Imagen del día: La historia de Red Bull en dos minutos


Todo empezó en septiembre del año 2004 cuando se hizo realidad el sueño de Dietritch Mateschitz, el magnate austríaco dueño de la empresa de bebidas energéticas de tener un equipo de Fórmula 1, cuando se anunció la compra por Red Bull de los vestigios del fallido equipo Jaguar.

Hasta entonces, Red Bull era famosa por su apuesta inequívoca por la velocidad mediante el patrocinio directo de diferentes y variopintas actividades y deportes de riesgo. Incluso ya había participado en la Fórmula 1 a través del patrocinio del equipo Sauber F1 pero hay que reconocer que el salto a la máxima categoría de Red Bull como una escudería con carácter propio pilló absolutamente por sorpresa a todos.

Para afrontar esta aventura, considerada por la mayoría de expertos como algo anecdótico y una operación meramente de marketing, el equipo contó con Helmut Marko como máximo responsable y llamó a Christian Horner, un ex-piloto británico de cierto renombre en las Islas pero sin mucho bagaje deportivo como director deportivo. Para guiar sus monoplazas los dos pilotos elegidos fueron el veterano piloto británico David Coulthard y el jovencísimo piloto austríaco Christian Klein.

Esa primera temporada y contra todo pronóstico finalizó en séptimo lugar en el Mundial de Constructores de 2005, logrando meter en los puntos a sus dos monoplazas en las dos primeras carreras de la temporada. A partir de ese momento la historia de Red Bull queda marcada por tres hechos puntuales que acabaron por llevar al equipo austríaco a las cotas de éxito a las que llegó después, apenas cinco años de su nacimiento como escudería de Fórmula 1.

David Coulthard a bordo del Red Bull RB1 de 2005
David Coulthard a bordo del Red Bull RB1 de 2005

El primero y quizás el más importante de esos hechos se produjo en 2005, con la contratación del genio de la ingeniería Adrian Newey, al que no sólo encomendaron la creación de un monoplaza competitivo sino que, sabedores del talento creativo del ingeniero británico, le dieron absoluta libertad para llevarlo a cabo. Un trabajo que en apenas un año tuvo sus primeros frutos cuando en 2006 lograron su primer pódium en el GP de Mónaco, cuando David Coulthard logró finalizar tercero en el mítico trazado monegasco.

El segundo acontecimiento relevante para el equipo llegó en 2007, con el cambio de los poco competitivos motores Cosworth por los propulsores Renault. Un cambio que vino acompañado de la contratación de Mark Webber como compañero de Coulthard.

Pero la verdadera revolución y el auténtico salto de calidad llegó en 2009 con el fichaje de Sebastian Vettel, un joven piloto alemán, de apenas 22 años procedente del equipo Toro Rosso -el segundo equipo de Red Bull- que venía de maravillar bajo la lluvia en el GP de Italia y ganar brillantemente con un monoplaza sensiblemente inferior al de sus rivales. El alemán se había impuesto en aquella carrera, convirtiéndose en el ganador de un Gran Premio más joven de la historia de la Fórmula 1 y se convirtió en una apuesta decidida de Marko y del propio Mateschitz que pronto dio sus frutos.

La apuesta no pudo salirles mejor porque en tan solo dos años, Vettel se proclamó de forma sorprendente campeón del mundo por vez primera, tras una última carrera de infarto en Abu Dhabi y arrebatándole a Hamilton el honor de ser el campeón del mundo más joven de la historia. Pero es que ese mismo año Red Bull se proclamó por vez primera campeón del mundo de constructores, iniciando con Sebastian Vettel un dominio que se mantuvo en 2011 y que ha tenido su continuidad en 2012.

Un dominio expresado en unas cifras sencillamente inmejorables: Tres títulos mundiales de constructores, tres títulos individuales a cargo de Vettel, 34 victorias, 80 pódiums y 46 poles. Junto a estos números Red Bull nos ha dejado una serie de récords difícilmente superables, al menos a corto plazo, tales como el récord de poles logradas en una temporada o el de más vueltas liderando carreras, ambos en 2011, aparte de los citados récords personales de Sebastian Vettel (poleman, ganador de un gran premio y campeón del mundo más joven)

El vídeo que os acompañamos a continuación nos resume en algo más de dos minutos estos ocho años de éxitos casi absolutos de la mano de sus principales protagonistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s