El 32% de los alumnos de Autoescuela reciben clases piratas


El 32% de los alumnos recibe clases piratas

El informe que ha hecho público FORMASTER, la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad, revela que hasta un 32% de los alumnos de Autoescuela han recibido clases “piratas” en algún momento de su formación como conductores. Un porcentaje que, además, crece a medida que la crisis sigue instalada en nuestra sociedad y la situación económica española no termina de ver la luz al final del túnel.

Así pues, según figura en este informe, hasta el inicio de la crisis, los alumnos que se presentaban al examen práctico recibían entre 30 y 40 clases de media antes de tomar la decisión de examinarse. Sin embargo, actualmente el número de clases desciende hasta una horquilla que oscila entre las 18 y las 24, lo que supone un 40% menos.

Por regla general, este descenso tan acusado no significa en modo alguno que los alumnos que se presentan al examen práctico hayan recibido menos clases prácticas que antes sino que éstas han sido impartidas de una forma, cuando menos, no demasiado “ortodoxa”.

Quien más, quien menos, todos hemos tenido un amigo o un familiar que nos ha llevado a algún paraje recóndito y deshabitado para hacer prácticas con su coche y así ganar algo de experiencia y ahorrarnos unos euros en concepto de clases prácticas en el Autoescuela.

Así pues, zonas como el parking de la Expo 92 en Sevilla; el polígono de Las Gándaras de Lugo, el polígono de Medina del Campo o el parking del Estadio José Zorrilla (ambos en Valladolid) o el polígono del Henares, en Guadalajara, son sobradamente conocidos por la Policía y la Guardia Civil, que los suele recorrer los fines de semana, a la caza del “pirata”.

Sin embargo, esta forma de actuar que, si bien, acaba convirtiéndose en un ahorro de dinero –que en ocasiones puede ser bastante sustancial- también trae consigo una peor preparación, una menor soltura y, lo que es peor, la adopción de una serie de  vicios que, por norma ,suelen traducirse en un suspenso.

Pero lo realmente grave de esta práctica ciertamente inadecuada es que estas clases piratas suponen conducir sin carné. Una conducta tipificada como delito y que puede acarrear no sólo graves sanciones económicas, que podrían alcanzar hasta 288.000 euros de multa, sino incluso penas privativas de libertad, de entre tres y seis meses. De hecho, no debemos olvidar que actualmente en torno a 500 personas está cumpliendo penas de prisión por delitos al volante, así que esto de conducir sin carnet no debe tomarse ni mucho menos en broma.

Por otro lado, hay que recordar que, ante un accidente del tipo que sea y el conductor no tiene su permiso de conducir en regla, el seguro no cubriría ni los daños propios ni a terceros (sean contra una persona, otro vehículo o mobiliario urbano). Además, el dueño del coche, que generalmente es quien acompaña al alumno, va a ser considerado responsable civil subsidiario del pago de los daños cometidos y cómplice del delito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s