GP de Bélgica: Victoria aplastante de Button en una accidentada carrera


Aplastante victoria de Jenson Button en el GP de Bélgica, disputado en el día de hoy en el mítico circuito de Spa-Francorchamps, en una carrera marcada por varios incidentes. El más grave se produjo en la salida, momento en el cual la arrancada precipitada de Pastor Maldonado, saltándose el semáforo y la enésima imprudencia de Romain Grosjean se llevaron por delante las aspiraciones de Fernando Alonso, Lewis Hamilton, Sergio Pérez y Kamui Kobayashi antes de llegar a la primera curva.

Este incidente, unido a algunos otros que se están investigando en estos momentos por parte de los comisarios, marcó de forma definitiva la carrera y le dio alas a Sebastian Vettel para auparse hasta la segunda posición gracias a una más que meritoria remontada. Curiosamente ayer se dio la circunstancia que el actual campeón del mundo no lograba pasar a la Q3 y partía undécimo en la parrilla de salida. Sin embargo, este hecho motivó que pudiera salvarse del estropicio causado por el francés Grosjean ya que tuvo el tiempo justo para esquivar los restos del naufragio y protagonizar los mejores momentos del día.

El tercer puesto en el cajón tuvo como protagonista a Kimi Raikkönen al tercer lugar del cajón, tras una dura pugna con la gran sorpresa del día de hoy, el alemán Nico Hulkenberg que junto a Felipe Massa, quinto en una gran actuación, dejaron fuera de los puestos de privilegio a un grisáceo Mark Webber, al que nunca se le vio a gusto sobre el asfalto de Spa, dejando escapar una gran oportunidad para acercarse a Fernando Alonso en la clasificación del Mundial.

Análisis de la carrera

La carrera vino marcada de forma absolutamente decisiva por el momento de la salida, en el que se juntaron dos hechos que por su gravedad deben merecer más castigo que un simple abandono o una penalización en la parrilla de la próxima carrera. Por un lado, Pastor Maldonado -que venía de ser castigado con cinco puestos en la parrilla por un incidente en los entrenamientos de calificación del sábado- salía antes de tiempo y trataba de cobrar ventaja adelantando por el centro de la pista. Por otro lado, Romain Grosjean pecaba de impulsividad por enésima vez esta temporada y cometía un error de bulto que dio al traste con las aspiraciones de al menos cuatro pilotos, al mandar al desguace a los dos Sauber -que habían protagonizado una excelente jornada de sábado-, al McLaren de Hamilton y al Ferrari de Alonso.

El piloto francés, que sigue sin aprender a dominar su fogosidad inicial trató de defender su posición y no tuvo otra ocurrencia que hacerlo cerrando el paso a Hamilton, que le estaba rebasando por la derecha. Con la posición ganada por el británico, el piloto de Lotus cerró en exceso la puerta y arrinconó al McLaren del británico. El toque fue inevitable y el monoplaza de Hamilton, ya sin control, chocaba de nuevo contra el Lotus del galo a la vez que embestía por detrás al Ferrari de Alonso.

Por su parte, el Lotus de Grosjean levantaba literalmente el vuelo y, tras “rematar” al Ferrari, impactaba contra los Sauber de Pérez y Kobayashi, de los cuales el mexicano corría peor suerte ya que tenía que abandonar, mientras que el monoplaza del japonés, aunque con graves daños, podía reemprender la marcha aunque diciendo adiós a toda posibilidad de pódium en el día de  hoy.

En ese momento la carrera cobró una dimensión diferente. Con el Safety Car en pista y el líder del campeonato y uno de los aspirantes fuera de combate, la cuestión era saber si los dos Red Bull -los grandes beneficiarios de semejante zapatiesta- podrían sacar tajada ya que en la sesión de calificación ninguno de los dos pilotos rayaron a gran altura y el rendimiento de los monoplazas azules estaba dejando muchas dudas. Además, con motivo del incidente inicial sus pilotos cayeron a puestos traseros, en especial Vettel, que bastante tenía con haberse salvado de la quema por escasos segundos.

Sin embargo pronto se pudo ver que Sebastian Vettel estaba por la labor de protagonizar una gran carrera mientras que Mark Webber no parecía estar tocado por la inspiración precisamente sino que más bien estaba en uno de esos días en los que el australiano ni está ni se le espera. En cuanto se retiró el Safety Car, en la quinta vuelta se desataron las hostilidades.

Los principales beneficiados del accidente fueron los Force India y los Toro Rosso, que de pronto y sin querer, se encontraron ocupando los puestos de privilegio, justo detrás del intratable Jenson Button, Kimi Raikkönen y Michael Schumacher. Mientras Kimi, Schumacher y Hulkenberg se disputaban el pódium, el británico de McLaren pronto puso tierra de por medio y en apenas dos o tres vueltas, las distancias se aumentaron hasta casi los cuatro segundos.

Paralelamente, Pastor Maldonado expiaba sus culpas abandonando tras un toque con Timo Glöck que le dejaba maltrecho, sin alerón delantero y fuera de carrera. Mark Webber daba buena cuenta de Felipe Massa por la séptima plaza y Sebastian Vettel, que venía desde atrás pronto le enseñaba los dientes a ambos. De hecho, el alemán no tardó ni 10 vueltas en machacar despiadadamente a su compañero, al adelantarle de forma arriesgadísima y espectacular en la famosa “Parada del Autobús”.

Momento en el que Pastor Maldonado arremete contra el Marussia de Timo Glöck

Desde ese momento, Vettel se soltó el pelo y decidió que no era momento de especular y aprovechar la oportunidad que Alonso le había brindado con su abandono. Su primer y principal escollo fue el Williams de Bruno Senna, rapidísimo y con más velocidad punta que el Red Bull. Pese a que el brasileño trató de ofrecerle una resistencia numantina, el campeón del mundo no tardó más de tres vueltas en rebasarle mediante otra maniobra magistral, prácticamente idéntica a la que minutos antes había llevado a cabo con su compañero de equipo.

Por delante, apenas había cambios. La superioridad de Button era sencillamente insultante, de modo que pocos se atrevían a dudar del triunfo del británico hoy en Spa a menos que mediase una avería o algún tipo de error indeseado, de esos que en los boxes de McLaren han proliferado a lo largo de esta temporada. Kimi Raikkönen se deshacía por fin de Hulkenberg mientras que Sebastian Vettel continuaba con su remontada tras rebasar, ya sin excesivos problemas, al Toro Rosso de Vergne y al Mercedes de Nico Rosberg, que deambulaba en sexto lugar dado que aún no había cambiado sus ruedas.

Excelente lección de valentia y ambición la mostrada hoy por Sebastian Vettel en Bélgica

Llegados a la mitad de la carrera, Michael Schumacher nos volvió a dar una nueva muestra de su mala leche y de sus pésimas artes cuando en una maniobra cuando menos arriesgada, se cruzó de forma absolutamente temeraria ante Sebastian Vettel para dirigirse a boxes apenas unos segundos después de ser rebasado por éste. El heptacampeón finalmente se fue de rositas pese a que los comisarios investigaron el incidente.

A partir de ese momento, mientras Button se alejaba a casi un minuto de sus perseguidores, se producían varias alternativas en los puestos de cabeza, salpicados con adelantamientos espectaculares. Por una parte, Kimi Raikkönen nos dejó un adelantamiento de esos que quitan el hipo en la salida de Eau Rouge sobre Michael Schumacher que ilustrará, sin duda, los resúmenes de la temporada. Por otra parte, Sebastian Vettel rebasó de forma sublime a Massa, su último gran obstáculo en su carrera hacia el pódium.

El último tercio de la carrera fue definiendo las posiciones, con Jenson Button en otra galaxia y Sebastian Vettel ya asentado en la segunda plaza, la duda estaba en saber si Kimi Raikkönen podría resistir el embate de Nico Hulkenberg y si Mark Webber podría ascender hasta el quinto puesto.

Finalmente nada cambió ya que a falta de nueve vueltas para el final, el australiano tiro la toalla y Felipe Massa pudo cerrar con media sonrisa un día que se presentaba aciago para Ferrari, mientras que Jenson Button recibía un más que merecido banderazo a cuadros.

Lo mejor y lo peor del día

Sin duda, lo mejor ha sido el estratosférico rendimiento del McLaren de Jenson Button durante todo el fin de semana. Imbatible el sábado, el británico se ha dado un espectacular festín a cuenta de sus rivales y esa, además, ha sido una gran noticia para Fernando Alonso ya que, de todos sus posibles rivales para el Mundial, el único que “podía” permitirse la victoria hoy era precisamente Button.

Por otra parte, excelente lección de pilotaje, arrojo y ambición la que ha desplegado Sebastian Vettel. Pese a una pésima jornada de calificación, donde el Red Bull mostró muchas dudas sobre su fiabilidad, el alemán ha demostrado hoy por qué es el actual campeón del mundo. Tirando de casta y de galones, nos ha dejado una espectacular remontada y unos no menos espectaculares adelantamientos, acompañado de una inteligente estrategia.

Por otra parte, excelente el rendimiento en carrera de los Force India y de los Toro Rosso, pero sobre todo hay que destacar el buen trabajo de Nico Hulkenberg. Siendo como fue uno de los principales beneficiarios del accidente inicial, ha sabido resistir el empuje de rivales en teoría más fuertes como Schumacher, Webber o Massa y ha logrado finalizar en una más que meritoria cuarta plaza, la mejor de su carrera.

Y por último, de la misma forma que le hemos dado bien duro en muchas ocasiones, especialmente esta temporada, esta vez Felipe Massa se merece estar por derecho propio en esta sección, merced a una gran actuación. Hoy ha estado a la altura de lo que se espera de un segundo piloto en una escudería como Ferrari. Sin poder retener a Sebastian Vettel, pese a haberlo intentado, sí que supo mantener a raya a Mark Webber y a la vez, luchar por una digna quinta plaza en la que ha sido, de largo, su mejor actuación en la temporada. Quizás el hecho de no sentir la presión de un líder como Alonso pueda haber soltado a Massa pero el caso es que esto era lo que Domenicali demandaba de él cuando hablaba de su futuro.

Felipe Massa ha realizado en Spa la mejor carrera de la temporada

Lo peor de hoy ha tenido nombre y apellidos. Y por partida doble. Por una parte, Pastor Maldonado que sigue coleccionando sanciones y muescas en su revólver. Hoy ha sido una salida precipitada y un nuevo toque, el enésimo, en este caso con Timo Glöck y un nuevo abandono a sumar en su ya dilatada trayectoria. La hazaña de hoy se ha saldado, de hecho, con una nueva sanción consistente en una penalización de 10 puestos en el próximo GP de Italia. Cinco se corresponden a su salida anticipada y otros cinco por el incidente con Timo Glöck. Ojo con el venezolano porque tiene todos los focos de los comisarios sobre su cabeza y los compañeros están empezando a hartarse de sus maniobras.

Pero si hay un verdadero culpable del desaguisado del día de hoy es el francés Romain Grosjean. Con una nueva alocada salida, hoy ha estado a punto de organizar una auténtica desgracia al encerrar de forma alevosa y muy peligrosa a Hamilton en la salida y no respetar la distancia que el británico, legítimamente, le había ganado. A raíz de esa maniobra, se desató el caos, que mandó a boxes a nada menos que cuatro compañeros y a punto estuvo de costarle algo más que un susto a Fernando Alonso. El asturiano fue el último en salir de su monoplaza ya que, dolorido por el porrazo, tuvo que ser atendido por los médicos aunque afortunadamente sin consecuencias.

Momento en el que el Lotus de Romain Grosjean vuela sobre la cabeza de Alonso

La última hora es que las investigaciones sobre el incidente llevadas a cabo por los comisarios han determinado una sanción ejemplar, que le costará al francés quedarse fuera de la próxima carrera en Monza, además de una durísima multa, de 50.000 euros.

Por último, qué decir de la maldición que persigue a Lewis Hamilton esta temporada. Absolutamente gafado y, generalmente siempre por problemas ajenos, se ha vuelto a ver fuera de los puntos y a perder sus remotísimas opciones de disputarle el Mundial a Fernando Alonso, tras su brillante victoria en Hungaroring justo antes del parón veraniego.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Después de 44 apasionantes vueltas al siempre atractivo circuito de Spa-Francorchamps, la carrera quedó de la siguiente forma:

1º) Jenson Button (McLaren Mercedes), en 1h 29′ 53”

2º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 13,6”

3º) Kimi Raikkönen (Lotus), a 25,3”

4º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 27,8”

5º) Felipe Massa (Ferrari), a 29,8”

6º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 31,2”

7º) Michael Schumacher (Mercedes  AMG), a 53,3”

8º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Ferrari), a 58,8”

9º) Daniel Ricciardo (Toro Rosso Ferrari), a 1′ 29”

10º) Paul Di Resta (Force India Mercedes), a 1,37”

Jenson Button recupera la sonrisa tras su brillante victoria de hoy

En lo relativo a la clasificación del Campeonato Mundial de Pilotos, las cosas no cambian en cuanto al liderato aunque se aprietan las cosas debido al “cero” sumado por Fernando Alonso en el día de hoy. El asturiano sigue siendo el primero de la lista, con sus 164 puntos. Le sigue ahora Sebastian Vettel, con 140 puntos y supera ya en ocho puntos al tercero en discordia, que es ahora Mark Webber con 132 puntos.

El australiano tiene motivos para preocuparse porque Kimi Raikkönen sigue en racha y ya es cuarto, a tan solo un punto del piloto de Red Bull, con 131 puntos, mientras que Lewis Hamilton se queda en la quinta plaza, con 117 puntos.

Por su parte, en lo que se refiere al Mundial de Constructores, Red Bull sigue intratable con sus 272 puntos aunque McLaren trata de aguantar el tirón con esta nueva victoria y continúa en segundo lugar con 218 puntos. Lotus abre hueco con Ferrari y afianza su tercera posición con 207 puntos, a ocho puntos ya de la escudería de Maranello.

La próxima carrera

Apenas habrá que esperar una semana para volver a disfrutar de la Fórmula 1 con la disputa el próximo fin de semana del GP de Italia, que una vez más se disputará en el circuito de Monza, donde Ferrari juega en casa. Un circuito que, junto a Spa-Francorchamps está considerado como la crème de la crème del automovilismo europeo y que pone punto final a la Fórmula 1 en el Viejo Continente.

También conocido como “La Catedral de la Velocidad“, los 5.793 metros del Circuito de Monza le convierten en, probablemente, en el circuito más rápido de todo el campeonato. En sus largas rectas, apenas separadas por dos únicas curvas (las famosas “Parabólica” y “Lesmos”) y dos chicanes,  los monoplazas llegan a alcanzar velocidades cercanas a los 330 kms/h al menos hasta en cuatro puntos distintos de su trazado. Esto le convierte a su vez, en un circuito tremendamente exigente, donde las mecánicas sufren sobremanera y donde el KERS pasa a ser una herramienta tremendamente eficaz y decisiva.

Según lo que hemos podido ver hoy en Spa, los Red Bull presentaron un déficit importante de velocidad punta que sólo la destreza de Sebastian Vettel en determinados puntos concretos del mítico trazado belga le han permitido batir a sus rivales. De hecho, tanto él como Mark Webber han tenido serios problemas para adelantar en recta a coches en teoría más débiles como el Williams de Bruno Senna como el Ferrari de Felipe Massa, pero con más velocidad punta hoy que los monoplazas de la marca de bebidas energéticas. Por ello, si los chicos de Adrian Newey no se ponen manos a la obra, mucho nos tememos que tanto el actual campeón del mundo como su compañero tendrán serios problemas, especialmente a la hora de calificar para la carrera.

Nuestro favorito debería salir del duelo que se prevé apasionante entre McLaren y, ojo, Lotus, que está presentando desde hace tiempo ya sus credenciales a una victoria parcial. Y quizás este domingo sea ese día. Evidentemente no podrá contar con Romain Grosjean, sancionado como dijimos anteriormente con una carrera, pero vemos a Kimi Raikkönen atravesar uno de sus mejores mometnos desde que en 2007 ganó aquel sorprendente Mundial con Ferrari. Muy rápido, valiente (no hay más que ver el adelantamiento que se despachó hoy mismo en Eau Rouge) y con muchas ganas de volver a lo más alto del cajón, podría ser el verdadero outsider.

Este circuito, al menos hoy por hoy, no parece demasiado propicio para el lucimiento de Ferrari, pese a que Fernando Alonso sea ya un viejo conocido de la parte alta del pódium (ganó ya en 2007 con McLaren y 2010 con Ferrari).

Hoy hemos podido ver una mejora importante en el aspecto de la velocidad punta pero en ese aspecto sigue aún bastante lejos de sus dos principales rivales, McLaren y Lotus. Además, falta saber en qué estado se encontrará Fernando Alonso y si el enorme golpe de hoy le deja o no secuelas ya que Monza es un circuito tremendamente exigente en todos los sentidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s