seat

Aunque dicen que mal de muchos es consuelo de tontos, lo cierto es que la situación del mercado europeo no dista mucho del calamitoso momento por el que atraviesa también el mercado español. Así pues, tras la consolidación de los datos de ventas en el Viejo Continente el pasado mes de noviembre, Europa ve caer por 14º mes consecutivo las cifras de ventas en el mercado automovilístico, convirtiéndose en el segundo peor dato desde el año 2009.

El pasado mes de noviembre el mercado europeo, que comprende a los países de la UE más los cuatro integrantes de la EFTA (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza), sumaron un  total de 935.455 unidades vendidas, lo que representa una caída del 10% con respecto del mismo mes del año 2011.

Por su parte, en el acumulado anual, el mercado europeo sumó 10.086.000 unidades. Esto representa una caída del 7,3%, que suponen un 2% más de lo que inicialmente esperaban los expertos. A esta caída tan acusada ha colaborado lamentablemente la evolución negativa de los mercados de Grecia, con una histórica caída del 47%, Portugal, con un descenso en las ventas del 37% y Chipre, que registró una bajada en sus ventas del 23%.

A estas terribles cifras hemos de añadir la caótica situación del mercado italiano, que continúa en caída libre desde el pasado año, registrando una importante caída del 20% en las ventas en noviembre. Con una previsión de ventas de 1,4 millones de unidades al final de este año, estas cifras representan  casi un millón menos de coches vendidos desde que estalló la crisis en el país transalpino, a finales del año 2007.

Lo peor es que el país continúa sumido en una crisis económica y política sin precedentes, que se ha visto agravada con la dimisión de su actual Primer Ministro, Mario Monti, por lo que todos los indicadores apuntan a que el año próximo son aún más negro que el actual, ya que los expertos contemplan unas ventas totales de casi 100.000 vehículos menos para 2013.

El mercado del automóvil en Reino Unido, uno de los más sanos de Europa
El mercado del automóvil en Reino Unido, uno de los más sanos de Europa

Tampoco Francia atraviesa por su mejor momento ya que su mercado cayó un 19% y acumula ya un descenso del 14% en lo que va de 2012, su peor momento desde 1997, lo que ha llevado al Grupo PSA, una de las joyas de la corona del país galo, a anunciar recientemente nuevas y más duras medidas de ajuste tanto de plantilla como de producción.

Sin embargo, no todo fueron malas noticias ya que, para compensar estas negativas cifras de ventas, la crisis parece haber desaparecido de mercados como el alemán, que continúa con un buen pulso, especialmente gracias al segmento del alquiler. Pese a registrar un ligerísimo descenso en sus ventas del 2%, los datos acumulados este año sitúan a Alemania como la locomotora de Europa, con casi un tercio del total de ventas registradas en territorio europeo. De hecho, las previsiones estiman que Alemania cerrará el año con un total de 3,1 millones de unidades vendidas, unas cifras que no se alcanzaban desde 2007, año de inicio de la crisis.

Del resto de países importantes, Reino Unido ha experimentado un incremento en las ventas en el mes de noviembre, con un total de 149.191 unidades, esto es , un 5%más con respecto a octubre. En este sentido, Gran Bretaña ha sido de los pocos países europeos cuyo PIB ha crecido en el último trimestre y todas las previsiones para 2013 son francamente positivas.

Curiosamente, y en paralelo a estas acusadas –y preocupantes- bajadas hay una serie de mercados que podíamos considerar como “emergentes” que están registrando unos porcentajes de ventas francamente interesantes. Nos referimos a países como Islandia, Letonia o Hungría. Estos países han experimentado grandes subidas en sus mercados, con incrementos del 55, 19 y 15%, respectivamente y las perspectivas son absolutamente halagüeñas de cara al futuro.

No obstante, el problema está en que el peso de estos mercados todavía es muy  escaso si lo comparamos con el de los grandes países europeos, que salvo las excepciones citadas, camina cuesta abajo y sin frenos, por lo que todo apunta a que el año que viene las cosas vayan aún a peor.

ventas-europa-noviembre-2012