María de Villota recibe el alta médica


Cuando está a punto de hacer un mes desde el fatídico accidente que mandó a María de Villota al hospital y en el que la piloto madrileña ha sufrido un verdadero calvario -llegando a temerse incluso por su propia vida- comienzan a llegar las mejores noticias para élla.

María de Villota ya ha recibido el alta hospitalaria y, por fin, se encuentra ya en su domicilio madrileño. María se encontraba ingresada en el Hospital madrileño de La Paz desde su retorno a España hace seis días, según informó hoy el citado centro médico en un comunicado.

Sin embargo, esto no significa que la piloto de Marussia se encuentre ya totalmente restablecida sino que, como dice la nota hecha pública por el Hospital de La Paz, “la paciente se encuentra en buen estado general, por lo que recibió el alta hospitalaria en el día de ayer. En estos seis días de ingreso, ha sido tratada por especialistas de los Servicios de Cirugía Plástica, Neurocirugía y Oftalmología que continuarán viéndola ya que necesitará someterse a seguimientos y tratamientos periódicos en el centro”, detalla el parte médico.

Esto significa que, pese a que afortunadamente María de Villota ya no necesitará una atención médica específica en el Hospital, deberá continuar aún por más tiempo -en un plazo sin especificar- siendo atendida por los especialistas hasta lograr su alta definitiva.

No obstante, añade el comunicado que “desde el punto de vista neuroquirúrgico, no presenta déficit neurológico, por lo que no precisa intervención”. Esto hace albergar sobradas esperanzas de que, pese a la tremenda secuela que supondrá para la brava piloto la pérdida de su ojo derecho, no va a sufrir más secuelas, al menos desde el punto de vista neurológico o funcional y ésa es, sin duda, una grandísima noticia.

Por otra parte, la nota especifica también que María tendrá que seguir en manos de los especialistas en Cirugía Plástica para poder continuar con el “seguimiento de las graves lesiones faciales y la corrección de sus secuelas“.

Desde aquí sólo nos queda felicitamos porque, por fin, María de Villota -una luchadora nata- esté ya en su casa y, ahora sí, pueda reiniciar su vida, que es, sin lugar a dudas, la carrera más importante que tiene ahora mismo por delante a sus 32 años. Lo que tenemos claro es que si no se rindió hasta lograr su sueño de llegar a pilotar un Fórmula 1, no lo va a hacer ahora… ¡Fuerza, María!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s