Michael Schumacher dice adiós a la Fórmula 1 por segunda vez


Tras el anuncio del fichaje de Lewis Hamilton por Mercedes y la confirmación de la salida de Michael Schumacher por parte del equipo alemán, se abría un interesante debate sobre el futuro del heptacampeón dentro de la Fórmula 1. Con todos los volantes de las grandes escuderías ya comprometidos, el futuro que se le abría a Schumacher era bastante incierto y el adiós era, quizás, la más factible de sus salidas.

Parecía harto improbable que pudiéramos ver al bueno de Schummy pilotando para una escudería menor, impropia de alguien con su currículum. Además, se nos hacía aún más improbable encontrar ahora mismo una escudería -que no fuese una de las punteras- capaz de acercarse siquiera a los emolumentos que cobraba hasta la fecha en Mercedes (casi 35 millones de euros al año).

Por eso, Michael Schumacher ha decidido hoy dejarlo y, por segunda vez en su más que dilatada carrera, el Kaiser ha dicho adiós a la Fórmula 1 a sus 43 años. En una emotiva comparecencia llevada a cabo hoy en el Circuito japonés de Suzuka, donde el próximo fin de semana se disputará el GP de Japón, Schumacher anunció a los cuatro vientos su retirada definitiva del Gran Circo.

Acompañado del responsable de Mercedes Motorsport, el alemán Norbert Haug y de Ross Brawn, actual jefe del equipo Mercedes y uno de los artífices de sus éxitos pasados en Benetton y Ferrari, comunicó su marcha de los circuitos al final de esta misma. “No he logrado mis objetivos, aunque estoy contento de lo obtenido durante mi carrera”, dijo Schumacher a modo de despedida.

“Lo he pensado mucho pues durante tres años de contrato es complicado mantener la motivación y la energía. Admito que he tenido mis dudas, pues tengo energía para seguir. Ahora mi futuro inmediato está en las seis carreras que quedan, lo mismo que hice en 2006, acabar al  100%esta temporada. Y luego ya veremos, tenía ofertas de equipos para correr y para trabajar con ellos, pero hay veces que es mejor irse”.

Lo que no ha aclarado Schumacher cuál será su futuro inmediato, una vez que termine la temporada. Se rumoreaba que podría incorporarse al staff técnico de Mercedes, en una figura similar a la que ocupó en Ferrari entre 2007 y 2009, mano a mano con la dirección del equipo. Sin embargo, el reciente fichaje de Niki Lauda podría complicar su situación en el equipo alemán, por lo que no se descarta que el Kaiser decidiese marcharse a casa, a disfrutar de los placeres de su más que bien ganado dinero durante todos estos años.

Esta segunda -y parece que definitiva- retirada de Michael Schumacher cierra por fin una segunda etapa en la vida deportiva del piloto más laureado de la  historia de la Fórmula 1. Una fase de su vida marcada por más sombras que luces y en la que, salvo momentos muy particulares, poco o nada pudimos ver del grandísimo campeón que fue.

Pódium del GP de Europa de 2012, la mejor clasificación de Schumacher desde su vuelta en 2010

Pese a los esfuerzos denodados de Mercedes por darle un coche ganador, lo cierto es que ninguno de los tres proyectos de Ross Brawn, otrora “mago” del Gran Circo, han sido medianamente satisfactorios. De hecho, el bagaje de Michael Schumacher en los tres años que ha permanecido en la Fórmula 1 ha sido francamente descorazonador. Batido siempre por su compañero Nico Rosberg, en su primera temporada con Mercedes, el alemán sólo pudo ser noveno, con 72 puntos y apenas tres cuartos puestos como mejores resultados. En 2011 tampoco brilló como se esperaba de él y, aunque acabó octavo con 78 puntos, tampoco logró subir al pódium ni una sola vez en toda la temporada y cosechó un cuarto puesto como mejor resultado.

Sin embargo, lo peor estaba por llegar esta  misma temporada. Aunque el Mercedes prometía dar guerra tras lograr su primera victoria en la Fórmula 1 en el GP de China, no fue él sino su compañero Nico Rosberg el que logró subir a lo más alto del cajón, teniendo que conformarse con un tercer puesto (el logrado en Valencia en el GP de Europa) y un sexto puesto en Monza como mejores resultados. Además, la suerte y la mecánica este año le han sido esquivas y entre averías y accidentes (como la espectacular colisión con Vergne del reciente GP de Singapur), el Kaiser ha tenido que acabar viendo el final de carrera por televisión en nada menos que siete ocasiones, algo inédito en su larga carrera.

Por último, su figura tampoco ha estado al margen de polémicas y, aunque de forma menos evidente que antaño, Schumacher nos ha dejado algún que otro episodio en el que sacó a la luz su más que merecida fama de piloto sucio. No podemos olvidarnos en ningún caso de aquella infame maniobra en el GP de Hungría de 2010, en el que el alemán estuvo en un tris de emparedar a Rubens Barrichello, en la que ha sido una de las acciones más temerarias y marrulleras que recordamos en estos últimos años en la Fórmula 1.

Ahora que, por segunda vez ha decidido echar pie a tierra y dejarlo, le deseamos a Michael Schumacher la mejor de las suertes en su nueva andadura y recordaremos aquel viejo refrán que dice eso de “Segundas partes nunca fueron buenas”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s