Descubierto material cancerígeno en algunos modelos de las marcas chinas Great Wall y Chery


Según ha informado la revista Autofácil, la Comisión de Competencia y Consumidores Australiana (ACCC) ha analizado al menos 23.000 unidades de las marcas chinas Great Wall y Chery y los resultados de dicho estudio han desvelado que ambos fabricantes estarían usando amianto entre sus componentes.

El amianto es un compuesto altamente cancerígeno y está prohibido en la mayoría de países del mundo, especialmente en los más desarrollados desde hace décadas y sólo está permitido su empleo en algunos países en vías de desarrollo. El motivo de esta prohibición está en la relación directa existente entre la manipulación de productos elaborados con amianto y una modalidad de cáncer de pulmón altamente mortal.

Contrariamente a lo estipulado en las distintas normativas mundiales sobre el uso del amianto, el estudio ha revelado que ambos fabricantes chinos lo habrían empleado de forma abundante para la fabricación de motores y juntas de sus modelos Chery J11 y J3, así como de los Great Wall SA220, V240, X240, V200 y X200, coches que fueron comercializados en algunos países donde sí existe esa prohibición, como es el caso de Australia, en concreto desde el año 2004.

Desde Chery han admitido la existencia del error cometido al exportar estos coches a países donde el amianto está prohibido y que todo se debe a una partida de piezas que en realidad estaba destinada a mercados donde aún sigue permitida su utilización. Por su parte, desde Great Wall se ha querido tranquilizar a sus clientes diciendo que, a menos que se abra el capó, no hay riesgo alguno de contacto con el amianto y, por tanto, no habría posibilidad de enfermar.

Lo que resulta evidente es que China está aún a años-luz del resto de fabricantes mundiales, especialmente los occidentales y japoneses sobre todo en temas de seguridad, y pese a sus esfuerzos por mejorar en ese aspecto, todavía tienen mucho camino por recorrer antes de poder cumplir con los estándares mínimos exigibles en el mundo “civilizado”. Por eso y, pese a su enorme tamaño como fabricantes (su producción conjunta está rondando los 800.000 vehículos al año actualmente) están tardando tanto en aterrizar en zonas del mundo como la Unión Europea, uno de los territorios más exigentes en cuestiones de seguridad y calidad.

Por último, hay que decir que en España, donde el empleo del amianto está prohibido de forma taxativa desde el año 2001, afortunadamente no hay problema alguno al respecto puesto que estas dos marcas no se comercializan de momento en nuestro país.

Chery J11, uno de los coches en los que se ha detectado la presencia de amianto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s