Curiosa instantánea la que viene a ilustrar nuestra sección, en la que un avispado conductor pareció haber llevado a la máxima expresión eso tan castizo de «aparcar en la puerta». El sitio es algo estrecho, sin duda, pero estamos completamente seguros de que no se lo llevará la grúa…