Pagan 11 millones de dólares por un Ferrari California 250 LWB Spider Competizione en Pebble Beach


El Pebble Beach Concours D’Elegance, el tradicional certamen de elegancia automovilística que todos los años por estas fechas tiene lugar en la localidad californiana de Pebble Beach nos ha dejado este pasado fin de semana una marca difícilmente alcanzable en lo que a subastas de coches clásicos se refiere.

Así pues, como ha venido ocurriendo desde 1990, este concurso -que es cita obligada para el diseño y la clase automovilística en los EE.UU- se cerró con una subasta de coches clásicos organizada por la prestigiosa firma Gooding & Company, en la cual se cumplieron sobradamente todas las expectativas depositadas por la organización, al venderse y a unos precios estratosféricos, todos los coches que salieron a subasta.

De todos los vehículos subastados hay que decir que Ferrari se llevó la palma ya que dos de los coches presentados, en concreto un Ferrari GTO 288 de 1985 y un Ferrari Spider MM 340 del año 1953 lograron ser adjudicados a sendos coleccionistas anónimos por unos precios exorbitantes: un millón y 4,5 millones de dólares, respectivamente.

Sin embargo, la verdadera joya de la corona de la subasta fue otro vehículo, también de la marca del Cavallino Rampante, que logró pulverizar todos los registros habidos y por haber, demostrando que el sector del coleccionismo atraviesa sin duda por uno de sus mejores momentos. Nos referimos a un flamante Ferrari California 250 LWB Spider Competizione del año 1960 que fue vendido por la friolera de 11 millones de dólares a un coleccionista privado.

El por qué del pago de este desmesurado precio puede venir por la rareza de este coche, del que tan sólo se construyeron nueve unidades, destinadas íntegramente para la competición. También su revolucionario chasis, elaborado en aluminio y su motor Tipo 128 de 12 cilindros en V y 240 CV, así como su extraordinaria elegancia, han tenido su parte de culpa para que este mismo modelo fuese el coche más caro subastado en el año 2010, por 7,2 millones de dólares.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Autor: Diego J. Montero

Impenitente fan de Bruce Springsteen y madridista confeso, Mourinhista hasta las cachas y aficionado a los coches, a las motos y, en definitiva, a todo aquello que huela a gasolina...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s