En un mundo tan absolutamente tecnificado y, aparentemente infalible como es de la fabricación de los coches, parece mentira que todos los años tengamos que contar cómo todos los fabricantes mundiales, sin excepción, siguen adoleciendo de errores de mayor o menor calado en sus procesos productivos. Errores en el diseño o en la construcción de los vehículos que hacen que muchas de sus creaciones tengan que pasar por taller para solventarlos, incluso después de llevar varios años en el mercado.

Si no hace mucho tiempo era Honda la que llamaba a revisión a algunos de sus CR-V, en esta ocasión le toca el turno a Nissan, que además tiene que enfrentarse a un problema que, por su gravedad, quizás sea uno de los más relevantes que hemos visto. De hecho, no es la primera vez que en las últimas fechas, el fabricante japonés ha tenido que afrontar un problema de este tipo. Sin ir más lejos, en el mes de julio, sólo en Japón  tuvieron que revisar más de 100.000 unidades de sus modelos Murano, Presage y Teana. También hace casi un año, el Nissan Juke tenía que visitar de forma extraordinaria el taller, aunque en ningún caso por temas tan graves como el que hoy nos ocupa.

Así puse, y según informa la asociación de consumidores Facua, tanto el afamado SUV NissanQashqai como el monovolumenNissan NV200 habrían sido llamados a revisión urgente para subsanar un problema grave, que podría afectar incluso a la seguridad de dichos vehículos y sus ocupantes. La cuestión no es baladí puesto que el problema detectado es de una gravedad extrema.

Al parecer, la pieza que une la columna de dirección con el volante no es lo suficientemente dura y podría desprenderse en caso de verse sometida a un sobreesfuerzo. Dicho de otra forma, en caso de tener que aplicarse de forma enérgica con la dirección (p.ej.: un volantazo violento), el volante podría soltarse en plena marcha. Esto haría prácticamente ingobernable al coche y el riesgo de accidente sería máximo.

Las unidades del Nissan Qashqai afectadas por este grave problema serían todas aquellas fabricadas entre el 27 de febrero y el 16 de mayo de 2012. Por su parte, los Nissan NV200 que habrían sido citados urgentemente por la marca serían los fabricados entre el 27 de febrero y el 20 abril, también de 2012.

Desconocemos si ha habido alguna unidad afectada por este problema pero la gravedad del asunto es de tal magnitud que Nissan ha tenido que comunicar esta incidenacia a las autoridades de Protección al Consumidor de Cataluña (recordemos que la sede del fabricante japonés está en Barcelona) y ya ha dispuesto todas las medidas adecuadas para solventar la incidencia.

Se está contactando por carta con todos los propietarios de los vehículos afectados y Nissan ya tiene preparada la infraestructura adecuada para la inspección y sustitución, si fuese necesario, del volante.