Bochornosa resolución de la FIA al ensayo ilegal de Mercedes y Pirelli en Montmeló


Mercedes-Pirelli-2013

Una resolución controvertida

Después de todo el revuelo causado por la realización por Mercedes y Pirelli de un ensayo privado aparentemente ilegal en Montmeló a mediados de mayo pasado, que motivó la queja de Red Bull y Ferrari, el viernes se celebró el juicio al fabricante alemán en el Tribunal Internacional de la FIA, en París. El veredicto, hecho público al final del día, no puede ser ni más descorazonador ni más bochornoso.

El equipo Mercedes se va de rositas tras ser descubierto con el carrito del helado, en unos tests manifiestamente ilegales como explicamos aquí en su día. Mercedes, de la mano de Pirelli, no sólo se saltó a la torera el artículo 22 del Reglamento de la FIA, que prohíbe la celebración de ensayos privados de toda índole durante la temporada en curso, sino que además éstos se llevaron a cabo con el monoplaza de la presente campaña.

Lo que podía haber sido constitutivo de una sanción francamente dura, que podía haberle llevado a la prohibición incluso de participar en el presente campeonato, algo quizás exagerado, se ha saldado con un mero tirón de orejas por parte de la FIA ya que todo el castigo que ha contemplado el máximo organismo federativo ha sido la exclusión de Mercedes del test de Jóvenes Pilotos de este año, una amonestación y al pago conjunto de las costas del proceso.

Lo más vergonzoso y sorprendente de todo esto es que, aunque el Tribunal admite abiertamente que Mercedes había roto el citado artículo 22 de los reglamentos deportivos, sin embargo da por buenas las explicaciones del equipo alemán y asevera que no había ninguna intención de obtener ventaja deportiva injusta alguna. De esta manera, el Tribunal estima que tanto Mercedes y Pirelli habían actuado de buena fe en todo momento.

Así pues, se considera que, aunque Charlie Whiting pudo haber dado el visto bueno para la celebración de los citados entrenamientos, Pirelli no ofreció esta misma oportunidad de probar neumáticos a otros equipos, al parecer una condición sine qua non exigida por el propio Whiting para que Mercedes y Pirelli pudieran llevar a cabo su test.

Aun dando por buenos estos argumentos, lo más abracadabrante radica en la conclusión final de la sentencia del Tribunal y que constituye el principal núcleo de la práctica absolución de Mercedes de todo este embrollo. Resulta que el Tribunal determina que Mercedes no logró obtener ventaja material alguna de la prueba, incluso si hubiese sido únicamente por la mera constatación de que algo hubiese salido mal.

Una conclusión que, visto lo visto, resulta cuando menos chocante ya que Mercedes pasó como por arte de birlibirloque de sufrir traumáticamente por la degradación de los compuestos -como se pudo ver por ejemplo en Bahrein– a vencer de forma aplastante en Mónaco, apenas unos días después de la celebración de la prueba de marras en Montmeló

Ross Brawn (Mercedes) durante su comparencia ante el Tribunal de la FIA
Ross Brawn (Mercedes) durante su comparencia ante el Tribunal de la FIA

Y es que no parece de recibo que la FIA, por boca de su Tribunal -como en su día por boca de Charlie Whiting– nos trate hacer comulgar con la enorme rueda de este molino porque, si de por sí, las casualidades no existen, en un deporte como es el de la Fórmula 1, mucho menos.

De modo que parece ridículo querernos hacer creer que un equipo, cuyo principal talón de Aquiles hasta precisamente la realización de la famosa prueba eran precisamente sus problemas con los compuestos de Pirelli, los resuelva de golpe y porrazo en apenas un par de semanas y sin novedades mecánicas relevantes en sus monoplazas.

Señores de la FIA y señores Whiting y Ecclestone, al menos no nos tomen por tontos ya que los milagros sólo se producen en Lourdes. Lo demás son zarandajas.

Ferrari se muestra perpleja ante el veredicto

No nos extraña pues que Ferrari, nada más hacerse público el fallo, pusiese el grito en el cielo ante semejante cacicada. Así, La Scuderia se declara a sí misma  “perpleja” ante lo sucedido y lanza también un dardo hacia la Federación por permitir que, según su punto de vista, este tipo de situaciones se estén convirtiendo en algo habitual en la Fórmula 1.

“Es un poco desconcertante, por decirlo de manera suave, ver que el culpable puede salir prácticamente impune tras haber obtenido ‘una ventaja deportiva injusta’, manifestó un portavoz del equipo italiano a través de un comunicado, en el que además, de forma irónica critican la levedad de la sanción a Mercedes tras lo ocurrido: “Si todo este incidente se hubiese producido después del test para jóvenes pilotos, ¿cuál hubiese sido la sanción entonces? ¿Se les habría prohibido celebrar una cena de fin de año?

Y es que no les falta razón a los miembros del equipo Ferrari ya que cuando, de forma excepcional, la FIA da su autorización a algún tipo de test o ensayo privado en mitad de la temporada, el reglamento es claro. No pueden usarse monoplazas del año en vigor sino con un mínimo de dos años de antigüedad, algo que incluso la propia sentencia de la FIA ha admitido que se produjo como un hecho probado.

De hecho, así lo hizo Ferrari antes del GP de Bahrein de este año, solo que con el monoplaza de 2011.”Las reglas son claras: no puedes hacer test con un coche del año actual. Con aquellos que tengan al menos dos años de antigüedad, puedes pilotar cuando quieras, como quieras, con el piloto que quieras, vestido como quieras e invitando a quien quieras”, concluyó el comunicado.

De todas formas, la FIA ya nos tiene acostumbrados a ver cómo actuaciones manifiestamente ilegales, que contravienen el espíritu y la letra de sus propios reglamentos, son pasadas por alto con meras reprimendas. Lo pudimos ver en 2010 cuando Ferrari fue sorprendida con unas clarísimas órdenes de equipo por radio, por aquel entonces terminantemente prohibidas, que permitieron ganar el GP de Alemania a Fernando Alonso, cuando su compañero Felipe Massa fue conminado por radio a dejarse rebasar por el asturiano, justo cuando el carioca lideraba la carrera y, aparentemente, en mejores condiciones que aquél. Aquello, que generó bastante revuelo y que pese a ser manifiestamente ilegal, también se saldó con otro tirón de orejas y aquí paz y después, gloria.

Y es que, como dice el viejo refrán castellano, en un mundo tan absolutamente mercantilizado como es el del Gran Circo y en el que se mueven tantos intereses creados, “entre el honor y el dinero, lo segundo es lo primero”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s