GP de China 2013: Portentosa exhibición de Fernando Alonso y Ferrari en Shanghai


GP-China-2013-alonso-podium

Fernando Alonso ha logrado hoy en Shanghai una victoria que se ha producido con una autoridad y un poderío insultante, que confirma el excelente estado de forma de Ferrari esta temporada y apuntado en Australia -donde el asturiano finalizó segundo- y del que sólo se pudieron atisbar unos instantes en Malasia, cortados de raíz con su abandono en Sepang.

El piloto español ha dominado de principio a fin la carrera y no ha encontrado oposición en ninguno de sus principales rivales hoy. Ni siquiera Lewis Hamilton, poleman hoy en China y el único que pudo aguantar el empuje de Alonso en los primeros instantes, ha supuesto un problema para el piloto de Ferrari. De hecho, la distancia sideral que le ha sacado al segundo clasificado hoy, el finlandés Kimi Raikkönen -superior en más de 10 segundos- y al tercero, el propio Hamilton, no ha sido más que un leve reflejo de la enorme superioridad que ha mostrado hoy el español durante toda la carrera.

Los neumáticos, una vez más han sido claves en el desarrollo de la prueba ya que sólo Alonso ha sido el único que no ha tenido problemas con los ellos. Vistas las primeras carreras, da la sensación que Ferrari es el único fabricante que parece haber dado con la tecla para una mejor conservación de los compuestos y ha sido, con mucha diferencia, el que menos ha sufrido para su conservación en carrera. Hasta Sebastian Vettel, que hoy ha protagonizado una gran remontada  y ha finalizado en cuarto lugar, se ha visto impotente para mantener un ritmo mínimamente competitivo salvo en el último tercio de la jornada.

Por último, los ánimos siguen encendidos en el seno de Red Bull. Cuando parecía que las disculpas -aparentemente sinceras- de Vettel tras saltarse las órdenes de equipo en Malasia habían rebajado la tensión en el equipo austríaco, unas declaraciones extemporáneas del alemán el viernes diciendo que no iba a ayudar a Webber a ganar se han sumado a todo un carrusel de problemas técnicos y mecánicos que ha sufrido el propio Webber durante todo el fin de semana y que le dejaron fuera de la calificación por una avería en la bomba de gasolina y por un descuido al apretarle una tuerca en su rueda trasera izquierda en su último pitstop, que acabó por dejarle fuera de carrera. Si las aguas no bajaban serenas en Red Bull antes, no quiero ni imaginarme cómo estarán ahora.

Análisis de la carrera

La carrera empezó con una imagen insólita y era la del Red Bull de Mark Webber saliendo último desde el pitlane. Pese a que el australiano no acabó la cualificación del sábado sino que su monoplaza se paró durante la disputa de la Q2, por un problema con la bomba de la gasolina (similar al que sufrió Vettel en los entrenamientos del GP de la India en 2012), el tiempo marcado hasta entonces le permitía salir en 11ª posición.

Sin embargo, desde el equipo se optó por sustituir la caja de cambios así como por realizar una serie de reglajes que motivaron que finalmente el Red Bull de Webber fuese de la partida desde el pitlane y en último lugar.

Fernando Alonso y Felipe Massa, liderando el GP de China
Fernando Alonso y Felipe Massa, liderando el GP de China

Pese a esta nota anecdótica -que luego no lo fue tal para el australiano pues le marcó para toda la carrera- la salida se produjo sin muchos sobresaltos, con Hamilton defendiendo bien la pole, seguidos por los Ferrari de Alonso y Massa, que rebasaron sin dificultad al Lotus de Raikkönen, protagonista de un pésimo arranque. Un arranque que tampoco le fue nada bien a Vettel. El alemán, que partía desde la novena plaza se vio encajonado por sus rivales, por lo que pronto perdió ritmo con respecto a la cabeza de carrera.

Pese a que Hamilton lideró la carrera las primeras vueltas, pronto se vio que Fernando Alonso iba con mucho más ritmo. En realidad, sólo la imposibilidad de usar el DRS durante las primeras vueltas así como el orgullo y la conocida dureza del británico impidieron que el asturiano le hubiese rebasado antes. Sin embargo, la superioridad manifiesta de los Ferrari y que la gestión de los compuestos blandos en Mercedes sigue siendo su principal Talón de Aquiles, hicieron que la resistencia de Hamilton decayese enseguida y en la quinta vuelta, primero Alonso e instantes después Massa, adelantaron al Mercedes.

Por detrás, Rosberg circulaba en tierra de nadie mientras que la lucha por la quinta plaza era a brazo partido entre Grosjean, Button, Vettel y un sorprendente Hulkenberg, un invitado inesperado a la fiesta pero que respondía con uñas y dientes a la presión que le aplicaban sin descanso sus rivales, en especial el piloto de Red Bull.

Todo iba como la seda para los Ferrari, que empezaban a poner tierra de por medio sobre los Mercedes. No obstante, estuvo de cambiar la historia cuando Esteban Gutiérrez cometía un error en la frenada de la recta de atrás y destrozaba su Sauber contra la trasera del Force India de Adrian Sutil. El incidente estuvo a punto de protagonizar la entrada del Safety Car en pista.

Sin embargo, como el accidente se produjo prácticamente en la escapatoria, el monoplaza del mexicano y los múltiples trozos de fibra de carbono resultantes del golpe quedaron en la escapatoria, no fue necesaria la entrada del coche de seguridad, lo que permitió que los dos Ferrari continuaran cobrando ventaja sobre el resto, habida cuenta del descalabro que empezaban a sufrir los dos Mercedes ya que la cómoda distancia que tenía sobre el pelotón perseguidor empezó a diluirse hasta el punto que en apenas dos vueltas era rebasado, lo que motivó que ambos coches fuesen llamados de urgencia al box para su primera parada, de forma simultánea.

En la séptima vuelta se produjo la entrada en boxes de Raikkönen y Alonso, aunque con desigual fortuna. El asturiano lograba salir delante de Hamilton pero el finlandés lo hizo detrás de Webber mientras que la carrera era liderada por Nico Hulkenberg, seguido por Sebastian Vettel. Los dos alemanes, que habían salido con neumáticos duros no tenían necesidad de entrar aún pero, pese a la diferencia de montura, el tricampeón se mostraba impotente ante su compatriota, mostrando una alarmante falta de velocidad punta en su Red Bulll. Esta lucha desigual se mantuvo hasta que en la vuelta 15 ambos pilotos entraban en boxes. Allí los mecánicos de Red Bull se mostraron implacables con una parada perfecta, algo que no le pasó al bueno de Hulkenberg ya que un pequeño enganchón al apretar la rueda trasera derecha del Sauber, le hizo perder unas décimas preciosas que Vettel aprovechó para salir delante del piloto de Sauber.

Mientras tanto, Fernando Alonso, con ruedas más frescas, comenzó a volar sobre el asfalto chino y poco a poco empezó a remontar posiciones. Una pequeña remontada que se vio favorecida porque justo detrás de él, Mark Webber y Jean-Eric Vergne protagonizaron un extraño y sorprendente accidente, especialmente dada la vinculación existente entre Red Bull y Toro Rosso.

Por motivos que desconocemos, en la vuelta 15 y cuando el australiano se disponía a atacar al francés en la entrada de una curva, el piloto de Toro Rosso cerró de forma abrupta la puerta, justo cuando Webber acometía la maniobra del adelantamiento, llevándoselo por delante. Ambos monoplazas trompearon, llevándose la peor parte el Red Bull, que con el morro destrozado tuvo que encaminarse a boxes. Allí se produjo otro nuevo problema que ha despertado las suspicacias de los enemigos de Vettel y amantes de las conspiranoias más retorcidas, ya que por error, uno de sus mecánicos no atornilló bien la rueda trasera izquierda y cuando apenas llevaba unos metros en pista, Webber tenía que reducir su velocidad mientras que era llamado a boxes de nuevo.

No pudo llegar a buen puerto el australiano ya que cuando estaba a punto de acceder a la recta de tribuna la rueda se desprendía de su monoplaza. Una irresponsabilidad que estuvo a punto de causar un buen susto ya que la rueda, botando libremente por la pista, estuvo a punto de alcanzar a Massa y Vettel, que venían justo por detrás. Este incidente, además de despertar las susceptibilidades de muchos y alimentar fantasmas del pasado a base de conspiraciones ridículas, puso punto final a un aciago fin de semana para Mark Webber, que se despedía de la carrera con gesto cariacontecido ante el cúmulo de desgracias sufridas.

Al mismo tiempo, la carrera nos dejó otro incidente que estuvo a punto de dejar fuera a otro de los favoritos. En este caso, Kimi Raikkönen y Sergio Pérez se tocaban de una forma muy similar a Vergne y Webber aunque afortunadamente para ambos, y pese a lo espectacular del golpe, no tuvo consecuencias para ninguno. Así pues, cuando Kimi iba a adelantara Pérez, éste le cerró todos los huecos de forma ciertamente exagerada. El Lotus del finlandés se tenía que ir ligeramente fuera de pista, perdiendo el control durante unas décimas. Las suficientes como para que el morro del coche de Kimi impactase contra la trasera del McLaren del mexicano. Sin embargo y pese al cabreo monumental del finlandés y del boquete que el impacto abrió en el morro del Lotus, ninguno de los dos tuvo mayores problemas para seguir en carrera.

Por delante, las cosas no parecían cambiar demasiado. Alonso seguía como un martillo pilón, marcando cronos extraordinarios, hasta lograr llegar a Button. El británico era el único que no había entrado aún a cambiar sus ruedas, en una clara estrategia a dos paradas. Sin embargo, su empuje y sobre todo, el penoso estado de sus compuestos no le permitieron oponer la más mínima resistencia al asturiano que, tras 24 vueltas y con las cosas más o menos en su ser, volvía a liderar la carrera.

Llegados a la mitad de la prueba y, salvo Button y Vettel, que sólo habían entrado una vez en boxes, las cosas parecían bastante claras. Por una parte, Alonso seguía metiendo tiempo a sus rivales y, por otra, sólo Hamilton y Raikkönen, que no acusaba ninguna consecuencia del duro impacto sufrido vueltas atrás, eran capaces de intimidarle mínimante. Ni siquiera el líder circunstancial de la carrera, Sebastian Vettel -cuyo rendimiento era sensiblemente inferior- podía oponerse al empuje del asturiano, hasta el punto que, ante la llegada del piloto de Ferrari, su propio equipo le dijo por radio que ni intentara luchar con el español porque no iba a ser rival para él. Y así fue. El asturiano le arrancó de golpe las pegatinas al Red Bull que, incluso, dio la sensación que entregaba la cuchara antes de tiempo.

Momento en el que Mark Webber pierde la rueda de su coche
Momento en el que Mark Webber pierde la rueda de su coche

Así las cosas, las vueltas se fueron sucediendo sin más trascendencia que ver cómo, por fin, Hulkenberg doblaba la rodilla cuando las ruedas de su Sauber no dieron más de sí y la incógnita de si Hamilton podría rebasar finalmente a Raikkönen o si se conformaría con la tercera plaza. Por su parte, Button seguía en sus trece con su intención de ir a dos paradas, por lo que la duda estaba en saber cuándo haría su última parada y si eso le permitiría luchar por alguna plaza de privilegio, ya que Vettel y Paul Di Resta, no parecían en disposición de molestar al trío de cabeza.

El último tercio de carrera fue, sin duda, lo más emocionante de la carrera. Alonso hacía su última parada en la vuelta 41 y la superioridad era tan manifiesta que, cuando se volvió a encontrar con Vettel apenas un par de vueltas más tarde, el alemán volvió a ser pasto del Ferrari sin ofrecer ningún tipo de oposición. La victoria, pues, estaba ya al alcance del español.

Lo emocionante se produjo cuando Button y Vettel afrontaron sus últimas paradas en boxes y todo apuntaba a que ambos, con ruedas más nuevas, podrían poner en aprietos a Raikkönen y Hamilton, cuyas ruedas habían dicho “basta” y habían dejado de ofrecerse batalla mutuamente. Sin embargo, el resultado de esta operación fue desigual. A Button y su McLaren se le atragantaron los compuestos blandos y, pese a que rodó de forma fantástica su primera vuelta con las ruedas nuevas, pronto se desfondó y cayó a la séptima posición. Por el contrario, Vettel parecía poseído por el demonio y comenzó a volar. Su único rival, la distancia. El alemán aguantó hasta la vuelta 52 para entrar, por lo que la separación con respecto a sus rivales directos parecía insalvable, a más de 10 segundos.

A punto estuvo Sebastian Vettel de arrebatarle el tercer puesto a Hamilton
A punto estuvo Sebastian Vettel de arrebatarle el tercer puesto a Hamilton

Pese a todo, el campeón sacó su casta y comenzó a volar y a recortar las diferencias sobre sus rivales a un ritmo de casi tres segundos por vuelta, hasta el punto que llegó a soplarle directamente en el cogote a Hamilton en la recta de meta, donde estuvo a punto de rebasarle, aunque no lo logró por escasas décimas, dejando finalmente las cosas como estaban, con Fernando Alonso como merecido vencedor, escoltado por Kimi Raikkönen y Lewis Hamilton.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, el despliegue de potencial y superioridad mostrada no sólo por un magistral Fernando Alonso sino por el equipo Ferrari, confirmándose -al menos hoy por hoy- como el más firme candidato al título y no sólo de pilotos sino que también me atrevería a decir que de constructores.

Es ciertamente pronto para hablar de ello pero las expectativas son máximas. La escuadra italiana está en plena forma y, sobre todo, porque tras las tres primeras carreras del año, da la sensación que los F138 son los monoplazas que mejor gestionan, con diferencia, los compuestos de Pirelli, especialmente los blandos. Si a eso lo unimos al talento de un piloto en plena madurez como Alonso -que hoy ha sido un auténtico martillo pilón- y con un hambre desmedido de triunfos, sitúan a Ferrari en primera línea, muy por delante incluso de Red Bull y Mercedes.

Fernando Alonso, dando buena cuenta de Sebastian Vettel
Fernando Alonso, dando buena cuenta de Sebastian Vettel

También es de destacar la arriesgada estrategia de Red Bull con Sebastian Vettel. Vista su inferioridad hoy con respecto a Ferrari y Mercedes y que se pudo ver a las claras en el, hasta ahora, territorio reservado casi en exclusiva a los austríacos como es la clasificación de los sábados, no les quedaba otra a Horner y sus chicos que arriesgar con algo diferente. Y lo lograron. Pese a no ser en absoluto competitivo, con una velocidad punta escasa, que se podía apreciar en recta donde tenía graves problemas a la hora de adelantar, la gestión del último stint fue magistral, hasta el punto que estuvo de muy poco haber subido al cajón, tras unas cuatro vueltas finales fantásticas.

Algo similar pasó con McLaren. Sin ritmo ni potencial arriesgaron como Red Bull con una estategia a dos paradas. Y a punto estuvieron de conseguir algo importante, de no ser porque el monoplaza británico, que se comportó dignamente con los compuestos duros, se viniese abajo de forma espectacular tras su última parada. Aun así, acabó quinto por detrás de Vettel.

Por último hay que destacar las excelentes actuaciones de dos pilotos que, a la chita callando, estuvieron todo el rato en la pomada, batiéndose el cobre con los más grandes. Nos referimos al Force India de Paul Di Resta y al Sauber de Nico Hulkenberg. Ambos rayaron a gran altura, especialmente el alemán, que llegó incluso a liderar durante unos instantes la carrera. La lástima para él fue que su último tramo, con neumáticos blandos fue bastante pobre y perdió todo lo que había ganado, aunque acabó en los puntos. Por su parte, el escocés estuvo bastante firme todo el tramo y, aunque sin estridencias ni acciones espectaculares, fue capaz de aguantar el tirón y pese a que al final perdió su posición con Vettel y Button, al menos acabó llevándose el premio en forma de unos pocos pero preciados puntos.

Lo peor tiene nuevamente como protagonista a Mark Webber. No le podían haber salido peor las cosas al australiano este fin de semana puesto que, para “redondear” la faena, Webber ha sido sancionado con tres puestos para la próxima carrera por su maniobra con Vergne. Sin embargo y sin querer entrar en polémicas que considero absurdas, considero que todo ha sido un cúmulo de mala suerte. Me parece inconcebible que se aliente que en un equipo como Red Bull y con tanto dinero en juego se quieran arriesgar a perder puntos en el Mundial de Constructores -el otro gran caballo de batalla para la escuadra austríaca- por un quítame allá esas pajas y a una rivalidad mal entendida entre sus pilotos.

Resulta absurdo pensar que, de forma consciente, alguien en el seno de Red Bull quisieran dejar sin gasolina a Webber en la Q2 del sábado. Pero más retorcido y torticero aún resulta imaginar siquiera que ningún miembro del equipo haya dejado aposta sin atornillar la rueda del australiano, sólo para perjudicarle. Es más, este error no le ha salido gratis a Red Bulll ya que, al finalizar la carrera, el equipo de las bebidas energéticas ha sido castigado con 5.000 euros por este hecho.

Además, el riesgo que el hecho que una rueda se salga y circule libremente por el trazado es de tal calibre que revuelve las tripas considerar que algo así pudo hacerse de forma premeditada. No olvidemos que en un incidente parecido a éste, con una rueda que saltaba sin control por el trazado, el piloto de GP2 Henry Surtees encontró la muerte en 2009.

Tampoco es para tirar cohetes la actuación de Felipe Massa, de nuevo por debajo del bólido que pilota. Pese a que fue el sacrificado por el equipo tras el primer pitstop, ya que fue llamado tarde y además introducido de nuevo en una zona de tráfico que le hizo perder parte de sus opciones, nunca se le vio cómodo sobre el asfalto. Es más, ni siquiera fue capaz de proteger su posición cuando Vettel empezaba su remontada a mitad de carrera, que es lo mínimo que se le debe a exigir a un escudero de categoría como se supone que es él. Los más de 40 segundos a los que terminó el brasileño con respecto de su compañero de equipo son la peor de las credenciales que se deben exhibir a la hora de ganarse una renovación…

Por último, mala suerte de nuevo la de Adrian Sutil. El piloto de Force India no sólo vio cómo se iba al traste su carrera al verse alcanzado por Esteban Gutiérrez en las primeras vueltas sino que además se llevó un buen susto cuando, al entrar en boxes tras el impacto y ya sin posibilidad de volver a pista al tener el alerón trasero destrozado, su monoplaza empezó a arder.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 56 apasionantes vueltas al precioso trazado del Circuito de Shanghai, la clasificación de la carrera quedó como sigue:

1º) Fernando Alonso (Ferrari), en 1h 36′ 26”

2º) Kimi Raikkönen (Lotus), a 10,1”

3º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 12,3”

4º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 12,5”

5º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 35,2”

6º) Felipe Massa (Ferrari), a 40,8”

7º) Daniel Ricciardo (Toro Rosso Ferrari), a 42,6”

8º) Paul Di Resta (Force India Mercedes), a 51”

9º) Romain Grosjean (Lotus), a 53,4”

10º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 56,9”

Finalmente, pese a que se anunció una investigación durante la carrera por el hecho de que varios pilotos, entre ellos Vettel y Raikkönen, utilizaron el DRS en un momento en el que había banderas amarillas en pista, finalmente la cosa no ha quedado en nada y ninguno de los muchos pilotos afectados por la investigación ha sido sancionado.

Fernando Alonso, alborozado tras cruzar la meta en Shanghai
Fernando Alonso, alborozado tras cruzar la meta en Shanghai

En lo que se refiere a la situación actual del Mundial de Pilotos, no hay cambios en el liderato, que sigue en manos de Sebastian Vettel con 52 puntos, aunque las posiciones se aprietan. Kimi Raikkönen es segundo, con 49 puntos mientras que Fernando Alonso es tercero, con 43 puntos, aunque seguido muy de cerca por Lewis Hamilton, con 40 puntos. De momento, estos cuatro pilotos son los que están más en forma ya que el quinto, Felipe Massa, está a 10 puntos ya del británico y, por las trazas, no parece que sea una amenaza para los que le anteceden.

Por su parte, en lo que concierne al Mundial de Constructores, tampoco hay cambios en la cabeza aunque las diferencias se han estrechado sensiblemente. Red Bull continúa al frente del campeonato de marcas con 78 puntos pero ahora Ferrari se le ha acercado mucho y está ya sólo a cinco puntos de distancia mientras que Lotus es tercero con 60 puntos.

La próxima cita será en apenas una semana, en el trazado de Bahrein, un territorio marcadamente Ferrari ya que ha ganado en cuatro ocasiones. Además se trata de un circuito que podríamos decir que es casi propiedad en exclusiva de Fernando Alonso. El español ha vencido en tres de las ocho ediciones en las que se ha disputado, de las cuales dos fueron con Renault en 2005 y 2006 y la última en 2010, ya con Ferrari en la que además fue su debut en el Mundial defendiendo los colores de la Scuderia.

Si todo sale como debe, no me duele en prenda apostar por una nueva victoria del piloto español porque no hay tiempo material para mejoras y la superioridad manifestada en este inicio de temporada por Ferrari hacen presagiar que, de nuevo, Fernando Alonso estará luchando por el triunfo. Las dudas están en quién acompañará al español en el pódium ya que Lotus sigue muy fuerte y Mercedes, aunque sigue sin dar con la tecla de la fiabilidad, tiene como aval el concurso de Hamilton, aunque para los alemanes todo pasará por el comportamiento de los Pirelli PZero en carrera.

2 comentarios sobre “GP de China 2013: Portentosa exhibición de Fernando Alonso y Ferrari en Shanghai

  1. Gracias por enseñarnos cada día un poco más, no sólo sobre Fórmula 1, sino sobre todo el mundo del motor en general.
    Eres un crack, Diego, tu análisis de las carreras y tu forma de narrar y explicar las cosas es fantástica, y te agradezco mucho el que lo compartas con todos nosotros.
    Poco que añadir, salvo dos cosas: coincido contigo en que lko de las teorías conspiratorias en Red Bull contra Webber son absurdas, pero no hay duda de que, cuando menos, los errores que se cometen con el australiano deberían costarle su puesto de trabajo a alguno, ¿no crees?
    La otra, es que discrepo contigo en la manifiesta superioridad de Ferrari, yo no lo tengo tan claro, hay algo en mí, tal vez los resquemores provocados por las decepciones de temporadas pasadas, que no me permiten fiarme del todo,
    A ver Bahrain, será una buena piedra de toque.
    Un fuerte abrazo.
    Jesús.

    Me gusta

    1. De nuevo me vuelves a poner colorado 🙂 Muchas gracias a tí por seguirme!!!! Lo de Red Bull es un cúmulo de mala suerte que se ha cebado con el pobre Webber. Pero hay que recordar cómo fue el inicio de Red Bull el año pasado, precisamente hasta Bahrein, que curiosamente ganó Vettel contra todo pronóstico. Estoy de acuerdo contigo al 100% en que deberían rodar cabezas en Red BUll, no ya por el cante que supone la imagen de ver uno de sus otrora triunfantes monoplazas arrastrándose por la pista sino por el enorme riesgo producido con al salida de la rueda, que como se vio en las imáganes, estuvo a punto de darle un buen susto a Vettel y a Kimi.

      Estos errores, como en su día la famosa tuerca de Renault en Hungría 2009 y alguna otra que recuerde (recuerdo una con un Virgin hace un par de años, que el pobre ni siquiera llegó a salir del pitlane) los hay aunque afortunadamente con escasa frecuencia. Pero por lo que han supuesto, desde luego que deberían traer aparejadas consecuencias. En este mundillo absolutamente profesionalziado como es el de la F1, este tipo de errores no se pueden admitir.

      Y sí, aunque yo no soy Alonsista -pero sí ferrarista y de “rancio abolengo” 🙂 (me salieron los dientes viendo a Gilles Villeneueve)- te aseguro que Ferrari está mejor que nunca, o al menos en los últimos años. Y como dije en la crónica, hoy por hoy no hay ningún monoplaza que entienda a los Pirelli como lo hace Ferrari, en especial los blandos. Tú ves cómo le funcionan al resto de equipos y ves cómo les funciona a Ferrari y te das cuenta de dónde se pueden estar cimentando algunas de las grandes actuaciones de La Scuderia estas tres carreras. Así que no dudes en ser optimista. A menos que medie un desastre como en Malasia, veremos a Alonso en lo más alto en Bahrein. En Barcelona, cuando empiecen a llegar las primeras evoluciones, Dios dirá pero hasta entonces, confianza absoluta en Ferrari…

      Un fuerte abrazo y gracias por estar ahí!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s