GP de Australia: Arranca la temporada con una gran victoria de Kimi Raikkönen y un podio de lujo con Alonso y Vettel


gp-australia-2013-podium

El arranque de la temporada no ha podido tener una mejor y más emocionante puesta de largo. Tras vivir el Diluvio Universal en la jornada del sábado, que obligó a  posponer la Q2 y la Q3 a la mañana del domingo, apenas seis horas antes de la misma carrera, la primera carrera del año no ha defraudado.

En una carrera en la que ha habido prácticamente de todo, desde una salida fulgurante hasta un carrusel más o menos previsto de cambios de ruedas en boxes, pasando por adelantamientos increíbles, Kimi Raikkönen ha prolongado de forma brillante el excelente estado de forma que ya apuntaba Lotus en la pretemporada. Con una valiente estrategia de ir a tan solo dos paradas, el finlandés ha sacado petróleo de su monoplaza y ha culminado una gran remontada, ya que partió en una discreta séptima plaza y su rendimiento en los entrenamientos matinales no hacían presagiar nada parecido en carrera.

Detrás de él ha finalizado en segundo lugar un gran Fernando Alonso, demostrando que por primera vez en años, Ferrari está al mismo nivel que sus rivales. En tercer lugar, el campeón del mundo Sebastian Vettel, al que los compuestos de Pirelli han dejado en franca situación de inferioridad frente a sus dos competidores y que bastante ha tenido con aguantar su privilegiada posición en el cajón.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó con una espectacular salida en la que Sebastian Vettel hacía valer prácticamente sin esfuerzo su pole, obtenida de forma aplastante apenas unas horas antes. En cambio, su compañero de Red Bull y en la primera línea de parrilla, Mark Webber -y desgraciadamente ya no es noticia- se despeñó de forma inexplicable, perdiendo su posición no sólo ante Lewis Hamilton, que salía tercero, sino ante los dos Ferrari. Es más, Webber cayó hasta la séptima plaza.

Capítulo aparte mereció la salida de Fernando Alonso y, sobre todo, de Felipe Massa. El brasileño protagonizó un arranque no sólo rápido sino valiente, situándose en segundo lugar y resistiendo el ataque de su compañero Alonso, que rebasó también sin demasiado esfuerzo a un sorprendido Hamilton, que se vio de repente envuelto entre los dos monoplazas italianos.

A partir de ahí comenzó lo que parecía un remedo de la temporada pasada, con Vettel al comando y cobrando una ligera ventaja sobre los dos Ferrari. Massa, con mucho ritmo, no sólo aguantó un fuerte ataque de Alonso sino que además se logró distanciar mínimamente de él, sin que el asturiano pudiera alcanzarle.

Pero aquí empezó lo que ya se adivinaba en pretemporada y es que los compuestos super blandos de Pirelli iban a jugar un papel destacado por su rápida degradación y lo que, hace un año era casi impensable, comenzó a ocurrir en apenas cuatro o cinco vueltas. La degradación de los compuestos del Red Bull de Vettel empezaron a ser más que evidentes y el monólogo que tenía previsto interpretar el tricampeón, se fue enseguida al traste en cuanto sus ruedas traseras se desplomaron y Massa y Alonso pronto empezaron a echársele encima, de forma amenzadora.

gp-australia-2013-kimi-start
Kimi Raikkönen, en el momento de la salida

El alemán empezó a dar inquietantes síntomas de agotamiento. Unos síntomas que también empezaron a acuciar a otros rivales de interés que venían por detrás, como los Mercedes de Hamilton y Rosberg, que rápidamente fueron pasto del empuje de Raikkönen, que venía mucho más fresco y con más ritmo. Este elevado ritmo, unido al parón que supuso la súbita degradación de las ruedas de Vettel, provocaron que el finlandés se acercase rápidamente al trío de cabeza.

Así las cosas, Red Bull tuvo que mandar parar a Vettel en la séptima vuelta, algo que rápidamente copiaron en Ferrari y Lotus. Algo extraño porque no parecía que el rendimiento del Ferrari de Massa fuese ni mucho menos acreedor a una parada tan prematura cuando lideraba la carrera. Y algo similar debió pensar Raikkönen cuando fue llamado a boxes un par de vueltas después que el brasileño, al mismo tiempo que lo hacía Alonso. Lo del asturiano era comprensible porque gracias a ello, logró adelantar a Vettel saliendo por delante del alemán. Lo de Massa, no es comprensible porque dio al traste con las mejores vueltas en pista del brasileño en el día de hoy, hasta el punto que terminó por costarle el podium al final de la carrera.

Una carrera que nos dejaba a un sorprendente Adrian Sutil como líder. El Force India estaba funcionando perfectamente, sin acusar degradación alguna. Por ello pronto se convirtió en una auténtica mosca cojonera para Vettel, incapaz de darle alcance hasta que el piloto de Force India no tuvo más remedio que entrar ya en la vuelta 22.

Esto motivó que las cosas por delante se apretasen de forma exagerada, con Hamilton, liderando la carrera mientras intentaba aguantar en una suicida estrategia a dos paradas,  seguido de Alonso y Vettel, cada vez más rezagado, acusando nuevamente una preocupante degradación también en sus compuestos duros. De hecho, y pese al pundonor del británico, el piloto español pronto dio buena cuenta de Hamilton, pasando a liderar la carrera en la vuelta 31, justo en el momento en el que el Ferrari estaba en plenitud de rendimiento y volaba sobre el asfalto de Albert Park.

Paralelamente, Kimi Raikkönen hacía la que se presagiaba como su segunda y última parada. Una decisión no sólo acertada sino que fue decisiva para el devenir de la carrera. El finlandés empezó a exprimir sus nuevos compuestos y comenzó a reducir de forma paulatina pero machacona sus diferencias con Alonso, sabedor además de que el español debía entrar al menos una vez más  cambiar neumáticos. Sólo Sutil, que se mantenía en pista con una sola parada, aguantaba el tipo a los dos grandes mientras que por detrás, Massa no podía con Vettel, instalado en una cómoda posición, que aparentemente le podía garantizar al menos un puesto en el podium.

Sin embargo, Kimi aguantó el tipo de forma muy airosa y al llegar a la vuelta 43, adelantaba de forma espectacular a Sutil, algo que también realizaba sin apenas esfuerzo Alonso tan sólo tres vueltas más tarde. Con una distancia cercana a los ocho segundos entre ambos y con el Ferrari de Alonso a toda máquina, parecía que a no tardar mucho, el asturiano podría llegar a la estela del Lotus del finlandés, cuyas ruedas -al menos en teoría- deberían estar en peor estado que las del Ferrari.

gp-australia-2013-diresta-massa
Gran carrera de Paul Di Resta, con una arriesgada estrategia a dos paradas

Pero lejos de ser así, Kimi empezó a volar sobre Melbourne, impidiendo no sólo que el asturiano se le acercase sino que la distancia comenzó a crecer lentamente, pasando de seis a ocho segundos en tan solo dos vueltas. Mientras tanto, por detrás la duda estaba en saber si Adrian Sutil podría aguantar con una sola parada, con lo que desplazaría del podium a Vettel. No pudo ser, y la valiente carrera del alemán se fue al traste cuando tuvo que entrar en la vuelta 47 a realizar su segunda parada. Sutil cayó hasta la quinta plaza, justo detrás de Felipe Massa y delante de Lewis Hamilton.

La lucha por el pódium prometía porque Sebastian Vettel estaba absolutamente “tieso”, al tiempo que sus mecánicos le suplicaban por radio que cuidase sus ruedas porque sus neumáticos duros ya no aguantaban más y la distancia que había cobrado con respecto a Massa pronto se había diluido. Lamentablemente, los compuestos de Massa también empezaron a dar síntomas de agotamiento, teniendo que tirar la toalla cuando quedaban algo menos de 10 vueltas para el final y cuando pudo comprobar que Sutil, con ruedas super blandas nuevas, tampoco iba a ser una amenaza para el brasileño.

Adrian Sutil pagó cara su osadía. En las 10 vueltas que el piloto de Force India estuvo en pista con sus compuestos nuevos no sólo no mejoró su posición sino que además sufrió un desgaste espectacular que le llevó no sólo a perder el quinto puesto ante Lewis Hamilton sino la sexta plaza ante Mark Webber, que lo dio todo en las últimas vueltas para paliar de alguna forma su horrible carrera de hoy ante su público.

Las últimas vueltas fueron absolutamente soporíferas. Kimi era consciente de que no podía arriesgar lo más mínimo para que sus exhaustos neumáticos traseros no le privasen de una merecida victoria y Alonso también se percató de que no llegaría jamás a dar alcance al finlandés. De hecho, todas las demás posiciones estaban ya decididas, salvo la décima posición. Tampoco cambió puesto que Romain Grosjean se defendió con uñas y dientes del último empuje del McLaren de Sergio Pérez, culminando el descalabro de McLaren en el día de hoy.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor, la valiente y estratégica carrera de Lotus a cargo de Kimi Raikkönen. El finlandés ha confirmado hoy que el poderío del equipo de Enstone mostrado en la pretemporada no era casual. En realidad, el equipo Lotus ha dado primero al encontrar un antídoto eficaz contra la evidente degradación que los compuestos de Pirelli han mostrado para la práctica totalidad de escuderías.

Tampoco debemos perder de vista al equipo Force India ni a la gran carrera de Adrian Sutil. Mientras que los neumáticos -en especial los duros- le respetaron fue un rival incómodo y un hueso muy duro de roer. Mostrando una excelente velocidad punta, ni siquiera Sebastian Vettel pudo con él.

Lo peor, una vez más y hemos perdido la cuenta, la enésima pésima salida de Mark Webber. El australiano vivió un auténtico calvario, lastrado por el hecho de perder casi 10 puestos en la salida y acuciado por los mismos problemas de degradación que Sebastian Vettel, no pudo brillar en ningún momento salvo al final, cuando en un último esfuerzo logró auparse a una discreta sexta plaza, lejos de la segunda que ocupó en la clasificación apenas unas horas antes.

gp-australia-2013-vettelmassa
Sebastian Vettel, luchando con Felipe Massa durante la carrera de hoy

Muy mal McLaren, confirmando los problemas depuesta a punto y rendimiento que había venido avisando Martin Wishmarsh desde hace varias fechas. Habría que remontarse a muchos años atrás para ver a las dos flechas plateadas tan lejos de la cabeza y sin ninguna posibilidad de disputar la carrera. Con Button, noveno, y con el debutante Pérez, muy lejos de los puntos, hoy ha sido un día sencillamente para olvidar. Mucho trabajo tienen por delante en Woking para devolver a la senda del triunfo.

A Red Bull también se le han visto hoy las carencias de un modo muy significativo. Sin velocidad punta, pues su set-up estaba preparado para dominar y no para tener que ir contracorriente, no ha sido en modo alguno competitivo. Pensaban ganar por aplastamiento pero no sólo no pudieron brillar sino que además sufrieron de lo lindo el desgaste de los compuestos Pirelli, tanto los super blandos (algo que entraba en lo previsto) y sobre todo de los duros. Webber tardó apenas cuatro vueltas en realizar su primer pitstop y Vettel, siete. Y como dijimos antes, el alemán sufrió mucho más de lo necesario por culpa del enorme desgaste de sus compuestos en las últimas 10 vueltas de la carrera.

Sebastian Vettel tuvo palabras de reconocimiento hacia Ferrari,y en concreto hacia la carrera de Alonso. Unas palabras muy alejadas de las graves insinuaciones que el asturiano lanzó por la tarde-noche de ayer, tras conocerse la suspensión de los entrenamientos de calificación. Alonso deslizó que en el parc fermé los Ferrari no serían tocados por nadie, algo que dudaba que ocurriese en los boxes de otros equipos.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Tras 58 apasionantes vueltas, la carrera de hoy en Melbourne ha quedado de la siguiente forma:

1º) Kimi Raikkönen (Lotus), en 1h 30′ 03”

2º) Fernando Alonso (Ferrari), a 12,4”

3º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 22, 3”

4º) Felipe Massa (Ferrari), a 33,5”

5º) Lewis Hamilton (Mercedes), a 45,5”

6º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 46,8”

7º) Adrian Sutil (Force India Mercedes), a 1′,05”

8º) Paul Di Resta (Force India Mercedes), a 1’08”

9º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 1’21”

10º) Romain Grosjean (Lotus), a 1’22”

Alonso y Raikkönen, sonrientes en el pódium
Fernando Alonso y Kimi Raikkönen, sonrientes en el pódium

Como es lógico, el Mundial de Pilotos mantiene esta misma clasficación, con Kimi Raikkönen como primer líder del año, seguido de Fernando Alonso y Sebastian Vettel, con 25, 18 y 15 puntos respectivamente. Evidentemente, aún es muy pronto para decir quién es favorito para el título, con todo por disputar. Sin embargo, la resistencia al desgaste que ha mostrado Lotus hoy puede ser un seguro de vida, al menos hasta que los equipos presenten sus primeras grandes evoluciones, previstas como siempre de cara al GP de España, que este año se disputará en Montmeló en mayo.

Casi tanto como la solidez de Fernando Alonso. Mientras las ruedas aguantaron, demostró ser el más rápido en pista y mostrando que Ferrari, por primera vez en muchos años, ha afrontado el inicio de la temporada con total garantía y en plano de igualdad con respecto al resto. Es más, hoy por hoy está por encima de Red Bull, al que su impecable trabajo aerodinámico ha podido lastrar en lo que a desgaste de neumáticos se refiere. Hoy ha estado muy lejos de lo esperado y del potencial que llegó a mostrar en la peculiar jornada de calificación vivida hace tan sólo unas horas.

Anuncios

Autor: Diego J. Montero

Impenitente fan de Bruce Springsteen y madridista confeso, Mourinhista hasta las cachas y aficionado a los coches, a las motos y, en definitiva, a todo aquello que huela a gasolina...

3 comentarios en “GP de Australia: Arranca la temporada con una gran victoria de Kimi Raikkönen y un podio de lujo con Alonso y Vettel”

  1. Brillante, como siempre, querido amigo, perdona que no hay comentado en otros artículos, creí que era más complicado.
    Malasia promete ser muy interesante, a ver si nos proporciona momentos tan buenos como Australia.
    Veo a Lotus muy fuerte, ¿no crees? ¿Será Kimi capaz de ganar en Sepang también?
    Y respecto a la aparente mejoría de Ferrari y la aparente bajada de rendimiento de RB, ¿qué opinas? ¿Reales o ficticias?
    Un fuerte abrazo, un placer leerte.
    Jesús.
    #PasiónxlaF1 #SonreírEsGratis

    Me gusta

    1. No hay de qué excusarse, amigo. Malasia, como siempre, será toda una incógnita por el tiempo que podamos encontrarnos. Tan pronto te puede caer la del pulpo y se tiene que suspender la carrera como en 2009 como que pasas por las cuatro estaciones como el año pasado, en el que ganó Alonso detrás de un sorprendente Sergio Pérez.

      Parece que Lotus sigue su idilio con los compuestos de Pirelli como en la pretemporada, algo que por lo que parece a Red Bull se le ha atragantado. Muy extraño el comportamiento de los Red Bull. Se desfondaron enseguida con los superblandos pero sorprendió mucho que también se desfondaran con los intermedios. Esa y no otra fue la única razón por la que, en mi opinión, Vettel sólo tuvo oportunidad de nadar y guardar la ropa. Mucho trabajo por delante van a tener los ingenieros de Red Bull para solventar ese problema porque si dejan de ser competitivos apenas tres o cuatro vueltas después de cada pitstop, lo van a tener en chino este año.

      Salu2

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s