Mark Webber cumple 200 Grandes Premios


mark-webber-red-bull

El piloto australiano Mark Webber cumplirá este domingo su Gran Premio número 200, un hito al alcance de pocos pilotos. De hecho, sólo Fernando Alonso cuenta con un registro similar de entre los pilotos en activo en estos momentos. Sin embargo, este hito no podía haber llegado en peor momento para Mark Webber, sumido en una auténtica tormenta de desavenencias en el seno de su equipo. Y es que, desde luego, no corren buenos tiempos para el veterano piloto aussie, que a sus 37 años se puede jactar de un historial dilatado y un buen puñado de triunfos.

En concreto, hay muchas historias detrás de estas 199 carreras disputadas, desde su debut en el GP de Australia de 2002 a bordo de un Minardi. En aquella ocasión, además, su puesta de largo no pudo ser más afortunada ya que logró un meritorio quinto puesto (recordemos que en aquella época sólo se puntuaba hasta el sexto clasificado), que supusieron los primeros puntos en carrera para la modesta escudería italiana desde 1999.

A partir de ahí, su carrera fue creciendo en importancia, fichando al año siguiente por el equipo Jaguar, en el que permaneció dos temporadas y en las que sumó un buen puñado de puntos, especialmente en 2003, cuando finalizó 10º en el campeonato, con un total de 17 puntos.

En el año 2005 se produjo el salto a uno de los grandes, al incorporarse por el equipo Williams-BMW, con Nick Heidfeld como compañero. Ese año fue testigo de su primer pódium, al finalizar tercero en el GP de Canadá. Sin embargo, el coche –que empezó francamente bien la temporada- fue perdiendo fuelle a medida que avanzó la temporada y, aunque consiguió sumar unos cuantos puntos más, lo cierto es que no volvió a ocupar ningún lugar destacado aquel año, finalizando nuevamente en 10º lugar.

En 2006 repitió con Williams, aunque en este caso ya sin el paraguas de BMW y con el debutante Nico Rosberg a su lado. Sin embargo, su trayectoria no fue la más deseable sufriendo un estancamiento en su carrera debido, entre otras cosas, a la escasa fiabilidad del monoplaza británico, que dio al traste con sus pocas posibilidades de puntuar. Tras nada menos que 11 abandonos, Webber finalizó 14º en el Mundial y anunció su fichaje por Red Bull para el año 2007.

Mark Webber, en su debut  con Minardi el GP de Australia de 2002
Mark Webber, en su debut con Minardi el GP de Australia de 2002

Red Bull, un antes y un después para Webber

El fichaje de Mark Webber por Red Bull supuso un cambio radical en su trayectoria como piloto. En el seno del equipo austríaco, Webber ha vivido sus mejores momentos como piloto, con un total de nueve triunfos, 34 pódiums, 11 poles y 14 vueltas rápidas. Además, ha sido testigo directo de la evolución de Red Bull prácticamente desde sus orígenes, pasando de ser un equipo más o menos discreto hasta llegar a ser el gigante en el que se ha convertido en la actualidad.

De hecho, en las siete temporadas que acumula en el equipo de las bebidas energéticas, Webber ha pasado por diferentes situaciones. Su mejor temporada fue la 2010, en la que llegó durante gran parte del año llegó incluso a optar por el título, con cuatro triunfos (España, Mónaco, Reino Unido y Hungría). Sin embargo, a partir del parón veraniego Webber empezó a mostrar síntomas del defecto que más se le achaca como piloto como es su presunta fragilidad mental a la hora de soportar la presión.

Aquel exitoso año estuvo lleno de luces y sombras, ya que al mismo tiempo que iba sumando triunfos, comenzó a fraguarse su tormentosa relación con Sebastian Vettel, su compañero desde 2009, cuando el tricampeón se incorporó a Red Bull tras una deslumbrante temporada en Toro Rosso. Ocurrió en el GP de Turquía, cuando los dos pilotos iniciaron una lucha fratricida por el liderato de la carrera que acabó con ambos corredores fuera de carrera, tras un toque.

Ese incidente, cerrado de forma más o menos airosa por la dirección del equipo, desató la primera tormenta dentro del equipo y, aunque como digo, se apaciguaron los ánimos, se empezó a ver que Webber poco a poco iba a ir perdiendo el favor de su equipo, especialmente desde que Vettel, contra todo pronóstico y con un final de campaña memorable, acabó por proclamarse Campeón del Mundo, en aquel inovidable GP de Abu Dhabi.

alonso-webber-twitterY es que, al mismo tiempo que la figura de Vettel empezó a crecer, tras tres triunfos y un segundo puesto en las cinco últimas carreras de aquella temporada, Webber comenzó a hundirse diciendo adiós al título de forma prematura. Y es que, tras ganar en Hungría, el australiano no volvió a subir a lo más alto del cajón el resto del año. Es más, en la última carrera del año, en la que más se esperaba de él, fracasó con un decepcionante sexto puesto que, de no haber mediado un triunfo de Vettel en aquel Gran Premio, le habría dado el título de pilotos a Fernando Alonso.

Aquel fracaso fue un palo muy gordo para Webber, ya que a partir de entonces tanto Christian Horner como Helmut Marko tomasen la decisión de apostar decididamente por Vettel como caballo ganador del equipo, en detrimento del australiano.  Tampoco ayudó mucho el hecho que Webber confesase que corrió el último tramo de la temporada con un hombro lesionado, lesión que ocultó al equipo y que pudo haberle costado el campeonato a Red Bull.

Sin embargo, aquella apuesta decidida de Red Bull por Vettel ha venido avalada por el éxito, hasta el punto que las diferencias entre ambos, aparte de irreconciliables en lo personal, se han abierto mucho en lo deportivo, especialmente el año pasado cuando Webber acabó sexto, pese a que contó con un gran coche como era el Red Bull RB8.

A partir de ahí, continuas desavenencias entre piloto y equipo y desaires, que culminaron en el GP de Malasia de este año cuando Vettel se saltó a la torera las órdenes de equipo –el famoso nombre en clave “Multi 21”- y ganó aquella carrera pese a haber recibido claras instrucciones de no atacarle y respetar el orden en el que marchaban en carrera.

Dicha actuación ciertamente polémica ha abierto la Caja de Pandora en Red Bull creando una situación ciertamente irrespirable dentro del equipo, agravada aún más por unas declaraciones explosivas de Vettel en la víspera del GP de China, en las que dijo abiertamente que jamás ayudaría a Webber a ganar una carrera. Unas declaraciones que, sumadas al aciago fin de semana en forma de averías, sufridas por el australiano durante las jornadas del sábado y del domingo han hecho que la celebración de sus 200 Grandes Premios hoy quede ciertamente oscurecida.

El futuro de Mark Webber

Pese a todas estas discrepancias, la directiva de Red Bull ha venido confiando en él como escudero del tricampeón ya que Webber ha renovado su contrato con el equipo austríaco en al menos dos ocasiones desde 2010, la última el año pasado, justo cuando todos daban por hecho su fichaje por Ferrari para esta temporada.

Ahora bien, parece más que evidente es que la baraja ya está rota y no veremos a Mark Webber un año más en Red Bull y todo apunta a que el australiano abandonará la Fórmula 1 al acabar la temporada. Sus 37 años son todo un lastre para encontrar un equipo competitivo que quiera contar con sus servicios, especialmente cuando, nos guste o no, Webber ha dado muestras más que de sobra de ser un piloto cuando menos irregular en su rendimiento.

Por caché e imagino que por mero prurito personal, sinceramente no veo a Webber jugándose las habichuelas en un equipo de medio pelo, peleando para pasar de la Q2 y por entrar en los puntos, con toda la “clase media” del paddock.

En este sentido, un rumor ciertamente insistente sitúa a Mark Webber en Porsche de cara al próximo año para abanderar el retorno del fabricante germano a las Le Mans Series y, más concretamente, para las prestigiosas 24 Horas de Le Mans.

Ahora bien, una controvertida imagen publicada esta semana en el Twitter de Fernando Alonso, en la que se le veía junto a Mark Webber, cenando amigablemente en un restaurante,ha disparado los rumores acerca de un posible nuevo interés de Ferrari en el piloto australiano.

No obstante, y pese al innegable prestigio que pilotar para Ferrari reporta a todo piloto que se precie, tampoco veo a Webber como escudero de Fernando Alonso. Sobre todo viendo cómo se respeta el “escalafón” en el seno de La Scuderia. donde el asturiano es el indiscutible número uno. Por ello, no creo que Mark Webber quiera vivir una situación similar a la que ha vivido en Red Bull durante estos últimos años con Vettel. En Ferrari tienen bien claro quién manda, de modo que no concibo al australiano asumiendo el discreto segundo plano que todo segundo piloto de Ferrari, desde tiempo inmemorial, suele tener reservado. Después de lo del “Multi 21” podría ser ciertamente difícil de tragar un “Fernando is much faster than you” como el que tuvo que sufrir Massa en el GP de Alemania de 2010.

En todo caso, desde aquí me quiero sumar a la felicitación que, pese a todo, ha hecho pública Red Bull y a la que, sin duda, se sumarán sus compañeros en el próximo GP de Bahrein este domingo. De momento os dejo un pequeño vídeo-homenaje que su equipo le ha dedicado a su piloto,  aprovechando tan importante y emotivo acontecimiento.

2 comentarios sobre “Mark Webber cumple 200 Grandes Premios

  1. Sólo puedo seguir preguntándome cómo consigues sacar el tiempo y las ideas necesarias para ser tan prolífico en tu blog, querido amigo.
    Ciertamente, muy acertado tu artículo, y coincido en casi todo contigo, aunque me duela que tengas razón en lo de la debilidad mental, pues es sobradamente conocida mi “debilidad” y admiración por el piloto australiano, un verdadero gentleman del deporte.
    Sin embargo, digo en casi todo porque discrepo totalmente en lo que dices del posible fichaje de Webber por Ferrari y el hecho de que no aceptaría un papel de segundón y fiel escudero de Alonso.
    Partiendo de la base de que cada vez son más numerosas las voces que dicen que el australiano no desembarcará en Ferrari, yo creo que sí se lo ofrecieran lo acepatría sin usarlo un sólo instante porque, ¿qué mejor forma de terminar su carrera que pilotando un Ferrari juntó a uno de los mejores pilotos de todos los tiempos al que además le une una grandísima amistad?
    Ten en cuenta que eso le daría la opción de luchar por muchos podios y que, además, cuando las circunstancias de la carrera obligaran, Ferrari y el propio Aonso estarían encantados de favorecer algún triunfo del australiano.
    Por lo demás, magnífica entrada, como siempre.
    Un fuerte abrazo.
    Jesús. @jemarey43

    Me gusta

    1. De nuevo, mil gracias por tus amables y, como siempre, inmerecidas palabras. Bueno, vamos por partes. Sinceramente, creo que la figura y el talento de Webber se ha sobrevalorado, especialmente a partir del año 2010, a raíz del despegue definitivo de Vettel y su consagración en el Olimpo de la Fórmula 1.

      La consigna desde una parte del Lobatismo Alonsista y otro sector de la prensa española en concreto desde que Vettel ganó en 2010 su primer Mundial ha sido desprestigiarle. Y eso sólo se podía hacer mediante un doble punto de vista. Por un lado, hay que vender que Vettel sólo gana porque es favorecido de forma exagerada por su equipo (curiosamente, exactamente igual que lo que pasó con Hamilton entre 2007 y 2008) Esto obliga paralelamente a engrandecer artificialmente la figura de su compañero y presentarle como una pobre víctima de Vettel y los caprichos de Horner y Helmut Marko (el nuevo Ron Dennis para parte del Alonsismo).

      Por otra parte , hay que decir que sólo gana por el coche. Se vende que Newey es una especie de Rey Midas de la ingeniería (que lo es, por cierto) y que Vettel es una especie de “dummy” de esos que ponen en los crash-tests, de modo que, hasta poniendo al Pato Donald de piloto, el ocupante del cockpit de ese coche ganaría no tres sino trescientos mundiales casi sin despeinarse.

      Pues bien, ni una cosa ni la otra son ciertas o, al menos, no son una verdad absoluta.

      En mi modesta opinión, Webber -al que como tú, considero también que es un caballero y un tipo bastante afable- carece del talento y el poderío necesario para haberse hecho con el Mundial y lo ha demostrado ya varias veces. Especialmente en 2010 cuando él solito y sin necesidad de manos negras, dejó escapar un campeonato para el que tenía todos los triiunfos en la mano.

      Y sobre lo de los coches, hay que apuntar que efectivamente, Red Bull lleva tres años construyendo coches absolutamente competitivos y eso, en un deporte como éste, en el que hasta una décima de segundo cuenta, Vettel ha contado con varios monoplazas potentes, poderosos y muy fiables.

      Sin una buena montura, ya puedes ser un gran piloto que nunca podrás ganar. El caso más palmario es Alonso, al que tuvimos que ver arrastrándose dos años consecutivos en esa especie de Dacia Logan que fueron los Renault de 2008 y 2009. Esto significa que puedes poner todo tu talento que si la máquina no anda, no podrás ganar nunca. Por tanto, efectivamente gracias a los monoplazas de Newey, Vettel ha podido ser tricampeón pero el alemán ha puesto ese “algo más” que hace que la balanza finalmente se incline por un lado antes que por otro.

      Y es que con ese mismo coche, si no lo acompañas de un talento especial, no deja de ser eso, un gran coche en manos de un piloto normal y eso, amigo mío, no es en absoluto garantía de triunfo. Y Webber -como Massa– son ejemplos de ello. Webber contó con el mismo Red Bull RB8 y, sobre todo, el RB7 de 2011, infinitamente más poderoso y dominador que el de 2012 y en ningún caso el australiano fue rival para su compañero. De hecho, el año pasado acabó nada menos que sexto, ¡a casi 100 puntos de Vettel!

      Por último, decirte que sigo pensando que Ferrari podría ser un buen destino para Webber si lo que quiere es un destino tranquilo y si, sobre todo, sabe asumir un papel secundario. Y no nos engañemos, ese mismo papel debería ser el que asumiría Kimi Raikkönen si lo que quiere es pilotar junto a Vettel el año próximo.

      Pero no creo honestamente que Webber quiera pasar sus últimos dos o tres años en la élite descalzando a Alonso. Evidentemente que lo haría mejor que Massa, de eso no me cabe duda pero creo que, ante un proyecto ganador que pivotase sobre él, como el de Porsche, creo que Webber optaría por ello antes que seguir siendo escudero de otro gran piloto. Ya sabes, aquel viejo refrán de la cabeza de ratón y la cola del león…

      En fin, siento el ladrillazo pero este tema desde luego me encanta y creo que tu dedicación y tu atención, merece una explicación más prolija por mi parte.

      Muchas gracias una vez más por seguirme.
      Un abrazo enorme, crack!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s