Conato de incendio en Ferrari

Las aguas bajan ciertamente revueltas en el seno del equipo italiano, toda vez que las palabras de Fernando Alonso expresando su malestar por el evidente estancamiento en la evolución del F138 han escocido y mucho, especialmente en las altas esferas.

Fernando Alonso se mostró bastante duro con respecto a su equipo cuando dijo públicamente que “empezamos la temporada con un coche regular, lo mejoramos y hemos empezado a bajar”.  Pero cuando el asturiano se mostró ciertamente hiriente fue cuando indicó que la actual situación de Ferrari era la de ir “recogiendo lo que nos dejen los demás” y que tachó de “milagro” su quinta posición en Hungaroring, porque “sabíamos que nuestra posición era un séptimo o un octavo”.

Se enturbian las relaciones entre Fernando Alonso y Luca de Montezemolo
Se enturbian las relaciones entre Fernando Alonso y Luca de Montezemolo

Estas palabras fueron rápidamente contestadas por Luca de Montezemolo, presidente de Ferrari, el cual, además de convocar una reunión de urgencia en Maranello para analizar la situación del equipo, aprovechó para exigir un “inmediato cambio de registro” en La Scuderia, que ciertamente sonó a ultimátum.

Sin embargo, Montezemolo –visiblemente molesto con las declaraciones del asturiano- no perdió la oportunidad de echar más leña al fuego y telefoneó directamente al piloto español para decirle que aquellas palabras de Alonso “no han gustado ni a Montezemolo ni a todo el equipo”, según recogió un comunicado hecho público en la web de Ferrari.

Asimismo, el dirigente italiano declaró que «este es el momento de mantener la calma, evitar polémicas y aportar con humildad y determinación la contribución de cada uno, estando cerca, en la pista y fuera de ella, del equipo y sus hombres». Concluyó el presidente de Ferrari apostando por «cerrar filas en casa, sin dejarse llevar por «desahogos que, aunque comprensibles en la inmediatez de un resultado negativo, no benefician a nadie».

Estas declaraciones de Montezemolo han sido consideradas como un auténtico tirón de orejas a Fernando Alonso. Y es que el asturiano no se ha ajustado en nada al “libro de estilo” de Ferrari, por el cual los trapos sucios se han de lavar en casa. Además, en una escudería como la italiana, considerada unánimemente como el paraíso y el culmen de la carrera para cualquier piloto, este tipo de críticas no suelen ser bien recibidas, sobre todo cuando vienen de sus propias estrellas.

Al hilo de esto, nos ha venido a la memoria el caso del despido fulminante de Alain Prost en octubre de 1991, cuando el campeón francés criticó duramente al equipo tras una decepcionante temporada a bordo del Ferrari 643. Aquel monoplaza, francamente malo bajo todos los puntos de vista («es como un camión«, dijo Prost)  fue foco de conflicto durante toda la temporada hasta el punto que meses antes del despido, el responsable del equipo Cesare Fiorio fue cesado, acusado por el propio Prost de no haber sabido organizar correctamente el equipo.

El caso es que en Ferrari no llevan bien las críticas, ni en tiempos de su gran patrón, don Enzo, ni actualmente, en tiempos de Montezemolo. Alguien dijo, en tono de broma que nunca le digas a un italiano que viste mal o que su coche es malo. Y algo de cierto hay en ello, en especial en Maranello.

Así,  en Ferrari no anduvieron con paños calientes para despedir a una leyenda viva como Alain Prost y no parece que tengan tampoco muchas consideraciones para con Alonso, de ahí que estas declaraciones del presidente de Ferrari hayan sido observadas con lupa y tomadas muy en cuenta.
En este sentido, el gran Javier Rubio, en su columna de Fórmula 1 en El Confidencial.com saca a colación el caso de la disputa que tuvo Niki Lauda con Enzo Ferrari, cuando el austríaco también se despachó a gusto contra su montura el año 1977. antes de dejar la escudería italiana y pese a ganar el título.

“Es una mierda”, le espetó al hijo del mítico Commendatore cuando le preguntó en nombre de su padre qué pensaba de su monoplaza. Evidentemente, las circunstancias no eran las mismas y la relación que Don Enzo y el campeón austríaco era muy mala, especialmente tras el comportamiento de Ferrari para con Lauda tras su gravísimo accidente en Nurburgring. Pero el caso es que aquel año Lauda acabó marchándose del equipo transalpino por la puerta de atrás, pese a haber ganado el Mundial.

Red Bull y Fernando Alonso, ¿un sueño imposible?

No se puede decir que Alonso haya ayudado mucho a apaciguar los ánimos ni acallar los rumores. En primer lugar, por el hecho que, tras la carrera en Hungría y pese a la insistencia de muchos medios, Fernando Alonso se negase a contestar sobre la posibilidad de que barajase no cumplir el contrato que le une a Ferrari hasta diciembre de 2016 y se hubiese planteado abandonar La Scuderia este mismo año, hastiado de tanto fracaso.

De inmediato fueron muchos los que ya han situado al asturiano en Red Bull como sustituto de Webber. Y lo que al principio nadie terminaba de creerse, especialmente habida cuenta de la situación preeminente como “primer espada” del alemán, ha empezado a tomar cuerpo. El colofón a esta situación esperpéntica se ha producido con las noticias que publicó ayer el diario alemán Sport Bild acerca de un posible acercamiento de Ferrari a Kimi Raikkönen, que se habría producido –y he aquí lo jugoso del asunto- con anterioridad al GP de Hungría y, por tanto, previo a las declaraciones de Alonso.

Fernando Alonso  estalló contra su equipo tras su quinto puesto en Hungría
Fernando Alonso estalló contra su equipo tras su quinto puesto en Hungría

En concreto, el rotativo alemán hablaba incluso de las cifras que Ferrari podría haber ofrecido al finlandés. En torno a 15 millones de dólares por temporada, más una serie de incentivos adicionales, que podrían situar la nómina de Kimi en un entorno salarial próximo al que cobra actualmente Fernando Alonso.

Es más, en dicha información se hablaba de que el manager del propio piloto asturiano, Luis García Abad, se habría dirigido al equipo austríaco para informarse de la situación actual de la vacante de Webber. Un contacto que, dicho sea de paso, Alonso no ha desmentido rotundamente sino que, cuando fue preguntado al respecto, respondió con un lacónico “no, que yo sepa”.

Por su parte, Ferrari sí que se ha apresurado a desmentir la noticia publicada por el diario germano a través de unas declaraciones realizadas por un portavoz del equipo de Maranello a la agencia alemana de noticias DPA, en las que ha afirmado taxativamente que: “No estamos interesados en ningún piloto del mercado ahora mismo”.

Asimismo, este portavoz mandó un recadito a los “rumorólogos” de guardia, diciendo que “para los que tienen poca memoria, también hace un año todo el mundo venía con una lista de pilotos que iban a sustituir a Felipe”.

Ahora bien, partiendo de la premisa que, en modo alguno, imagino a Fernando Alonso fuera de Ferrari, al menos tan a corto plazo, resulta ciertamente improbable que podamos ver juntos y con los mismos colores a dos “gallos” como Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Entre otras cosas porque no creo que el asturiano, a sus 33 años recién cumplidos y con su palmarés –y sus aspiraciones- quiera aceptar un rol secundario como el que, por ejemplo, ha venido desempeñando Mark Webber estos últimos años.

Y no me refiero a conspiraciones judeomasónicas, urdidas por mentes calenturientas que ven fantasmas en las últimas desgracias que han venido aquejando a Webber estas dos últimas temporadas. Me refiero al hecho de que, para bien o para mal, el equipo austríaco hace años ya que apostó por Vettel como caballo ganador. Y no parece que les haya ido mal con esta decisión. Es más, las pocas veces que Webber ha intentado subirse a las barbas de su compañero, no ha salido bien parado.

Además, la historia está trufada de casos en los que ha sido metafísicamente imposible mantener dos gallos en el mismo gallinero. Es más, el propio Alonso lo sufrió en sus carnes en 2007, cuando tuvo que lidiar con Lewis Hamilton en McLaren, entonces estrella emergente en el equipo británico.

En cambio, ahora mismo Fernando Alonso es casi como un virrey en Ferrari. Es más, me atrevería a decir que, después de Montezemolo, el asturiano es quien más manda en el área deportiva del equipo transalpino. Su liderazgo y peso específico dentro y fuera de las pistas está fuera de toda duda y su opinión es tenida en cuenta incluso por encima que la del propio Domenicali.

Es más, me atrevería a decir que nadie, desde los tiempos de Michael Schumacher acumuló tanto poder dentro de una escudería de Fórmula 1. ¿Puede ofrecerle lo mismo Red Bull? Honestamente, yo creo que no.

Horner ve posible tener a Alonso junto a Vettel en Red Bull
Horner ve posible tener a Alonso junto a Vettel en Red Bull

Sin embargo, Christian Horner no es de esta opinión. De hecho, ayer echó más leña al fuego de los rumores, cuando firmó que “Sería interesante ver a Vettel y Alonso juntos”. El director del equipo Red Bull añadió que “Queremos juntar a los dos hombres más rápidos y que garanticen los mejores resultados al equipo. Mark deja un hueco muy grande”

 Se avecinan tiempos de cambio de cara al próximo año, que deberían igualar las cosas al menos de inicio entre todos los grandes, que llevan dos años trabajando en adaptarse a la nueva normativa. Y en ese escenario, Alonso saldría con todas las garantías para volver a optar una vez más al título con Ferrari.

Por otra parte, queda aún todo un mundo en el campeonato actual y, si bien 39 puntos es mucha diferencia, no es una cantidad insalvable. De hecho, el año pasado y tras el GP de Italia, el español lideraba el Mundial con paso firme mientras que Sebastian Vettel figuraba en cuarto lugar de la clasificación, exactamente a los mismos puntos de distancia y el germano acabó ganando el campeonato. Nada por tanto es imposible.

Quizás, no sea ahora el mejor momento para tomar una decisión así. Como decía San Ignacio de Loyola, “en tiempos de tribulación no hacer mudanza” y esperar un poco más para tomar una decisión de este calado. Modestamente, en su día consideré que Alonso se equivocó saliendo de aquella forma de McLaren y creo que cometería un error de bulto dejando Ferrari.

Hay quien dice que esto no es más que una maniobra de los agentes de Raikkönen para incrementar su cotización, de cara a un hipotético fichaje por Red Bull o incluso, lograr una mejora importante en sus emolumentos ante una aún más hipotética renovación por Lotus. Aun así, parece ciertamente improbable que Lotus pueda afrontar un sueldo ni siquiera parecido al que podría cobrar el finlandés en caso de irse a Red Bull  (y no digo ya si Iceman vistiese finalmente de rojo el año que viene).

En todo caso, todavía quedan cuatro largas semanas de parón veraniego que van a estar ciertamente animadas por todo tipo de rumores ya que, a diferencia de otras temporadas, en este caso los asientos que se van a mover son de una enjundia que hacía años que no se veía.

¡Hagan sus apuestas!