aragón (91,6%) así como País Vasco y Cataluña, en las que su parque automovilístico de vehículos nuevos con ESP llegó el año pasado hasta un importante 91,3%. Por el contrario, Baleares es la que cuenta con una penetración más  baja de toda España, cuyos vehículos nuevos con ESP desciende hasta el 84,9%.

Sin embargo, el Barómetro de Anfac ofrece también la otra cara de la misma moneda ya que, debido a la crisis, el parque automovilístico español es cada vez más viejo y por tanto, sus vehículos carecen en su mayoría de un mecanismo de seguridad tan vital como el ESP. Los datos son demoledores:  el 91% de los vehículos de más de 10 años -que a finales de 2011 ascendía a nada menos que 7,7 millones de coches- no tiene ESP disponible.

Es más, se calcula que, por mor de la crisis y el desplome en las ventas de coches nuevos, el 40% de los coches que circulan hoy día por nuestras carreteras tienen ya una edad superior a 10 años, lo que supondría que, de no recuperarse el mercado, en apenas dos años, este porcentaje ascendería al 50%, de modo que uno de cada dos coches que circulen por España en el año 2014 tendrá una antigüedad superior a 10 años. Si tenemos en cuenta que la posibilidad de sufrir un accidente en un coche de más de 10 años es del doble -o incluso el triple- que en un coche nuevo equipado con ESP, los resultados hablan por sí solos, especialmente si como vemos, este dispositivo es clave para salvar vidas.

Por tanto, este estudio pone negro sobre blanco acerca de una denuncia que, no sólo Anfac sino el resto de patronales y asociaciones del sector automovilístico español, está realizando desde hace ya dos años, con el estallido definitivo de la crisis en el sector, como es la posibilidad del aumento de la siniestralidad en nuestras carreteras por causas de índole técnica o mecánica.

Si a eso le unimos el hecho de que los consumidores dilatan cada vez el más el paso de sus coches por el taller y, en muchas ocasiones, buscan en muchas ocasiones alternativas como mínimo arriesgadas a los talleres -tanto oficiales como no oficiales- con el fin de abaratar el coste de mantenimiento de sus coches, el panorama de la Seguridad Vial en nuestro país se oscurece por momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s