GP de Alemania: Vettel, por fin, profeta en su tierra


GP-Alemania-2013-podium

Emocionantísima carrera, plagada de alternativas y, absolutamente demencial, la que hemos vivido hoy en Alemania, país natal de Sebastian Vettel y en el que, por vez primera, ha subido a lo más alto del cajón en sus ya siete largas temporadas en la Fórmula 1.

Tras una brillante salida y, aunque sin su ritmo machacón y martilleante de otras ocasiones, el tricampeón alemán ha sido por fin profeta en su tierra, imponiéndose de forma magistral a los dos Lotus que, tras unas carreras ciertamente apagados, han vuelto a encontrar el camino del éxito. Es más, los dos monoplazas británicos han terminado muy cerca del alemán, De hecho, el finlandés Kimi Raikkönen ha acabado prácticamente pegado al Red Bull de Vettel, mientras que Grosjean -que ha tenido que ser conminado hasta dos veces por su equipo a dejar su puesto a su compañero- ha resistido los ataques de Fernando Alonso.

El asturiano, que una vez más volvió a calificar muy lejos de los grandes (ayer lo hizo en octava posición) bastante tuvo con remontar y pelearle de tú a tú el último puesto del pódium al piloto galo de Lotus, sin éxito. Es más, el piloto español tuvo que apagar el motor de su Ferrari a escasos metros de la línea de meta, tras recibir el banderazo a cuadros a instancias de su equipo y tuvo que retornar al pitlane a bordo de una moto, dejándonos una divertida estampa.

Mal día, sin embargo, en lo extradeportivo ya que, durante un fallido pitstop de Webber al principio de la carrera, una rueda “furtiva” procedente del box de Red Bull, golpeó por accidente en la cabeza a un cámara mientras realizaba su labor. Esta persona, aunque aparentemente sin más problemas que un fuerte dolor de cabeza y un importante mareo, fue evacuada de inmediato al centro médico donde está siendo observado.

Análisis de la carrera

La salida nos dejó una curiosa imagen en la que pronto se pudo atisbar que los dos Red Bull iban muy fuertes hoy ya que, entre Vettel por el interior y Webber -que protagonizó una salida memorable- por el exterior, emparedaron literalmente al Mercedes del poleman, Lewis Hamilton, al que sobrepasaron sin excesivos problemas, dejando al líder del Mundial en cabeza, seguido muy de cerca por el australiano.

Por detrás, Felipe Massa ganaba una posición, adelantando a un decepcionante Daniel Ricciardo, mientras que Alonso no conseguía nada positivo, al quedar encerrado precisamente por la maniobra de adelantamiento de su compañero y el Toro Rosso, que trataba de conservar su posición, al tiempo que bastante tenía con resistir la acometida de un combativo Jenson Button, que achuchaba por detrás, si bien no tardó demasiado el británico en ser rebasado, una vez más y de forma ciertamente arriesgada, por su propio compañero en McLaren, el mexicano Sergio Pérez.

GP-Alemania-2013-race-start
Fernando Alonso, en el momento de la salida

Quien no duró mucho en carrera, pese a su gran salida fue Felipe Massa. Cuando tan solo se llevaban cuatro vueltas disputadas, su Ferrari perdió adherencia en las ruedas traseras y, sin motivo aparente, trompeó y fue a acabar en una escapatoria. Sin embargo, su monoplaza se quedó clavado como una estaca y el piloto brasileño tuvo que decir adiós a las primeras de cambio.

El caso es que durante las primeras vueltas pudimos asistir a una especie de triple desafío. Por un lado, el que mantenían en cabeza los dos Red Bull, con Webber pisándole los talones a su coequipier. Por otro, el duelo fratricida en Lotus, entre Grosjean y Raikkönen -cuarto y quinto clasificados- y, por si fuese poco, el Mercedes de Lewis Hamilton, en tierra de nadie, para mantener la tercera posición.

Así las cosas, no tardaron mucho en entrar en boxes todos aquellos pilotos que, por cosa de la estrategia, habían decidido arrancar con neumáticos blandos, entre ellos Vettel y Webber. El alemán lo haría en la novena vuelta y de forma limpia ya que, además, los estrategas de Red Bull supieron mantener la posición, sacándole de nuevo a pista sin demasiado tráfico. El gran problema vino apenas una vuelta después, cuando Webber comenzó su parada. Sin saber bien por qué pero cuando aún no tenía cambiada la rueda trasera derecha, ya que parecía haberse atascado. No sabemos si alguien le dio al australiano el OK para volver a pista o si fue un malentendido pero el caso es que Webber se reincorporó a la carrera con esa rueda maltrecha, ante la desesperación de sus mecánicos, que trataban de decirle que volviera a boxes.

Y para colmo de males, una de las gomas que tenía el equipo austríaco se escapó botando del box de Red Bull, con tan mala fortuna que impactó de pleno contra la cabeza de Paul Allen, un cámara de la organización, que estaba en esos momentos trabajando. Allen cayó fulminado al suelo y aunque pareció recuperarse rápidamente, los médicos de la organización lo evacuaron urgentemente al centro médico del circuito, desde donde le trasladaron después a un hospital cercano para someterle a observación. De todo esto, al menos hay que felicitarse que no haya que lamentar más problemas que los 30.000 euros de multa que ha recibido Red Bull como multa por el incidente.

Como decimos, Webber que ya de por sí había tardado una eternidad en cambiar la rueda, era rápidamente conminado por radio por su equipo para que volviese a boxes nuevamente. Aun así, y tras un buen rato, cuando todos dábamos por hecho el abandono del australiano, éste volvió a pista en última posición y con una vuelta perdida.

Con las cosas nuevamente normalizadas, Vettel se encontró con un invitado inesperado a la que parecía iba a ser su fiesta como era el francés Romain Grosjean, quien pese a haber salido con las gomas blandas, seguía volando sobre el asfalto de Nürburgring sin que se notase en absoluto la fatiga de las mismas.

Al mismo tiempo, por detrás Rosberg -que había hecho una pésima calificación el sábado- había decidido salir con duros pero la estrategia no le estaba funcionando demasiado bien al alemán, y Hulkenberg, formaron un pequeño tapón a Lewis Hamilton que posibilitó que Raikkönen y Alonso, que iban por detrás, pudieran llegar a su altura, dejándonos uno de los duelos no sólo más interesantes del día sino quizás de toda la temporada y, además, una de las claves del éxito final del finlandés en la carrera de hoy

Aunque Hamilton no fue rival para Raikkönen, que le rebasó fácilmente, el piloto de Ferrari se encontró con un verdadero hueso difícil de roer. Apenas le tuvo a tiro, Alonso se lanzó desesperadamente a por el británico pero el piloto de Mercedes no sólo cedió su posición sino que se defendió con uñas y dientes. Desde que en la vuelta 20 el piloto español empezó a asomarle el morro de su Ferrari al británico, ni uno de los múltiples intentos de adelantamiento por parte de Alonso tuvo éxito. Nada menos que cuatro vueltas tuvo que esperar Alonso para poder deshacerse de Hamilton y porque éste decidió entrar a realizar su segunda parada, lo que fue aprovechado por Raikkönen para abrir una brecha importantísima de más de cinco segundos.

Jules Bianchi, con su Marussia en llamas
Jules Bianchi, con su Marussia en llamas

A todo esto, el festival de Sebastian Vettel estaba siendo imponente. El alemán, desde luego estaba en su salsa. Haciendo la carrera soñada, en casa y con una distancia suficiente sobre los Lotus, todo apuntaba a que la carrera tendría que acabar así. A menos que ocurriese algún hecho relevante que lo impidiese. Y así fue. En la vuelta 25 se produjo un incendio a bordo del Marussia de Jules Bianchi. El francés, duda hasta última hora por enfermedad y que motivó que Pedro de la Rosa estuviese a punto de sentarse hoy en el monoplaza ruso, abandonó su coche casi en mitad de la pista. El problema vino en que el coche, que no se debió quedar bien frenado y como estaba cuesta arriba, se deslizó cuesta abajo sin control, en dirección contraria a la circulación. Ello motivó la salida a pista del Safety Car.

Tras cinco vueltas en pista y un zafarrancho generalizado en boxes, la carrera se relanzó. Sebastian Vettel, poco amigo de las sorpresas, fue el más rápido y el que más pronto puso pies en polvorosa, seguido a cierta distancia de Grosjean, Raikkönen y Alonso, y un poco más atrás Button, que seguía en su empeño de ir a sólo dos paradas. Y es aquí cuando empezó lo verdaderamente emocionante ya que en tan sólo ocho vueltas se vio que la superioridad de Vettel no sólo no era tan aplastante como al principio sino que incluso los dos Lotus comenzaron a recortarle tiempo al alemán, hasta el punto que en la vuelta 38, la diferencia entre los tres no llegaba a los dos segundos.

Con los Lotus absolutamente desatados, llegaron los apuros para Vettel ya que en la vuelta 40 entró Grosjean a realizar su última parada, al tiempo que Raikkönen volaba. Esto motivó que Red Bull optase por entrar apenas una vuelta más tarde, no sólo para defenderse de Grosjean sino de Kimi. Esta fue una decisión providencial ya que el campeón del mundo comenzó a abrir brecha con Grosjean, insuficiente sin duda para dar por ganada la carrera pero sí como para no sentir en su casco el aliento del francés, especialmente tras confirmarse los últimos pitstops de Alonso y el propio Raikkönen.

Es más, con todo perdido, sorprendió la actitud de Grosjean para con su compañero ya que tuvo que ser obligado por radio y hasta en dos ocasiones a que cediese su posición ante Raikkönen, especialmente porque Alonso, que había visto el duelo entre los Lotus y se acercó peligrosamente. Finalmente, en la vuelta 53 y, aunque a regañadientes, Grosjean fue rebasado por Kimi Raikkönen, el cual comenzó una espectacular caza a Vettel que tuvo a todos en vilo las últimas seis vueltas. Con un ritmo endiablado, el finlandés fue recortándole décima a décima la distancia que mantenía con el alemán y sólo en la última vuelta, cuando ya vio que rebasar al alemán iba a ser imposible, decidió bajar los brazos.

Al mismo timepo, algo parecido le pasó a Alonso con Grosjean. El asturiano pronto se percató de la debilidad del galo y empezó a achuchar, marcando incluso la vuelta rápida de la carrera. Sin embargo, pese a que llegó a su posición, rodando prácticamente a menos de medio segundo del francés, Alonso tiró la toalla en la última vuelta. Algo que no hizo, por ejemplo, Lewis Hamilton. El piloto de Mercedes, ya sin opciones de pódium, peleó hasta el último momento la posibilidad de rebasar a un exhausto Jenson Button (que había hecho la machada de ir únicamente a dos paradas)  y así lo hizo. Cuando el piloto de McLaren daba por buena la quinta plaza, vio cómo Hamilton, que había hecho un último tercio de carrera espectacular, le ganaba su posición a escasas curvas del final.

Sebastian Vettel, recibiendo el banderazo final
Sebastian Vettel, recibiendo el banderazo final

Lo mejor y lo peor del día

El protagonista destacado del día ha sido sin duda Sebastian Vettel. El alemán no sólo ha protagonizado una espectacular salida en la que le logró arrebatar la primera posición a Hamilton sino que, además, hoy ha sido capaz de de dar una lección de pilotaje bajo presión, dominando a placer durante los dos primeros tercios de carrera y sabiendo sufrir en el último.

Vettel no sólo ha hecho lo que más le gusta, que es irse rápidamente de sus rivales y dominar la carrera desde su atalaya. Es que hoy ha sabido apretar los dientes y sufrir, manteniendo a raya a los dos Lotus, sin cometer un solo error y demostrando que eso que sus detractores le reprochan, que es no saber soportar la presión, no sólo está olvidado sino que además sabe hacerlo a la perfección.

También muy destacable la gran carrera de los dos Lotus. Cuando muchos pensábamos que, como Ferrari, no habían sabido adaptarse y responder a las mejoras evidentes de sus rivales, han vuelto por sus fueros y sus dos pilotos han protagonizado un gran duelo y han puesto contra las cuerdas a Red Bull, especialmente en la última parte de la carrera. Grande Grosjean, aunque su exceso de ambición pudo costarle un disgusto al equipo, ya que al no querer ceder su posición ante Raikkönen estuvo a punto de provocar que Alonso se hubiese llevado el gato al agua. Pero sobre todo, muy grande lo de Raikkönen. Aparte de que Iceman sigue pulverizando la marca de Schumacher de Grandes Premios consecutivos puntuando, hoy ha dosificado como nadie su monoplaza y ha rendido al nivel que se espera de un campeón del mundo como él. Su valentía, de hecho, ha sido tal que con una estrategia de ir a dos paradas, se quejaba amargamente al final de la carrera de que podría haber intentado aguantar hasta el final con un solo pitstop.

Nico Rosberg hoy no ha podido brillar como se esperaba
Nico Rosberg hoy no ha podido brillar como se esperaba

También hay que descubrirse ante los estrategas de McLaren. Con un coche tan absolutamente ruinoso como es el MP4-27 y camino de su tercera carrera consecutiva sin puntuar, algo inédito en su historia, la estrategia de ir a dos paradas, junto a la excelente conducción de Jenson Button, le permitieron volver de nuevo a la senda de los puntos. Es más, de no haber sido por el empuje final de Hamilton, el piloto inglés habría finalizado en una brillantísima quinta plaza. Aunque a buen seguro, la sexta plaza final de Button les habrá sabido a gloria, sobre todo viendo el escaso rendimiento que los dos McLaren llevan ofreciendo toda la temporada.

En el apartado de decepciones, la más grande y sin duda la más sonora, la del equipo Mercedes. Las cosas no le fueron nada bien al equipo teutón desde incluso la jornada del sábado, con una penosa calificación de Nico Rosberg, precisamente por un exceso de confianza en el seno de la escudería alemana, que le hizo caer hasta la 11ª posición, quedando incluso fuera de la Q3. Además, la estrategia de ir con duros tampoco les salió bien y Rosberg anduvo perdido por la zona media de la clasificación durante toda la carrera, finalizando noveno y gracias.

Por su parte Hamilton no pudo siquiera paladear su pole más que por unos instantes. Los que duró en cabeza hasta que los dos Red Bull dieron buena cuenta de él. A partir de ahí estuvo batallador y voluntarioso, como siempre, pero sin ritmo, lo que le hizo perder comba rápidamente con respecto al resto de favoritos. Sólo el pundonor y el ardor guerrero del piloto británico le permitieron lograr un resultado mínimamente ventajoso, como lo es una quinta plaza. Pero sin duda, lejos de lo que se esperaba hoy de Mercedes.

Por último, qué decir de la pésima suerte de Mark Webber. Una tuerca revoltosa y un malentendido entre él y sus mecánicos le dejaron fuera de combate a las primeras de cambio. Y todo ello después de que el australiano protagonizase una salida sensacional, algo ciertamente extraño en él, más bien acostumbrado a lo contrario. Aun así, tuvo mucho mérito su carrera ya que, incluso con una vuelta perdida (que recuperó durante el tiempo que estuvo el Safety Car en pista) logró remontar y finalizar la carrera en una séptima plaza.

Y de Massa, mejor no hablar…

Felipe Massa en el momento de trompear
Felipe Massa en el momento de trompear

Clasificación de carrera y del Mundial

Tras 60 emocionantes vueltas por el remozado “Infierno Verde” de Nürburgring, así finalizó la carrera:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 41′ 14”

2º) Kimi Raikkönen (Lotus), a 1”

3º) Romain Grosjean (Lotus), a 5,9”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 7,7”

5º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 26,9”

6º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 27,9”

7º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 37,5”

8º) Sergio Pérez (McLaren Mercedes), a 38,3”

9º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 46,8”

10º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 49,8”

Sebastian Vettel, celebrando eufórico su cuarta victoria del año
Sebastian Vettel, celebrando eufórico su cuarta victoria del año

La clasificación del Mundial de Pilotos sigue sin cambios en las primeras posiciones. Sebastian Vettel, tras su cuarta victoria del año, se encamina con paso firme a su cuarto título consecutivo, con 157 puntos. Con 123 puntos continúa Fernando Alonso, al que se le acerca peligrosamente Kimi Raikkönen. El finlandés sigue tercero pero ha recortado su distancia con respecto al español, del que sólo le separan ahora siete puntos y se suma al carro de los favoritos.

Por detrás, Hamilton, con 99 puntos, abre algo de hueco con respecto a Mark Webber, con 93 pero sobre todo con su compañero Nico Rosberg, que queda ya a 15 puntos del británico.

En lo que respecta al Mundial de Constructores, Red Bull sigue intratable y todo apunta a que volverán a revalidar cómodamente el campeonato de constructores y con mucha holgura sobre el resto. Los austríacos lideran la clasificación por Marcas con 250 puntos, seguidos a muchísima distancia por Mercedes y Ferrari, que siguen con su duelo particular, con 183 y 180 puntos, respectivamente. Por detrás, se acerca Lotus, con 157 puntos.

Anuncios

Autor: Diego J. Montero

Impenitente fan de Bruce Springsteen y madridista confeso, Mourinhista hasta las cachas y aficionado a los coches, a las motos y, en definitiva, a todo aquello que huela a gasolina...

Un comentario en “GP de Alemania: Vettel, por fin, profeta en su tierra”

  1. Querido Diego, más vale tarde que nunca, fue una semana de locos.
    En muchas cosas coincidimos, aunque yo sigo creyendo que el Ferrari no es tan bueno como tú dices, de hecho, en los últimos días han surgido numerosas noticias que apuntan a que han detectado que nuevamente la cagaron en el túnel de viento, a que el coche tiene problemas estructurales, a que necesitan en torno a dos meses para solucionarlo, …
    En fin, amigo mío, más #PatéticoFerrari que nunca.
    Coincido plenamente contigo en que Vettel hizo una de las mejores carreras de su vida y en que Webber hizo una salida fantástica. De no ser por “la casualidad” del Pit Stop, yo sigo diciendo que habría ganado la carrera.
    Brillantes los Lotus, efectivamente, que han vuelto, es más, creo que Vettel debería empezar a preocuparse más de Kimi que de Fernando, poruqe el asturiano va a sufrir, y mucho, para no quedar tercero o cuarto en este mundial, desde luego, campeón ni de coña.
    Tú que sabes tanto de esto, he echado en falta alguna mención especial a un histórico como Williams y sus 600 grandes premios.
    De Massa, ya sabes, llevo años diciendo que no merece estar en Ferrari.
    Encantado, como siempre, de compartir nuestra #PasiónxlaF1.
    Un abrazo.
    Jesús. @jemarey43 #PatéticoFerrari #DomenicaliDimisón #GrandeAlonso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s