GP de China: Hamilton sigue dominando y Alonso vuelve al pódium


GP de China 2013: Portentosa exhibición de Alonso en Shanghai
GP de China 2012: Rosberg domina un fin de semana perfecto para Mercedes

El GP de China se ha resuelto con una nueva demostración de fuerza llevada a cabo por Mercedes -que se lleva su tercer doblete del año- y, más concretamente por Lewis Hamilton, que se ha llevado el triunfo en una anodina carrera.

Lewis Hamilton, en lo más alto del cajón por tercera vez consecutiva
Lewis Hamilton, en lo más alto del cajón por tercera vez consecutiva

El británico ha logrado su tercera victoria de la temporada, haciendo gala de un poderío y una superioridad francamente aplastante, de principio a fin, demostrando que hoy por hoy, las “Flechas Plateadas” siguen siendo inalcanzables no sólo a una vuelta sino más aún  durante toda una carrera.

Hamilton ha ganado como y cuando ha querido, sin tener que mirar ni una vez el retrovisor. Marcando un ritmo implacable desde la primera vuelta, el piloto de Mercedes no ha tenido rival hoy. Ni siquiera su compañero Nico Rosberg , que bastante ha tenido con llegar a la segunda plaza tras una mala salida y en una excelente remontada y después de estar toda la carrera corriendo a ciegas al estropearse la telemetría de su Mercedes t, ha podido siquiera acercársele

En tercer lugar ha finalizado Fernando Alonso, en una meritoria plaza que ha servido para acallar al menos temporalmente el desbarajuste vivido por Ferrari este año y que culminó esta semana con la dimisión de Stefano Domenicali, sustituido desde este mismo fin de semana por Marco Mattiacci.

El asturiano ha logrado resistir no sólo el impacto del Williams de Felipe Massa en la salida sino, sobre todo, el empuje de Daniel Ricciardo, que una vez más ha vuelto a batir a Sebastian Vettel sin paliativos, desterrando esa vieja tesis de que en Red Bull sólo beneficiaban al alemán en detrimento de sus compañeros.

Y es que el australiano huele a campeón del mundo y además a no tardar mucho. Hoy no sólo ha pulverizado al tetracampeón sino que ha puesto contra las cuerdas a Alonso, al que sólo una vuelta ha separado de perder su privilegiado puesto en el cajón a manos del joven piloto aussie.

Por último, absolutamente intolerable el error cometido hoy por los jueces y comisarios del circuito de Shanghai, que dieron el banderazo final en la penúltima vuelta. Este error, reglamento en mano, ha supuesto que se tomen las posiciones y tiempos obtenidos en la vuelta 54.

Este hecho ha perjudicado gravemente por ejemplo a Kamui Kobayashi, que había logrado rebasar en la última curva a su gran rival Jules Bianchi. Al tomarse como referencia la posición en la vuelta anterior, el adelantamiento del japonés sencillamente no ha existido. Como tampoco habría sido posible contabilizar un posible adelantamiento de Ricciardo a Alonso, que entró echándole el aliento en el cogote al asturiano.

Análisis de la carrera

La carrera arrancó con dos espectaculares largadas de Fernando Alonso y Felipe Massa, respectivamente. El primero ganó dos posiciones adelantando por la derecha, mientras que el segundo lo hizo pegado al muro. El problema vino cuando ambos confluyeron en el centro de la pista ya que, de forma involuntaria claramente, se tocaron con violencia. El que se llevó la peor parte fue el Williams de Massa, que incluso se levantó de las ruedas laterales aunque, de forma milagrosa sin consecuencias para ninguno de los dos pilotos.

Por su parte, tanto Nico Rosberg como Daniel Ricciardo salieron francamente mal. Especialmente el alemán, que además tuvo la suerte de cara ya que, tras caer a la séptima plaza, su rueda trasera izquierda se enganchó con el lateral del Williams de Valteri Bottas. Sin embargo y, de forma milagrosa, ni uno ni otro tampoco sufrieron daños.

A partir de ahí, monólogo de Lewis Hamilton, que asumió con intensidad el liderato y pronto puso pies en polvorosa, sin que Sebastian Vettel, que también había salido bastante bien, bi el resto de sus rivales, pudiera seguirle.

Por detrás, Nico Rosberg inició su particular remontada, adelantando primero a Hulkenberg y poco después a Felipe Massa aunque con mucho mérito puesto que, desde la vuelta de calentamiento, el alemán era informado por su box que tendría que correr prácticamente “a ciegas” puesto que se había estropeado el sistema de telemetría.

El problema empezó a llegar pronto cuando, con ocho o nueve vueltas disputadas, la práctica totalidad de los pilotos empezaron a quejarse de un fuerte graining, lo que obligó sin duda a adelantar las primeras paradas (de hecho, Button tuvo que entrar en la vuelta ocho, con sus ruedas casi en las lonas).

En la vuelta 12, justo cuando más problemas empezaba a tener Fernando Alonso debido al desgaste de sus ruedas y acosado por Ricciardo, fue donde empezó a cimentarse el pódium de Fernando Alonso. El pitstop del español fue perfecto, casi tanto como el que obligó a hacer apenas una vuelta después a Sebastian Vettel, que rodaba en una cómoda segunda plaza. Sin embargo, el alemán volvía a pista unos pocos metros por detrás de su perseguidor.

A partir de ahí, el español no volvió a sufrir ya que, pese al empuje del tetracampeón, logró mantener a raya a su rival que, por contra, se llevó consigo un desgaste excepcional en sus compuestos duros que le hicieron  perder ritmo con respecto al español. Pero es que, además, Vettel pareció sufrir algún tipo de avería o problema mecánico que le obligó a pararse casi en seco, dejar marchar a Alonso y ser rebasado con total facilidad primero por Nico Rosberg, que venía como un cohete en pos de la cabeza de carrera, y acto seguido -y no sin polémica- por su compañero Daniel Ricciardo.

Daniel Ricciardo en el momento de atacar a Sebastian Vettel
Daniel Ricciardo en el momento de atacar a Sebastian Vettel

Digo lo de la polémica porque desde el box se le dio orden a Ricciardo de atacar a Vettel y a éste de no plantar cara. Sin embargo, por razones que no han trascendido, y pese a llevar un indudable y superior ritmo, Ricciardo se quedó más de una vuelta pegado a la rueda de su compañero, sin adelantar. Esta maniobra fue decisiva porque el tiempo que el australiano perdió detrás de Vettel le permitió a Fernando Alonso cobrar una distancia que, a la postre, le impidió adelantarle al final de la carrera.

La maniobra fue del todo punto incomprensible. No es que Vettel ofreciese una resistencia numantina al intento de ataque de Ricciardo sino que, bien por miedo o por un excesivo respeto a los galones del campeón, el australiano no quiso o no supo atacar a tiempo a su compañero y, para cuando lo hizo, fue demasiado tarde.

Desde ese momento, las posiciones en carrera se definieron bastante ya que todos y cada uno de los monoplazas que ocupaban las 10 primeras plazas había cobrado una distancia entre sí de uno o dos segundos.

Una distancia reforzada aún más tras el segundo y último stint, suficiente para que nadie intentase ninguna aventura demasiado importante. De hecho, el único aliciente de la carrera pasó a ser si Fernando Alonso, con evidentes síntomas de agotamiento en sus compuestos duros resistiría el ataque desaforado de Nico Rosberg, con ruedas nuevas. El alemán, a un ritmo de casi un segundo por vuelta más rápido. no tardó mucho en dar caza al piloto asturiano.

Así pues, con todo decidido y tras rebasar al español, la carrera careció del más elemental interés. Por delante Hamilton seguía a lo suyo, sin esfuerzo y a más de 20 segundos de Rosberg, con Alonso, en tercer lugar a más de ocho segundos de ventaja sobre Daniel Ricciardo, quien a su vez, había cobrado una jugosa diferencia sobre su compañero Vettel. Y así sucesivamente hasta el 11º lugar, ocupado por Jenson Button.

Lewis Hamilton, en cabeza desde el primer al último metro del GP de China
Lewis Hamilton, en cabeza desde el primer al último metro del GP de China

El único que pareció no resignarse fue Daniel Ricciardo. Con todo perdido, el australiano optó por dar batalla y, sabedor de la inferioridad mecánica del Ferrari F14 T de Alonso, empezó a empujar como un diablo. Pero su esfuerzo fue en vano. A falta de 10 vueltas para el final de la carrera, Ricciardo recortó sensiblemente las distancias que mantenía con el asturiano pero cuando le tuvo a escasos cuatro segundos, sus compuestos dijeron basta y, aunque rodó más rápido, apenas sí pudo recortarle más tiempo, teniendo que conformarse con la cuarta plaza.

Llegados a la vuelta 55, es decir, una antes de lo previsto, inexplicablemente, los jueces bajaron la bandera a cuadros sobre el Mercedes de Lewis Hamilton, lo que provocó que el pobre Kamui Kobayashi se quedase sin la pedrea que había supuesto para Caterham su espectacular adelantamiento a Jules Bianchi tras la última curva.

Y es que, debido al error de los jueces, al acabar prematuramente la carrera, se tomó como referencia para tiempos y posiciones el paso por meta en la vuelta 54, por lo que lo ocurrido en la vuelta 55 (afortunadamente, nada relevante salvo el adelantamiento del japonés) no se pudo contabilizar.

Un error absolutamente impropio e injustificable que, junto a las desérticas gradas del circuito de Shanghai, deberían hacer reflexionar a la organización, a la FIA y a la FOM, si realmente compensa llevar el Gran Circo hasta este remoto punto del globo.

Lo mejor y lo peor del día

Hoy hay que destacar nuevamente el poder absoluto de Mercedes. Pese a que en los entrenamientos del viernes y en algunos momentos de los entrenamientos de calificación del sábado, dio la sensación que los márgenes entre el equipo alemán y sus grandes rivales se estaban estrechando.

Quizás a una vuelta o bajo el agua. Pero en carrera el ritmo de los dos bólidos germanos es, hoy por hoy, inigualable. Tanto Hamilton, que dominó a placer, como Rosberg, cuya suficiencia para remontar y adelantar uno por uno a todos sus rivales, ha sido insultante.

Muy bien el británico, pero también excelente el funcionamiento de Nico Rosberg, pilotando a la antigua usanza. Es cierto que no tuvo mucha oposición, ni con Ricciardo ni con Alonso, a los que limó sin piedad en apenas unas pocas vueltas la jugosa ventaja que ambos habían acumulado en el primer tercio de la carrera.

Gran carrera de Nico Rosberg, tras una espectacular remontada
Gran carrera de Nico Rosberg, tras una espectacular remontada

Por otra parte, ya no sorprende pero hay que insistir en ello. Daniel Ricciardo es todo un pilotazo. Una estrella en ciernes que está sabiendo aprovechar los problemas mecánicos de su compañero y le está batiendo de forma inmisericorde en todos los terrenos. Incluyendo sobre el agua, un terreno en el que Sebastian Vettel se mueve como nadie. Sin embargo, Ricciardo también logró bartirle en la calificación del sábado.

Muy bien también Fernando Alonso y, por extensión, Ferrari. Si hace apenas un par de semanas todo era un marasmo en la escudería italiana, la gran labor de hoy del asturiano y el buen ritmo de carrera de su Ferrari F14 T, ha traído algo de tranquilidad a Maranello para afrontar con garantías el GP de España, para el que se espera un buen paquete de mejoras. Un día más, Alonso ha sido un reloj suizo, aunque al final sufrió un poco para mantener su pódium frente al empuje de Ricciardo.

También hay que destacar la buena línea mantenida por Force India, de nuevo con sus dos pilotos en los puntos. Hay que decir que no estuvieron tan cómodos como en Bahrein pero sí estuvieron al máximo de sus posibilidades. Excelente el trabajo, una vez más de Nico Hulkenberg, cuyo talento está ya fuera de toda duda. Sergio Pérez no estuvo tan fino como su compañero pero se supo sobreponer a una mala calificación y superó claramente a sus teóricos rivales en su “guerra” particular.

Por último, cara y cruz para Toro Rosso. El equipo italiano ha logrado meter de nuevo en los puntos al joven Daniil Kvyat, que evidencia una adaptación excepcional a su nueva montura pese a su gran juventud. Sin embargo, Jean-Eric Vergne ha vuelto a dar la de arena, sin puntos y sin poder mostrar un ápice de su potencial.

En lo relativo a los aspectos negativos del día, hay que hacer una mención expresa y rotunda al fiasco de McLaren. El equipo de Woking ha sufrido un batacazo, evidenciando un importante retroceso en cuanto al rendimiento, tanto en una vuelta como en carrera, del MP4-29 y que empezó a evidenciarse en Bahrein, donde ninguno de los dos pilotos acabaron la carrera.

Decepcionante actuación de los McLaren en China
Decepcionante actuación de los McLaren en China

En este caso, tanto Button como Magnussen han logrado acabar pero ambos han caído fuera de la zona de puntos. Aquejados por un fortísimo graining y por la imposibilidad de que sus compuestos cogiesen una temperatura adecuada, tampoco las mejoras aerodinámicas propuestas desde Woking para este Gran Premio han surtido efecto. Y eso, en un circuito como el de Shanghai, en el que se precisa una elevada carga aerodinámica, ha sido un lastre para los dos pilotos durante todo el fin de semana.

Otro que sigue gafado y al que no se le ve en absoluto cómodo es al tetracampeón mundial, Sebastian Vettel. Su papel protagonista está siendo eclipsado claramente por su compañero y todo el infortunio que aquejó el año pasado a Mark Webber, se está centrando en él esta temporada. El alemán ha vuelto a estar fuera de juego, lento y desganado, con un monoplaza sensiblemente inferior en rendimiento al de Ricciardo.

Su frialdad al volante ha sido tal que  a mitad de carrera, cuando no sólo no pudo con Alonso sino que fue rebasado con total facilidad por su compañero, fue conminado por radio desde el box para que, al menos, se mantuviese en pista para ayudar al equipo en el Mundial de Constructores. Afortunadamente, la gran ventaja cobrada al inicio de carrera fue suficiente para no tener que sufrir con Hulkenberg, su principal perseguidor en pista.

Tampoco ha sido un buen día para Kimi Raikkönen. El finlandés sigue absolutamente desdibujado y demostrando una preocupante inadaptación a su Ferrari. Siempre hay un “pero” en cada carrera y esta vez no ha sido menos. Sin la chispa ni la agresividad a la que nos tiene acostumbrados, hoy ha pasado sin pena ni gloria por el trazado chino, finalizando en una discretísima octava plaza, muy lejos de su propio compañero.

De nuevo, mal día para Kimi Raikkönen y su Ferrari
De nuevo, mal día para Kimi Raikkönen y su Ferrari

Para acabar, muy mala suerte hoy para Felipe Massa. Tras el golpetazo tremendo que se dio con Fernando Alonso en la salida, el brasileño logró rehacerse y estuvo muy activo, dando bastante guerra en la parte alta de la carrera hasta el descalabro de su primer pitstop. No sólo no estaban preparados en el box de Williams sino que encima, la rueda trasera izquierda del monoplaza se quedó encajada, aparentemente por el golpe de la salida, lo que provocó que el brasileño perdiese casi un minuto y todas sus opciones de puntuar hoy.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 55 vueltas (una menos de las previstas, debido al citado error de los jueces), la clasificacion del GP de China quedó de la siguiente forma:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 33’28”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG),  a 18”

3º) Fernando Alonso (Ferrari), a 23,6”

4º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), a 27,1”

5º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 47,8”

6º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 54,3”

7º) Valteri Bottas (Williams Mercedes), a 55,7”

8º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 1’16”

9º) Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 1’23”

10º) Daniil Kvyat (Toro Rosso Renault), a 1 vuelta.

Lewis Hamilton "felicita" a su Mercedes nada más llegar al parque cerrado
Lewis Hamilton “felicita” a su Mercedes nada más llegar al parque cerrado

Tras este tercera victoria consecutiva de Lewis Hamilton, las cosas se aprietan en la cabeza entre el británico y su compañero, ahora separados tan solo por cuatro puntos.

Así pues, el Mundial de Pilotos continúa comandado una semana más por Nico Rosberg, con 79 puntos, seguido de Lewis Hamilton, con 75 puntos. Se abre una brecha descomunal entre ambos y sus más directos contrincantes, encabezados por Fernando Alonso, con 45 puntos, Nico Hulkenberg con 36 y Sebastian Vettel, con 33, todos ya muy lejos de la pareja de pilotos de Mercedes.

En lo referente al Mundial de Constructores, este nuevo doblete afianza aún más el dominio estratosférico del equipo Mercedes, que encabeza la clasificación con 154 puntos. En segunda posición se encuentra Red Bull, el primero de los “equipos terrenales”con 57 puntos, esto es, a casi 100 puntos ya del equipo alemán. Por su parte, el tercer equipo en discordia es Force India, que sigue sorprendiendo a propios y extraños, con 54 puntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s