GP de Hungría: Hamilton vence, Alonso sufre y Vettel aumenta su ventaja


GP-Hungria-Podium

El GP de Hungría disputado ayer en el circuito de Hungaroring finalizó con la sorprendente -e indiscutible- victoria de Lewis Hamilton que se impuso de forma imperial a todos sus rivales contra todo pronóstico. Y no porque el británico no fuese acreedor a la victoria final, que lo fue, sino por el modo tan aplastante en que esta victoria se produjo.

Líder de principio a fin de la carrera, con una perfecta gestión de los neumáticos -hasta ahora el principal “Talón de Aquiles” de Mercedes-, el piloto británico llevó a su Mercedes a lo más alto, rompiendo  una racha negativa que se prolongaba desde el GP de las Américas, en Austin, el pasado año cuando logró su último triunfo en la Fórmual 1 hasta la fecha. 

Por detrás de él, la carrera nos dejó un precioso duelo por la segunda plaza entre Kimi Raikkönen y Sebastian Vettel, que se saldó finalmente a favor del finlandés. De nuevo Iceman y su idilio con los compuestos de Pirelli, con una arriesgada estrategia de ir a tan sólo dos paradas, volvió a subir al pódium, batiendo al vigente campeón, que tuvo bastantes problemas mecánicos durante la carrera que le impidieron luchar por una mejor posición.

Quien sufrió de lo lindo fue Fernando Alonso, quinto en el día de ayer y gracias a un polémico drive-thru al que fue sancionado su perseguidor ayer, el francés Romain Grosjean. Lo peor es que el asturiano no sólo ve cómo Sebastian Vettel se distancia un poco más en la general sino que, además, es superado en la clasificación por Kimi Raikkönen. Ahora mismo Alonso cae hasta la tercera plaza del Mundial y además empieza a sentir el aliento de Lewis Hamilton, que se le acerca peligrosamente.

Y es que Ferrari sigue sin estar fino. Nunca lo estuvo en calificación esta temporada pero, al menos, le salvaba el excelente ritmo del F138 en carrera. Sin embargo, desde el GP de Canadá, La Scuderia ha perdido fuelle y ya ha sido superado clarísimamente no sólo por Red Bull, su particular “bestia negra” sino también por Lotus y Mercedes, por lo que el campeonato se le ha puesto muy cuesta arriba, cuando aún estamos en la mitad del calendario.

Por último, decir que con este triunfo, Lewis Hamilton logra su primera victoria en la escudería alemana y su quinto triunfo particular en este trazado, que se ha convertido en un auténtico talismán para el británico, después de ganar en 2007. 2009, 2011 y 2012, siempre con McLaren.

Análisis de la carrera

Había mucha expectación con la salida de hoy. Primero, por saber si Lewis Hamilton volvería a ser machacado por Sebastian Vettel  como lo fue el pasado GP de Alemania, donde también marcó la pole. En segundo lugar, para ver si Fernando Alonso, como prometió el sábado, plantearía batalla para ganar alguna posición con una salida agresiva. Por último, quedaba el interés morboso de ver si Romain Grosjean volvería a liar algún estropicio de los suyos o, si por el contrario, se portaría decentemente y lucharía con sus rivales sin necesidad de mandarles a boxes.

Pero como suele ocurrir en el mundo de los toros, donde rige esa inexorable ley no escrita que dice “tardes de expectación, tardes de decepción”, lo cierto es que no ocurrió nada relevante tras la salida y Hamilton defendió su pole sin problemas, Vettel se fue detrás de él -no sin antes enseñarle las garras a Grosjean- y Alonso, que si bien lo intentó con uñas y dientes, acabó emparedado entre varios coches y tras estar a punto de tocarse con Grosjean, tuvo que desistir de su intento.

Salida del GP de Hungría, con Lewis Hamilton en cabeza
Salida del GP de Hungría, con Lewis Hamilton en cabeza

Por detrás, el único incidente reseñable fue cómo un nuevamente inoperante Felipe Massa se llevaba por delante las aspiraciones de Nico Rosberg, tras un toque en la primera curva que hizo saltar numerosos trozos de fibra de carbono del Mercedes del alemán. Si bien Rosberg no tuvo que entrar a cambiar el morro, el caso es que acabó fuera de la pista y para cuando quiso volver ya había salido de la zona de puntos.

Desde ese momento comenzó el dominio aplastante de Lewis Hamilton. La incógnita estaba en saber si el Mercedes se podría sobreponer a ese enorme problema que supone la gestión de los neumáticos en Mercedes, especialmente en Hamilton (como pasó en Nurburgring, sin ir más lejos) o si, por el contrario, podría aguantar al menos durante el primer stint. El caso es que Hamilton puso tierra de por medio, seguido por Vettel y por Grosjean, que a duras penas lograba seguir su ritmo.

Alonso, que rodaba en una cómoda cuarta posición era incapaz de seguir el ritmo de los tres de cabeza, bien escoltado por Felipe Massa, que intentaba mantener a raya a un desbocado Kimi Raikkönen, que no podía con el brasileño. El piloto carioca no podía hacer gran cosa ya que su Ferrari daba síntomas de tener algún problema mecánico tras el impacto con Rosberg pero aún así, le daba para aguantar las acometidas del Lotus de Raikkönen hasta que, en la vuelta 12 decidió entrar a hacer su primer pitstop, junto a Sebastian Vettel.

Cuando apenas dos vueltas más tarde, el box de Lotus protagonizó una excelente lección de orden y organización al realizar un magnífico doble pitstop para Grosjean y Kimi, nadie podía imaginarse que el finlandés pudiese ir a dos paradas pero lo cierto es que aquí empezó a fraguarse gran parte del éxito de Raikkönen en el día de ayer.

Finalizado el primer carrusel de cambios, las cosas siguieron igual, con Hamilton cada vez más líder mientras que Vettel, al que se le veía sin ritmo no sólo no podía acercarse al Mercedes sino que tampoco podía con Jenson Button, que aún no había entrado a su primera parada. Esto motivó que el campeón empezase a sentir en su cogote el aliento del impulsivo Grosjean, algo que conociendo al personaje, debió ser como mínimo inquietante para el alemán.

Jenson Button, liderando un pequeño grupo seguido de Vettel y Grosjean
Jenson Button, liderando un pequeño grupo seguido de Vettel y Grosjean

Pero para colmo de males, cuando mejor rodaba el Mercedes y con el tapón que Button estaba creando, en la vuelta 18 el actual campeón recibió de su box la orden tajante de reducir el ritmo e incluso de desactivar el KERS ya que su Red Bull empezaba a subir peligrosamente de temperatura. Esto hizo que el francés de Lotus se viniese arriba y empezase un asedio que, contra todo pronóstico, fue resistido de forma casi heroica por Vettel pese a contar con toda clase de problemas en su monoplaza y sin KERS para defenderse.

El caso es que, a río revuelto, ganancia de pescadores, Hamilton ya había cobrado una distancia de casi 10 segundos pero, con el atasco que estaba montando Button, Vettel ya no tenía que preocuparse sólo de Grosjean sino que se les unió Fernando Alonso que, si bien, no tenía un ritmo precisamente endiablado, logró llegar hasta el Red Bull y el Lotus. Finalmente y como era de esperar, el McLaren de Button hizo aguas, lo que motivó que en la vuelta 24 Vettel, todavía con problemas, pudiese rebasarle no sin dificultad.

Viendo la debilidad de Button, Grosjean trató de realizar algo parecido pero el francés volvió a hacer de las suyas. En una maniobra inexplicable, el piloto de Lotus, pese a tener bastante espacio para adelantar a Button, acercó demasiado su monoplaza al McLaren, hasta el punto que se tocaron y parte del alerón delantero del MP4-28 saltó hecho añicos y Button acabó rodando por la tierra, lo que fue aprovechado también por Alonso para adelantar al británico.

Tras este encontronazo, que fue investigado por los comisarios al final de carrera y sancionado con 20 segundos para el GP de Bélgica, Grosjean desistió de su asedio a Vettel en la vuelta 26 decidió ir a su segunda parada. Ya sin el aliento de Grosjean en la espalda, el Red Bull RB9 de Sebastian Vettel, como por obra y gracia del Espíritu Santo, recuperó su temperatura normal, se reactivó el KERS e intentó recuperar parte del territorio en una desenfrenada persecución al Mercedes de Hamilton, pero éste, contrariamente a lo esperado, no sólo no perdía fuelle sino que sus Pirelli daban la sensación de encontrarse intactos.

Por detrás, Grosjean volvió a ser protagonista de la carrera cuando, tras reincorporarse a pista después de su segunda parada, tuvo que enfrentarse a Felipe Massa. A la salida de una curva, el galó atacó al brasileño, el cual para defenderse trató de cerrar -de forma, en mi opinión, irregular- al Lotus, que nada pudo hacer para evitar salirse a una zona enmoquetada y adelantar por ahí al Ferrari. Esta maniobra, en la que aparentemente el infractor era Massa fue de nuevo investigada por los comisarios, que consideraron que Grosjean adelantó de forma indebida, al hacerlo por la parte exterior de la pista. En esta ocasión, el francés no se escapó de las iras de Whiting y fue sancionado con un drive-thru, a mi modo de ver excesivo, que remató sus escasas opciones de pódium.

Llegados al ecuador de la carrera, comenzó de nuevo el baile en boxes y aquí se jugaron gran parte de las opciones. Entraron Hamilton, Vettel y Alonso y Grosjean cumplió su polémica sanción, lo que le obligó a perder su posición con el español. Mientras tanto, Hamilton seguía rodando cómodo y Vettel, aunque lejos, se mantenía a una distancia prudencial, por lo que la lucha estaba por la tercera plaza y se prometía interestane. Se barruntaba que tanto Webber, que venía remontando y estaba en tercera posición y Raikkönen, cuarto, podrían ir a dos paradas y la duda estaba en saber si sus compuestos aguantarían. Kimi entró a su última parada en la vuelta 43 y Webber, apenas una vuelta después y el duelo estaba, pues, servido.

Sin embargo, tras los últimos cambios de los principales protagonistas a falta de 15 vueltas para el final, se apreció que Hamilton ya no tenía rival, Kimi Raikkönen que se había aupado a la segunda posición y ya decididamente a dos paradas, no iba a ser rival. al tiempo que Vettel comenzaba a dar síntomas de agotamiento. Especialmente cuando Mark Webber, cuyas ruedas ya no daban más de sí, fracasó en su estrategia de ir a dos paradas y tuvo que entrar en la vuelta 58 a realizar un tercer pitstop, tras el cual, empezó a volar literalmente, quitándole una media de dos segundos por vuelta a su compañero.

Momento del encontronazo entre Grosjean y Button
Momento del encontronazo entre Grosjean y Button

Espoleado quizás por evitar el morbo de tener que enfrentarse a su compañero, el alemán apretó todo lo que pudo y  exprimió las últimas gotas de jugo que le quedaban a su Red Bull para no sólo zafarse del empuje de Webber sino para atacar en un último y desesperado intento a Raikkönen, cuyos neumáticos habían experimentado un notable deterioro, Este asedioa punto estuvo de lograr sus frutos a falta de tan solo dos vueltas cuando el alemán se tiró de forma casi suicida al único hueco libre que le dejó el finlandés, pero éste rápidamente logró cerrar la puerta que él mismo había dejado abierta.

A punto de tocarse ambos monoplazas, Vettel decidió que era el momento de entregar la cuchara y dio por buena la tercera plaza, especialmente cuando supo que Webber había pagado caro su exceso de “ardor guerrero” y en apenas 10 vueltas se había comido literalmetne sus ruedas y también había abandonado la lucha por ganarle la posición a su compañero.

Finalmente y, con todo el pescado vendido, Hamilton recibó su merecido banderazo a cuadros ante el entusiasmo de su muro y del propio piloto británico, absolutamente gafado este año, logrando su primera victoria en Mercedes y la tercera del equipo alemán en esta temporada, tras las victorias de Rosberg en Mónaco y Silverstone.

Lewis Hamilton celebrando con sus mecánicos su victoria en Hungría
Lewis Hamilton celebrando con sus mecánicos su victoria en Hungría

Lo mejor y lo peor del día

Sin duda alguna, lo mejor del día le corresponde por derecho propio a Lewis Hamilton y, por extensión a Mercedes. Impecable en la gestión de la carrera y, sobre todo, de los neumáticos, el británico ha estado sencillamente imperial, hasta el punto que las últimas vueltas, como él mismo manifestó al acabar la carrera, se pudo dedicar a cuidar los compuestos, el verdadero lastre del equipo alemán durante casi toda la temporada.

Quizás aquella polémica prueba “discreta que no secreta” en Montmeló fue más provechosa para Mercedes que lo que el equipo alemán y la propia FIA determinaron tras el simulacro de investigación que llevaron a cabo  y el equipo alemán ha dado el salto de calidad que necesitaba y le han aupado a un lugar que ni ellos mismos esperaban al principio de la temporada.

En todo caso, no se le puede poner ni un pero a la victoria de Hamilton en Hungría y a la excelente labor del equipo para revertir una situación que parecía irreversible.

También hay que hacer una importante mención positiva al enésimo carrerón de Kimi Raikkönen. No sólo en los puntos sino una vez más en el pódium, el finlandés ha logrado exprimir como nadie los Pirelli y, tras una inteligente -y arriesgada- estrategia de ir a dos paradas, ha logrado batir aunque por poco a un Sebastian Vettel más defensivo de lo normal.

En este sentido no puedo olvidarme de la gran carrera de los dos Red Bull. Tanto Vettel como Webber han estado colosales, cada uno a su modo. Hoy hemos visto a Vettel sufrir más de lo normal, con problemas serios de temperatura y sin KERS y, aun así, ha tirado de casta y ha resistido como un jabato con todo en contra y ha tirado de “galones”, demostrando una vez más que no es sólo cuestión de tener un gran coche sino de talento. Y eso le sobra al tricampeón.

Por su parte, Mark Webber ha protagonizado la remontada del día y a punto ha estado de dar un susto a más de uno. Con una inteligente -y tristemente fallida- estrategia a dos paradas, el australiano estuvo rodando en puestos de pódium casi toda la carrera y sólo al final tuvo que ceder ante Raikkönen y Vettel. Sin embargo, este cuarto puesto, sobre todo tras la desastrosa jornada de calificación del sábado en la que no pudo salir a disputar la Q3 por problemas en el KERS y que le motivó salir décimo, le debe saber a gloria.

Excelente carrera de Kimi Raikkönen en Hungaroring
Excelente carrera de Kimi Raikkönen en Hungaroring

En lo relativo a desgracias, una vez más Ferrari se vuelve a llevar la palma. Incapaces de estar en la pomada -fuera de “cacho” que se dice en el argot taurino- Alonso y Massa fueron ayer meros convidados de piedra y absolutamente irrelevantes. De hecho, gran parte del mérito del quinto puesto del asturiano se debe a la sanción de Grosjean. De no haber mediado esta incidencia, el español habría finalizado seguramente sexto por lo que aún tiene que dar gracias por haber finalizado en esa posición.

Pero es que para abundar más en la penosa situación de La Scuderia, el equipo italiano se marcha de Hungría con una sanción de nada menos que 15.000 euros por el uso indebido del DRS en el monoplaza de Fernando Alonso. Al parecer un error en la configuración del sistema de activación del citado dispositivo en el Ferrari del español -en modo precarrera- hizo que  se activase de forma inadecuada al menos en tres ocasiones.

Sólo el hecho de que, a juicio de los comisarios, Alonso no hubiese obtenido ventaja alguna en los momentos en los que el DRS funcionó indebidamente, salvó al asturiano de una sanción directa pero no así de una sanción económica al equipo.

Quien hacía tiempo que no se asomaba a esta sección es Nico Rosberg. Mala, muy mala la suerte del simpático piloto de Mercedes que se inició con una sorprendente exclusión de la Q3 en la jornada del sábado y se continuó con una pésima carrera ayer, culminada con un abandono. Una carrera que, pese a una fabulosa salida, se vio rápidamente truncada con un inesperado toque con Massa en la primera curva que le relegó a la parte trasera del pelotón y que finalizó con su monoplaza en llamas. Eso sí, es de reseñar la sangre fría del piloto de Mercedes, que cuando vio que una tremenda columna de humo negro empezó a salir del motor de su coche, logró encontrar la mejor ubicación para éste, detrás de una escapatoria, para que no molestase al resto de corredores.

Por último, Grosjean vuelve por derecho propio a protagonizar el enésimo encontronazo con alguno de sus rivales y, de nuevo, a recibir la reprimenda de los comisarios por su excesivo celo en carrera.

En mi opinión, la sanción tras el incidente con Massa, como dije antes, me pareció excesiva ya que, en mi opinión, Grosjean no tuvo alternativa a salirse cuando Massa -que sí mereció sanción- empujó sin motivo al francés al exterior de la pista,. Sin embargo, me pareció apropiada y casi corta (dada la elevada “hoja de servicios” que acumula el galo en la Fórmula 1) la sanción impuesta al galo por su incidente con Button.

Fernando Alonso no pudo pasar del quinto puesto Fernando Alonso no pudo pasar del quinto puesto
Discreta carrera de Fernando Alonso, que no pudo pasar del quinto puesto

Por más veces que he visto la acción, sigo sin comprender por qué arremetió de esa forma contra el británico, con el que llegó a colisionar y a sacar de la pista, de forma absolutamente innecesaria. Y lo peor es que, pese a esta nueva sanción, Grosjean sigue sin tomar nota de lo ocurrido. Al menos, en Spa Francorchamps no podrá protagonizar el desastre que provocó el año pasado, cuando dejó fuera de combate a Hamilton y a Alonso tras una maniobra tan arriesgada como absurda.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 70 vueltas al circuito de Hungaroring, la carrera finalizó de la siguiente forma:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 42′ 29”

2º) Kimi Raikkönen (Lotus), a 10,9”

3º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 12,4”

4º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 18”

5º) Fernando Alonso (Ferrari), a 31,4”

6º) Romain Grosjean (Lotus) a 52,2”

7º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 53,8”

8º) Felipe Massa (Ferrari), a 56,4”

9º) Sergio Pérez (McLaren Mercedes), a una vuelta.

10º) Pastor Maldonado (Williams Renault), a una vuelta.

Hamilton y su equipo, celebrando a lo grande su primera victoria con Mercedes
Hamilton y su equipo, celebrando a lo grande su primera victoria con Mercedes

En lo relativo al Mundial de Pilotos, aumenta la brecha de Sebastian Vettel con respecto a sus más directos rivales. El campeón se marcha de vacaciones en una inmejorable situación, líder indiscutible con 172 puntos, 38 de ventaja sobre su nuevo directo perseguidor, que no es otro que Kimi Raikkönen. El finlandés es ahora segundo, con 134 puntos, desbancando a Fernando Alonso, que pasa a la tercera posición, aunque a tan sólo un punto del piloto de Lotus, con 133 puntos.

Quien se acerca peligrosamente por detrás es Lewis Hamilton. Después de su victoria en Hungría, el británico refuerza su cuarto lugar y con sus 124 puntos actuales, se queda apenas a 10 puntos de Raikkönen y a 9 de Alonso y se convierte por derecho propio en un candidato a tener en cuenta, no tanto como para luchar por el título pero sí para luchar de tú a tú contra todos sus rivales más directos.

En lo que respecta al Campeonato de Constructores, Red Bull sigue comandando en solitario la clasificación e incrementa su ventaja sobre el resto de fabricantes. El equipo austríaco comanda la clasificación con 277 puntos, mientras que Mercedes asienta su segunda posición con 208 puntos. Ferrari es tercera con 194 puntos pero Lotus, en la cuarta plaza se aproxima poco a poco y se sitúa a 11 puntos del equipo italiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s