GP de Japón: Sebastian Vettel es insaciable y acaricia ya su cuarto Mundial


Cimentada en la estrategia y con una aparente mayor dificultad de la prevista, el alemán Sebastian Vettel se ha llevado el GP de Japón, anotando la novena muesca del año en su humeante revólver,

Sebastian Vettel, de nuevo en lo más alto del pódium por novena vez este año
Sebastian Vettel, de nuevo en lo más alto del pódium por novena vez este año

Esta gran victoria se ha visto reforzada con el segundo doblete de Red Bull de la temporada, tras la polémica del “Multi 21” en Malasia. Y de nuevo, el gran perjudicado de esa estrategia ha sido Mark Webber.

El australiano, flamante poleman por primera vez en la temporada, cedió su puesto ante su compañero tras una polémica estrategia a tres paradas, que si bien le sirvió para adelantar a Romain Grosjean, no fue suficiente para refrendar en carrera su buena actuación en la jornada de calificación del sábado.

El tercero ha sido, como digo, Romain Grosjean. El francés ha cuajado probablemente su mejor actuación de la temporada y, probablemente, desde que está en Lotus y supo aguantar en todo momento el ritmo de Webber, al que mantuvo a raya prácticamente hasta el final de la carrera, cuando cedió ante el empuje del australiano.

Fernando Alonso, por su parte, ha logrado finalizar cuarto, firmando junto a Kimi Raikkönen la remontada del día. Pese a salir octavo, el asturiano ha completado una trabajada carrera, en la que esta vez sí, y a diferencia de lo ocurrido en Corea, pudo doblegar a Nico Hulkenberg. Eso sí, acabó con el aliento de Raikkönen en el cogote. Aun así, buena carrera en términos generales para el piloto de Ferrari que, con estos puntos, aplazó el “alirón” de Vettel hoy en Suzuka.

El alemán ahora sí, tiene el título prácticamente en el bolsillo ya que será campeón la próxima carrera en la India si finaliza entre los cinco primeros, con independencia de lo que haga Fernando Alonso.

Por último, muchos vuelven a ver manos negras y conspiraciones judeomasónicas de Red Bull para con Webber. Pues bien, en mi opinión, esta polémica no debería ser tal. El equipo Red Bull se estaba jugando el título y su obligación es ganarlo cuanto antes con su líder natural.

Hay mucho dinero en juego y, nos guste más o menos, su caballo ganador es Vettel, que por cierto ha hecho hoy un carrerón.  Es por él quien ha apostado desde el primer momento su equipo y por tanto ha de meter el título en el bolsillo del alemá, cuanto antes. Y de paso, asegurarse un doble podium que asegure también el Mundial de Constructores.

Luego vendrán los favores, los detalles para con el piloto saliente y los regalos, si los permite la carrera. Además, Webber tampoco ha puesto todo de su parte para hacerse acreedor. Quizás si Webber hubiese salido bien y hubiese mantenido un buen ritmo de carrera desde el inicio, a lo mejor habrían pintado mejor las cosas.

En todo caso, y como digo, lo importante era asegurar el doblete en carrera y, pese a la gran carrera de Grosjean, el objetivo se ha logrado para el equipo austríaco, por lo que Horner y sus chicos tienen motivos de sobra para estar satisfechos con lo ocurrido en Suzuka.

Análisis de la carrera

La carrera prometía, ya que la salida fue de esas que quitan el hipo. Mark Webber, en su línea habitual, protagonizó un pésimo arranque, aunque el de Vettel tampoco fue excesivamente brillante. Eso favoreció que Romain Grosjean, por fuera, y Lewis Hamilton, por el centro, le ganaran la partida a los dos Red Bull.

Sin embargo, al llegar a la primera curva, el piloto de Lotus, que había ganado la posición por fuera, entraba en primera posición pero Lewis Hamilton se vio literalmente emparedado por los dos Red Bull y se llevó la peor parte. Cuando estaba a punto de rebasar a Webber por el interior, el australiano le cerró bien la puerta y el Mercedes tocó con su rueda trasera izquierda el alerón del Red Bull, provocándole un pinchazo que le hizo reventar la rueda.

Momento en el que Romain Grosjean logra adelantar a los dos Red Bull en la salida
Momento en el que Romain Grosjean logra adelantar a los dos Red Bull en la salida

Cara para el francés pero salió cruz para el británico que llegó a duras penas a boxes, sin rueda y con el monoplaza tan maltrecho que apenas unas pocas vueltas después tuvo que abandonar.

Por detrás, también hubo máxima tensión, especialmente cuando Jules Bianchi y Guiedo Van der Garde se tocaron entre sí y ambos acabaron con sus monoplazas fuera de carrera. Asimismo, Adrian Sutil -que partía último por sanción tras su incidente con Webber en Corea- protagonizó otra espectacular salida, al remontar seis puestos de una tacada, adelantando por el centro a sus rivales.

A partir de ahí, unas vueltas en las que parecía que el Lotus de Grosjean dominaba a placer, seguido a cierta distancia por los Red Bull de Webber y Vettel, al que se veía incluso excesivamente inquieto e incómodo, protagonizando un par de frenadas exageradas y una ligera salida de pista. Quizás fuese la nula acostumbrado de no ser él quien estuviera liderando la carrera,

Mientras tanto, y con Hamilton fuera de combate, Hulkenberg, Massa y Alonso rápidamente quedaron descolgados, mientras que Raikkönen, que había salido francamente mal, perdiendo dos puestos, empezó su particular lucha contra el mundo, con un excelente adelantamiento a Jenson Button que le permitía acceder por vez primera a la zona de puntos.

A partir de la vuelta 12, con la entrada de Hulkenberg -que ya pisaba los talones de los Ferrari- se abría la primera veda en boxes. Un carrusel que dejó como hechos más relevantes que el alemán de Sauber logró ganarle la posición a Massa y, sobre todo, las entradas al pitlane de de Nico Rosberg y Sebastian Vettel, El tricampeón, que tomó el rumbo a boxes in extremis, estuvo en un tris de chocarse contra el muro al entrar pasado de velocidad, lo que le obligó además a frenar casi en seco para no saltarse el límite de velocidad.

Pero especialmente peligrosa fue la del piloto de Mercedes, que no sólo fue igual de exagerada que la de Vettel sino que además, en su afán de ganar el máximo número de segundos posibles, salió sin mirar y estuvo a punto de chocarse contra el McLaren de Sergio Pérez, que entraba en ese momento, y lo que es peor, al tratar de esquivarle, casi se llevó por delante a un mecánico de Lotus.

Esta temeraria maniobra de Rosberg le valió llevarse el primer drive through del día y mandar a paseo sus escasas opciones de luchar por el pódium ya que, al cumplir su sanción en la vuelta 17, el alemán perdió casi 10 posiciones y salió metido en pleno tráfico.

Con todos ya en pista, las cosas no cambiaron en absoluto. Grosjean comandaba con cierta tranquilidad la prueba, aunque sabedor que los dos Red Bull emprenderían en breve su caza. Sin embargo, las cosas cambiaron mucho por detrás ya que Hulkenberg  tuvo la gran desgracia de encontrarse a Daniel Ricciardo, el único que no había parado.

El australiano se convirtió en un tapón colosal no sólo para el alemán, que había atesorado una buena ración de tiempo con respecto a los dos Ferrari, sino para el resto de competidores ya que, durante cinco interminables vueltas -las que duraron las maltrechas ruedas del Toro Rosso- nadie pudo con Ricciardo. Finalmente, y absolutamente desesperado, Hulkenberg logró adelantarle, no sin dificultad, en la vuelta 22.

Daniel Ricciardo, protagonista del atasco del día en Suzuka
Daniel Ricciardo, protagonista del atasco del día en Suzuka

Este atasco provocó el despertar de Alonso, bastante gris hasta el momento e incapaz de doblarle el brazo a su compañero Massa (que desoyó abiertamente las órdenes de Ferrari que le conminaban desde el box a dejarse rebasar) . Aprovechando el único momento de debilidad mostrado por Hulkenberg, el asturiano lograba deshacerse de Massa e inmediatamente después del piloto alemán, encaramándose a la cuarta plaza, eso sí, muy lejos del trío de cabeza.

Por delante, Webber empezó a rebajarle tiempo a Grosjean hasta ponerse prácticamente a medio segundo del galo. Pero sorprendentemente fue llamado en la vuelta 25 a una segunda e inesperada parada, que hacía inviable pues la estrategia de ir a dos paradas como su compañero y, de hecho, ponía muy en riesgo su posible victoria.

Y como a río revuelto, ganancia de pescadores, Vettel aprovechó el parón de su compañero y la bajada de ritmo de Grosjean para empezar la remontada. Una remontada que se culminó en la vuelta 30, toda vez que Grosjean entró en boxes para su segunda y última parada, que dejó al alemán como líder en solitario de la carrera y que mantuvo hasta que entró en la vuelta 38.

Tras los últimos cambios de ruedas, y con Webber liderando cómodamente, la única duda era saber si el australiano podría aguantar hasta el final con las gomas duras o si, por el contrario, tendría que hacer una tercera parada. En ambos casos, las posibilidades de ganar eran remotas porque, de no volver a entrar en boxes. tendría que afrontar el último tramo de carrera con unas gomas excesivamente castigadas. Pero de entrar, perdería al menos 20 segundos y caería muy cerca o incluso detrás de Grosjean, como al final acabó pasando.

Por su parte, tras su pitstop, Alonso perdió su puesto nuevamente ante Hulkenberg, lo que hacía presagiar un nuevo calvario del asturiano similar al vivido en Corea, acrecentado aún más por el hecho que Raikkönen, con ruedas nuevas, venía por detrás apretando.

Todas estas incógnitas se despejaron rápidamente. Laminado por el empuje de Vettel y, sobre todo, con un Grosjean que no flaqueaba, en la vuelta 43 Webber tuvo que entrar a su tercera y última parada y dijo adiós a sus remotas posibilidades de victoria. Apenas tres vueltas más tarde, Alonso se deshizo con cierta facilidad de Hulkenberg mientras que Raikkönen dejó de ser un problema para él, con lo que el español vivió unas plácidas últimas vueltas, sabedor de que a más no podía ir y su cuarta plaza, tampoco peligraba en exceso.

Por delante, Vettel acabó por rebasar a Grosjean en la vuelta 41 y no tardó en poner tierra de por medio con el piloto francés. Aun así, el galo -un hueso duro de roer donde los haya- no entregó la cuchara. Aprovechó la enorme ventaja que atesoró sobre Webber y, pese al evidente desgaste de sus compuestos y el ímprobo esfuerzo del australiano, recortándole a ritmo de 1,5 segundos por vuelta, aguantó los últimos empujones del segundo Red Bull.

Finalmente y cuando parecía que Webber no podría con el galo, a falta de dos vueltas para el final, el australiano logró rebasar a la salida de la recta de meta, al Lotus que, unido al adelantamiento casi in extremis de Raikkönen a Hulkenberg, dejó la clasificación final entre los 10 primeros puestos prácticamente invariable. Sebastian Vettel se llevó su novena carrera del año y Red Bull ofreció su enésima demostración de fuerza, que pone los dos títulos (Pilotos y Constructores) a tiro de piedra del equipo austríaco.

Lo mejor y lo peor del día

Aparte de la nueva muestra del poderío insultante de Red Bull, que se permite incluso cambiar de estrategia y de caballo ganador sobre la marcha, hoy merece y mucho la pena destacar la confirmación del paso adelante de Sauber y la explosión definitiva de Nico Hulkenberg. El alemán está pidiendo a gritos una oportunidad en uno de los grandes y está demostrando que un equipo como el suizo se le ha quedado muy pequeño.

Otro elemento reseñable hoy ha sido el meritorio séptimo puesto del mexicano Esteban Gutiérrez, que hoy ha confirmado el potencial que un día Monisha Kalterborn vio en el joven piloto de Monterrey. Tras una gran jornada de calificación, en la que por vez primera en su vida había logrado meterse en la Q3, logró aguantar el tipo y resistir los ataques de sus rivales, especialmente el de Nico Rosberg al final, con el que salvó su séptima plaza.

Lo peor, la caótica carrera de Felipe Massa. Primero desobedeciendo las claras órdenes del equipo, empleándose a fondo contra su compañero y luego cometiendo una serie de errores que culminaron con un exceso de velocidad absurdo en el pitlane que le costó un drive through y lograr un miserable punto que incluso tuvo que sudar porque estuvo incluso fuera de los puntos durante mucho tiempo.

No olvidemos que esos puntos pueden ser preciosos de cara a la lucha que mantiene Ferrari con Mercedes (y Lotus) por el subcampeonato del Mundial de Constructores. No veo la hora en que Ferrari le abra la puerta y se convierta en un triste recuerdo de un tipo que un día pudo ser campeón y acabó de forma mediocre su carrera en La Scuderia.

Lewis Hamilton, tratando de volver a boxes tras su reventón en la salida
Lewis Hamilton, tratando de volver a boxes tras su reventón en la salida

Otro abonado a esta sección y siempre por el mismo motivo es Lewis Hamilton. La suerte le está siendo esquiva desde el año pasado y, pese a que el británico le echó arrojo en la salida, recordándonos al Hamilton de siempre, un reventón dio al traste con sus posibilidades de triunfo hoy. Lástima porque se le veía motivado y en forma. Seguramente no habría podido batir a los Red Bull pero con él sobre el asfalto hoy sin duda habríamos visto otra carrera bien diferente.

Para acabar, lo que está ocurriendo con Force India está siendo todo un misterio. Pese a su inicio fulgurante y tras cosechar algunas buenas actuaciones durante la temporada, se ha hundido definitivamente y, aunque hoy contaba con el lastre de la sanción a Sutil, no se les ha visto ni en Corea ni aquí en ningún momento entre los puestos destacados. Sorprende, pero apunta a que en el equipo anglo indio están ya para pocas alegrías económicas y han centrado sus esfuerzos en desarrollar el coche de 2014. De ser así, como a Williams o McLaren, que siguen sin levantar cabeza, el resto de esta temporada se les va a hacer muy larga…

Clasificación de carrera y del Mundial

Disputadas las 53 vueltas en el siempre atractivo circuito de Suzuka, la clasificación de la carrera quedó de esta manera:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 26′ 49”

2º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 7,1”

3º) Romain Grosjean (Lotus), a 9,9”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 45,6”

5º) Kimi Raikkönen (Lotus), a  47,3”

6º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 51,6”

7º) Esteban Gutiérrez (Sauber Ferrari), a 1’11”

8º) Nico Rosberg  (Mercedes AMG), a 1,12”

9º) Jenson Button (McLaren Mercedes) a 1,20”

10º) Felipe Massa (Ferrari), a 1’29”

Sebastian Vettel, campeón del mundo de forma virtual
Sebastian Vettel, campeón del mundo de forma virtual

La clasificación del Mundial de Pilotos sigue liderada por Sebastian Vettel, como no podía ser de otra forma. El alemán es ya el virtual campeón porque sus 297 puntos son un muro ya infranqueable para Fernando Alonso, que pese a sus 207 puntos, no tiene prácticamente ninguna opción de arrebatarle el título a Vettel, al que con acabar entre los cinco primeros en la próxima carrera, será campeón de forma matemática.

Aun así, Fernando Alonso sigue sumando y abriendo brecha con sus rivales. Actualmente se sitúa a 30 puntos de Kimi Raikkönen y todo hace presagiar que el español se volverá a quedar un año más con el dudoso honor de ser segundo. O como decía el mítico Senna, el primero de los perdedores… En todo caso, un mérito enorme porque ha sido el único capaz de hacerle una mínima sombra al imbatible Vettel pese a contar con un coche sensiblemente inferior al Red Bull.

Por detrás, Lewis Hamilton es el único que puede acceder al Olimpo de los grandes. Después del británico hay una sima inalcanzable ya que Mark Webber cae hasta la quinta plaza con 148 puntos y Rosberg es sexto, con 126 puntos.

En cuanto al Mundial de Constructores, la situación es prácticamente idéntica a la del de Pilotos. Red Bull ya está haciendo hueco en la estantería de su sala de trofeos pues los 445 puntos que atesoran hoy por hoy, se antojan ya inaccesibles, de modo que con un resultado similar al de hoy en la India, los chicos de Horner y Newey se harán con su cuarto campeonato consecutivo.

La emoción está por detrás y ver quién se llevará el codiciado y suculento premio del subcampeonato. Bernie suele ser generoso con los equipos a la hora del reparto de dividendos al final de la temporada y por eso Ferrari, Mercedes y Lotus están luchando a brazo partido para ser los segundos. Actualmente, Ferrari es segunda con 297 puntos pero sólo está a 10 de ventaja de Mercedes (287) y de Lotus, que con la buena actuación de hoy se acerca peligrosamente a ambos, con 264 puntos.

La próxima carrera será dentro de 15 días y supondrá la despedida del calendario, al menos provisional, del joven trazado del Buddh International Circuit. El GP de la India sólo se ha disputado en dos ocasiones y no ha visto otro ganador que Sebastian Vettel.

Lo que parece claro es que, salvo cambios en el calendario para 2015 y un presupuesto mayor, la continuidad del GP de la India está en el aire. Lo curioso es que en su breve historia puede ver cómo Sebastian Vettel se proclama campeón del mundo de forma anticipada por segunda vez en tres ediciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s