GP de Hungría: Hamilton recupera la sonrisa y Alonso, más líder


La verdad es que éramos muchos los que pensábamos que  la carrera de hoy sería un calco de lo que vimos en los entrenamientos del sábado, en los que Hamilton no sólo obtuvo la 150ª pole para McLaren sino que además lo hizo por aplastamiento. Sin embargo, hoy hemos vuelto a ver una carrera entretenida en la que Hamilton finalmente tuvo que sudar sangre para poder ganarle la batalla a un Kimi Raikkönen renacido, cada día más en forma y que nos recuerda más al campeón que fue y que sólo tiró la toalla a falta de pocas vueltas para el final, viendo que Hamilton no cedía, pese a que sus neumáticos habían dicho “basta” hacía muchas vueltas.

El último lugar del cajón quedó reservado para el otro piloto de Lotus, el francés Romain Grosjean, que sigue creciendo como piloto, fue el tercero en discordia. El doblete de Lotus en el podium demuestra que los británicos han superado ya clarísimamente a Mercedes y son por derecho propio la tercera escudería ahora mismo, tanto en rapidez como en resultados. De hecho, se podría decir que Lotus está casi al mismo nivel que McLaren, que empieza a superar el bache que sufrieron al final del primer tercio de la temporada.

Por otra parte y como se preveía, hoy no ha sido ni mucho menos el día de Ferrari. Fernando Alonso no ha tenido oportunidad de desplegar su magia y ha permanecido gran parte de la carrera rodando en tierra de nadie y, tras una jornada más o menos tranquila, el asturiano ha firmado un meritorio quinto puesto.

El piloto de Ferrari finalizó muy lejos de la cabeza pero al menos tiene la gran fortuna de haber acabado por delante de Mark Webber, su máximo rival en el campeonato y apenas un puesto por detrás de su otro enemigo, Sebastian Vettel, que ha acabado cuarto tras una extraña maniobra de su equipo, que le mandó a boxes cuando estaba pegado a Grosjean a falta de 10 vueltas, perdiendo unos segundos que, a la postre, le han podido impedir subir al tercer lugar.

Análisis de la carrera

La carrera empezó con problemas al tener que abortarse la salida debido a una avería en el Mercedes de Michael Schumacher, que se quedó clavado como una estaca en el mismo instante de la salida. Suerte que desde control de carrera, alguien se percató del problema en el monoplaza del alemán porque se podría haber organizado una montonera importante. En todo caso, el incidente se saldó con una vuelta de formación extra y con el Mercedes del Kaiser saliendo desde el pitlane.

La segunda salida se saldó con un pésimo arranque de Vettel, que perdía su posición con Button, mientras que Webber, en una de las mejores salidas que le recordamos, lograba subir cinco puestos de golpe y se situaba séptimo, al igual que Bruno Senna, que planteó batalla y sacaba un puesto de la nada, a costa de un desdibujado Massa. Por su parte Alonso lograba subir un puesto, al adelantar a Kimi Raikkönen, que se quejaba amargamente por radio que el KERS le dejó de funcionar.

Gran salida de Mark Webber, remontando cinco puestos de una tacada

Las primeras vueltas fueron de tanteo, con Hamilton y Grosjean manteniendo las distancias con respecto a sus perseguidores y sin más novedad en la pista que la enésima constatación del refrán español que dice que “a perro flaco todo se le vuelven pulgas”, que es lo que debió pensar Michael Schumacher. El heptacampeón alemán fue sancionado con un drive-through por exceso de velocidad en el pitlane.

En este tipo de circuito la única duda es saber la estrategia de ir a dos o a tres paradas y eso se notó porque, a medida que se acababa el final del primer stint, los pilotos empezaron a apretar y las distancias entre los seis primeros se estrecharon por momentos. Grosjean seguía intentando mantener a raya a Hamilton mientras que Vettel trataba de hacer lo propio con Button y Alonso trataba de abrir hueco con Raikkönen. Pero ninguno se atrevía a mostrar los dientes a ninguno de sus rivales, al menos por el momento.

El primero de los favoritos en abrir el pitlane fue Button, en la vuelta 16 que veía cómo Vettel se le echaba encima tras una pequeña salida de pista. Por delante no se notaba desgaste alguno y los tres primeros seguían a lo suyo, especialmente Grosjean que poco a poco le iba limando diferencias a Hamilton. En este momento la estrategia fue fundamental para que el Lotus de Kimi Raikkönen, el último de los de cabeza en entrar a cambiar neumáticos, aprovechase para ganarle la plaza a Alonso.

El asturiano, que no pudo adelantar a Vettel en el pitlane tuvo la mala suerte de incorporarse justo delante de Sergio Pérez. El mexicano, todo un hueso duro de roer, fue un muro para el español que perdió mucho tiempo durante las tres vueltas que rodó por detrás del Sauber, lo que posibilitó que el finlandés le ganara la posición al español en cuanto se reincorporó a pista.

Fernando Alonso no tuvo hoy su día y finalizó quinto

Por delante, la carrera se empezó a estrechar en dos duelos muy interesantes. Por un lado, Grosjean que empezó a quitarle tiempo a Hamilton situándose a dos segundos y, por otro,  Sebastian Vettel, que empezó a achuchar a Jenson Button, logrando ubicarse a menos de un segundo del británico. Aun así, ni los perseguidores lograban acercarse mucho más ni los perseguidos, abrir hueco, con Alonso en sexta plaza en tierra de nadie, apenas acosado por Webber, incapaz de acercarse al ritmo de carrera del español.

La igualdad mecánica entre todos los competidores y, sobre todo, la secular imposibilidad de adelantar en este circuito hacía que los 10 primeros prácticamente rodasen en los mismos tiempos. Entre estos estrechos marcajes entre los de cabeza, el miedo a cometer errores y a degradar de más los neumáticos hacía que las vueltas fuesen transcurriendo sin que apenas pasase nada, salvo un pequeño susto de Grosjean, al que sus ganas de acercarse a Hamilton estuvieron a punto de dar con los huesos del francés fuera de la pista.

Llegados a la vuelta 34, Button se decidió a mover ficha y fue el primero en acercarse al pitlane a cambiar sus ruedas, quién sabe si pensando que el “Plan B” del que constantemente le hablaban por radio al británico era el de ir a tres paradas. Sin embargo, no pareció salirle muy bien la estrategia a McLaren porque no contaban con que Button se encontrase de bruces con Bruno Senna. El brasileño, un tipo de por sí rocoso, no estaba en absoluto por la labor y se convirtió en un auténtico forúnculo en salva sea la parte del británico, incapaz de sobrepasarlo hasta que, pasadas varias vueltas, el brasileño se dirigió a boxes a hacer su última parada.

Mientras tanto, Sebastian Vettel aprovechó la circunstancia para meterle todo el tiempo del mundo al piloto de McLaren. Por ese motivo, Red Bull aprovechó la coyuntura para llamar a capítulo al piloto alemán y, tras montarle un juego de ruedas duras, logró adelantar a Button. Con todos los favoritos, salvo Raikkönen y Alonso, habiendo realizado sus respectivas paradas la duda sólo pasaba por saber si los McLaren y, sobre todo, los Red Bull irían a dos o tres paradas.

Gran carrera la disputada hoy por Kimi Raikkönen en Hungría

El finlandés se tomó muy en serio sus posibilidades de recortarle la diferencia a Hamilton a base de lograr una sucesión de vueltas rápidas. Las diferencias entre ambos, próximas a los 15 segundos, le permitían soñar con una victoria. No pudo ser, las distancias no le dieron porque sus exhaustos neumáticos le obligaron a parar en la vuelta 45. No obstante, el finlandés dio una lección de arrojo y valentía a su compañero tras su parada y le demostró el por qué de su caché y sus galones. Finalizada su parada, Raikkönen se incorporó a pista, encontrándose con un timorato Grosjean y el finlandés, lejos de arrugarse, no sólo le mostró el morro de su Lotus sino que además le adelantó en una arriesgada maniobra y a punto estuvo de mandar a su compañero a la hierba.

A partir de ese momento, el finlandés abrió la veda sobre Lewis Hamilton. El británico se encontraba a una cómoda distancia de Grosjean pero no contaba con encontrarse con la furia desatada de Raikkönen mientras que por detrás, nada cambiaba, con Alonso tratando de zafarse del empuje de Jenson Button y Mark Webber, así como el enésimo incidente de Pastor Maldonado de esta temporada. En esta ocasión, el aguerrido piloto venezolano a la salida de una curva arremetió de forma absurda contra el Force India de Paul Di Resta cuando el escocés tenía ganada la posición, sacándole de la pista. Por este motivo fue sancionado con un nuevo drive-throrugh para el piloto de Williams.

A falta de 20 vueltas para el final la carrera parecía dar un giro de 180 grados. No se sabe por qué pero el McLaren empezó a desfondarse y esa distancia que mantenía con respecto al Lotus empezó a deshacerse de forma espectacular, hasta el punto que apenas cinco vueltas después, Hamilton ya tenía en sus retrovisores la alargada sombra del finlandés. En ese momento, Hamilton sacó todo lo que tenía dentro para resistir lo que parecía un ataque en tromba de Kimi.

Sin embargo, no sabemos bien si fue por impotencia o sencillamente porque el Lotus y sus ruedas no daban más de sí, pero algo debió pasarle a Raikkönen porque tras intentar sin éxito aproximarse al McLaren del británico, decidió dejarlo por imposible. Al mismo tiempo, Mark  Webber, que había logrado adelantar a Alonso, fracasaba en su intento de ir a dos paradas al final y tenía que realizar su tercera parada, de modo que el australiano caía a la octava plaza, justo por detrás de Button y Senna.

Por detrás de los tres de cabeza, Red Bull trataba de dar la campanada parando a Sebastian Vettel, que veía cómo sus compuestos duros empezaban a hacer agua pese a tener a tiro a Grosjean. Quizás por eso, o bien buscando un golpe de efecto como el que dieron en Canadá, a falta de 10 vueltas tenía que hacer su tercera -y sorprendente- parada. Por bien poco, pero el cálculo realizado por los estrategas de Red Bull fue perfecto porque lograron reincorporar al alemán a pista apenas unas décimas por delante de Fernando Alonso. Sin embargo, las posibilidades de lograr la tercera plaza se esfumaron porque enjugar los más de 18 segundos que se abrieron entre el alemán y Romain Grosjean se nos antojaron imposibles dado el escaso número de vueltas que restaban para acabar.

Desde ese momento, nada más que reseñar salvo el sexto abandono de Michael Schumacher de esta temporada. Bueno, eso y la emoción de ver si Sebastian Vettel, con ruedas nuevas, volando sobre el trazado húngaro y machacando todos los registros vuelta a vuelta, sería capaz de dar caza a Romain Grosjean. También estaba la duda de si  Fernando Alonso podría resistir el empuje -sin demasiado ímpetu, dicho sea de paso- de Jenson Button.

Sin embargo, nada cambió y ninguno de los puestos de cabeza se vio alterado y, pese a que Vettel estuvo a punto de rebasar a Grosjean,  Lewis Hamilton recibió un merecido banderazo a cuadros, convirtiéndose tras Fernando Alonso y Mark Webber en el tercer piloto que repite victoria en lo que va de temporada.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor sin duda, la gran carrera que nos han ofrecido tanto Hamilton como sobre todo Raikkönen. En una temporada tan marcada por la igualdad, es de destacar la clase de ambos pilotos. En un circuito donde adelantar se antoja casi imposible, tanto el británico como el finlandés han llevado sus vehículos hasta los límites de la mecánica y han ofrecido un duelo marcado por la emoción. Sólo el tesón de Hamilton ante el empuje de Kimi, cuando sus  neumáticos estaban pidiendo la hora lograron que Iceman tuviese que dejar por imposible el asalto al trono de Hungaroring.

Excelente una vez más el rendimiento de los dos LotusEric Bouiller y su equipo han dado con la tecla y han hecho de las flechas negras y doradas unas máquinas ciertamente rápidas, que suplen su falta de velocidad punta con un equilibrio aerodinámico espectacular que ha permitido durante muchas fases de la carrera a Kimi Raikkönen rodar en tiempos incluso mejores que los McLaren, los Red Bull y, por supuesto, de los Ferrari.

Desde luego, el equipo de Enstone está rozando la victoria y, sin duda, de seguir así las cosas, no tardará en llegar. Lástima del parón de agosto porque eran, de largo, el equipo revelación y uno de los mejores de este tramo de campeonato.

Tampoco han andado mal los dos Williams, especialmente el sábado en los entrenamientos de calificación, con ambos pilotos entre los 10 primeros. En este sentido hay que hacer una breve reseña al menos para destacar la gran carrera de Bruno Senna, que se convirtió en la peor pesadilla de Jenson Button, primero, y de Mark Webber después, incapaces de rebasar en pista al sobrino de Ayrton. El brasileño hoy supo exprimir y sacar lo mejor de su monoplaza y llevar al Williams de nuevo a los puntos.

Lástima que Pastor Maldonado tenga tan pesado el pie en el acelerador como pocas luces en su cabeza. Un nuevo incidente en carrera, castigado ahora con un drive-through tras jugar de nuevo a los bolos con un compañero (en esta ocasión fue Paul Di Resta el que sufrió el ardor guerrero del venezolano). De no haber sido por eso, seguramente el equipo de Sir Frank Williams habría metido a sus dos monoplazas en los puntos.

Esto nos permite enlazar con lo peor del día, marcado por el infortunio un día más de Michael Schumacher y, en general, por el mal día de los dos Mercedes. En general, no podemos hablar de un buen fin de semana para las flechas plateadas porque si ninguno de los dos Mercedes lograba pasar el corte en los entrenamientos de calificación y ambos caían en la Q2, peor les fue en carrera. Primero, cuando el Mercedes de Schummy no arrancó en la salida y a punto estuvo de no ser de la partida.

Fin de semana para olvidar el de Michael Schumacher hoy en Hungaroring

Afortunadamente, los mecánicos de Mercedes lograron arrancar el monoplaza del heptacampeón pero éste tuvo que salir desde el pitlane, con lo que sus mínimas esperanzas de puntuar quedaban literalmente borradas. Luego, tras parar a la desesperada para cambiar de estrategia, se encontró con que fue pillado por los comisarios circulando más rápido de lo debido por el pitlane y fue sancionado inmediatamente con un drive-through. Sin embargo, la puntilla para el alemán llegó casi al final de la carrera cuando tuvo que abandonar por una avería en su monoplaza, culminando un fin de semana que seguramente Schumacher y su equipo querrán borrar de sus mentes de inmediato.

Por su parte, sorprende la escasa presencia de Nico Rosberg. Cierto es que el coche se ha estancado y ha sido superado clarísimamente por el resto de sus rivales, especialmente Lotus y Ferrari pero es que el joven piloto alemán está absolutamente alicaído, sin alma y sin aquella chispa que le llevó a ganar incluso su primera carrera en . Rosberg  ha sido ya claramente batido por Schumacher y, sin él en la pista, como la semana pasada en Alemania, apenas ha tenido presencia hoy, rodando en el tren de las clases medias sin más ilusión que la de arañar al menos un punto, como al final ha sido.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 69 intensas vueltas al circuito de Hungaroring, la carrera acabó de la siguiente manera:

1º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), en 1h 41′ o5”

2º) Kimi Raikkönen (Lotus), a 1”

3º) Romain Grosjean (Lotus), a  10,5”

4º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 11,6”

5º) Fernando Alonso (Ferrari), a 26,6” 6º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 30,2”

7º) Bruno Senna (Williams Renault), a 33,8”

8º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 34,4”

9º) Felipe Massa (Ferrari), a 38,8”

10º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 51,2”

Lewis Hamilton, celebrando por todo lo alto su victoria al llegar al paddock

En lo referente a la Clasificación del Mundial de Pilotos, no hay novedades en lo que a cabeza se refiere. Fernando Alonso se puede ir tranquilo de vacaciones ya que sigue líder destacado del campeonato con 164 puntos. Además, pese a finalizar quinto, el asturiano ha sumado más puntos que su más directo rival, Mark Webber, aumentando la brecha con el australiano.

El piloto de Red Bull continúa segundo con 124 puntos, pero la distancia con Alonso se ha incrementado y es ahora de 40 puntos con respecto al español. Además, Vettel  se encuentra ya a tan sólo dos puntos de su compañero y, visto lo visto, todo apunta a que será quien se postule como el más importante perseguidor de Alonso porque, como nos temíamos, Webber no está pudiendo con la presión y se está desfondando por momentos.

En cuarto lugar hay una dura batalla entre Lewis Hamiton y Kimi Raikkönen. Con su victoria de hoy, Hamilton recupera la cuarta plaza, con 117 puntos, seguido del finlandés a tan solo un punto. Es una lástima la mala racha que tanto McLaren como el propio Hamilton han sufrido estas últimas carreras, porque tanto él como Button a estas alturas han perdido prácticamente todas sus opciones al título. Sin embargo, tal y como apuntamos la semana pasada, tanto él como el finlandés se pueden convertir en interesantes animadores de la temporada y pueden acabar siendo decisivos para el desarrollo de lo que queda de competición.

En lo relativo a la Clasificación del Mundial de Constructores, Red Bull sigue liderando la tabla con 246 puntos, mientras que McLaren es ahora segundo con 193 puntos mientras que los sorprendentes Lotus son terceros con 192 puntos, a tan solo un punto de los británicos. Sin embargo, Ferrari, gracias sin duda a la labor de Fernando Alonso, se ha metido también en la lucha por el título con 189 puntos. Lástima que La Scuderia sólo pueda contar con el aporte de puntos del asturiano porque hoy, una vez más, Massa ha sido una mera comparsa.

La próxima carrera

Nos vamos de vacaciones y ahora queda todo un mes por delante para que, por un lado, los pilotos se tomen un merecido descanso tras un agotador mes de julio y, por otro, para que los equipos se preparen de cara a la parte final de la temporada. Ya no habrá carreras hasta dentro de algo más de un mes ya que hasta el 2 de septiembre no vuelve la magia del Gran Circo.

Y no puede volver a mejor escenario que el mítico Spa-Francorchamps, uno de los circuitos más antiguos, más especiales y más queridos por pilotos y aficionados que quedan en el calendario. Poco se puede decir de sus más de siete kilómetros, sus desniveles y su grandiosas Le Source y Eau Rouge.

Plano del trazado actual del mítico Spa-Francorchamps

Un circuito que ha pasado por serios apuros para continuar en el calendario pero que, a Dios gracias, continuará siendo cita obligada para la máxima categoría automovilística al menos hasta el año 2015, gracias al reciente acuerdo alcanzado entre Bernie Ecclestone y las autoridades locales, que además han logrado una sensible reducción de dos millones de euros anuales en el canon, pasando de 17 a 15 millones la cantidad a pagar a FOM (Formula One Management).

Si ha habido un dominador los últimos años en Spa-Francorchamps, ése  ha sido Kimi Raikkönen, que ha logrado vencer aquí en cuatro ocasiones los últimos 10 años y con dos escuderías distintas (McLaren en 2004 y 2005 y Ferrari en 2007 y 2009). Además el finlandés está en estado de gracia, si bien el parón de este mes puede que no le venga demasiado bien al equipo Lotus, que había logrado una importante mejora que habrá que ver si es capaz de mantener en el mítico trazado belga.

Pese a que Ferrari obtuvo tres triunfos consecutivos entre 2007 y 2009 (incluyendo una victoria de Massa en 2008, qué tiempos…), desde hace entonces parece un circuito poco propicio para Ferrari, que desde que su victoria con el citado Raikkönen, no ha vuelto a llevar ningún monoplaza al pódium y sólo Alonso en 2011 logró acercarse a los puestos de honor, finalizando cuarto la pasada campaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s