Muere Sir Jack Brabham a los 88 años


El piloto australiano y tres veces campeón del mundo de Fórmula 1 Jack Brabham, ha fallecido hoy en su casa, a los 88 años de edad.

Jack Brabham durante el GP de Australia de 1961
Jack Brabham durante el GP de Australia de 1961

El fallecimiento ha sido hecho público por su hijo David a través deun escueto comunicado en el que se decía lo siguiente: “Hoy es un día muy triste para todos nosotros. Mi padre ha muerto en paz en su hogar esta mañana a la edad de 88 años. Vivió una vida increíble, consiguiendo mucho más de lo que ninguno de nosotros habría soñado jmás y seguirá viviendo en nosotros a través del enorme legado que el nos deja detrás”

Una vida vinculada al mundo del Motor

La vida de este legendario piloto siempre estuvo vinculada al Gran Circo y ha sido, sin ninguna duda, uno de los personajes más importantes de toda su historia. Y no sólo porque llegó a ser tres veces campeón (1959, 1960 y 1966) sino porque además, en la última de las ocasiones, Brabham se proclamó campeón pilotando un coche diseñado y fabricado por él mismo, un hito único en la historia de la Fórmula 1.

Siendo tan solo un niño apasionado por la mecánica, Jack Brabham se sentó por vez primera al volante con apenas 12 años. Su pasión por el automovilismo fue aumentando hasta que en 1946 creó una empresa de reparación de motores, que le permitió participar en los campeonatos locales de Nueva Gales del Sur, donde rápidamente se proclamó campeón.

En 1954 se trasladó a Gran Bretaña, donde conoció a John Cooper. Esto le permitió dar el salto a la alta competición de la mano del equipo Cooper-Bristol. Después de tres temporadas a caballo entre la Fórmula 1 y la Fórmula 2, en 1958 logró disputar su primera temporada completa en la máxima categoría, finalizando en 18ª posición y con un cuarto puesto en Mónaco, como su mejor resultado.

El año 1959 fue el de su consagración definitiva. A los mandos del Cooper Climax, el australiano logró su primer entorchado mundial, tras una exitosa campaña, con dos victorias (Mónaco y Gran Bretaña) y dos podiums.

Jack Brabham tampoco tuvo rival en 1960, cuando logró repetir título, de nuevo con el equipo Cooper. Pese a un inicio nefasto, con dos abandonos y una descalificación, logró cinco victorias consecutivas y un cuarto puesto en la última carrera, disputada en EE.UU. -en la que llegó a meta empujando el coche tras quedarse sin gasolina- le dieron su segundo campeonato consecutivo.

El año 1961, sin embargo, pasó sin pena ni gloria para Brabham. Con tremendos problemas de fiabilidad del Cooper, el australiano abandonó en seis de las ocho pruebas puntuables y logrando un cuarto puesto como mejor resultado ese año.

 

Jack Brabham, piloto y constructor de monoplazas

El año 1962 supuso un punto de inflexión en la historia personal de Jack Brabham y en la de la propia Fórmula 1. Junto a Ron Tauranac, el piloto australiano llevó a cabo la fabricación y el diseño de su propio monoplaza, el Brabham BT3. De hecho, Brabham, que había comenzado la temporada con el equipo Lotus, llegó a correr la segunda mitad de esa temporada con el citado monoplaza.

Jack Brabham, a los mandos del Brabham Climax BT11 en 1965
Jack Brabham, a los mandos del Brabham Climax BT11 en 1965

Los resultados no se hicieron esperar y en su tercera carrera, el GP de EE.UU., el Brabham BT3 finalizó en cuarto lugar, convirtiendo a Jack Brabham en el primer piloto de la historia de la Fórmula 1 en puntuar con un coche diseñado por él mismo.

Los años posteriores fueron de transición tanto para Jack Brabham, en particular, como para su equipo ya que, si bien logró varios pódiums hubo que esperar tres temporadas hasta poder ver a un Brabham en lo más alto de un cajón.

La temporada de 1966 fue espectacular ya que Brabham se alzó por tercera vez con el campeonato mundial, después de lograr cinco victorias y un segundo puesto, lo que le abrió las puertas de la historia de la Fórmula 1 de par en par ya que nunca nadie, hasta entonces -ni después hasta nuestros días- había sido capaz de lograr un título con su propio monoplaza.

En 1967, Jack Brabham siguió con la línea de éxito de la temporada anterior si bien en esta ocasión tuvo que conformarse con un subcampeonato, detrás de su compañero, el británico Dennis Hulme, aunque con una buena cosecha de victorias (2) y de pódiums (4).

A partir de ahí comenzó el declive de la carrera profesional como piloto del australiano. En 1968 pasó con bastante más pena que gloria, en una nefasta temporada para él y para su equipo, con 10 abandonos y finalizando sólo dos carreras. En 1969, por su parte, logró un mejor papel, finalizando el año en décima posición, con un segundo y un tercer puestos como mejores resultados.

En 1970 se despidió de la Fórmula 1 logrando su única -y última- victoria, la lograda en el GP de Sudáfrica, y tres pódiums, poniendo punto final a su carrera con un digno quinto puesto.

Su vida después de la Fórmula 1

Tras su retirada de la alta competición, Jack Brabham vendió todas sus acciones dentro del equipo a su copropietario, Ron Tauranac -quien posteriormente vendió el equipo a Bernie Ecclestone en 1972-  y se volvió a Australia, donde se instaló en una granja y montó varios negocios, entre ellos, Engine Development.

Jack Brabham, homenajeado durante el GP de Australia de 2013
Jack Brabham, homenajeado durante el GP de Australia de 2013

Esta empresa, fundada en 1971 junto al ingeniero británico John Judd, saltó a la fama por fabricar, de la mano de Cosworth los conocidos motores Judd, que montaron entre otros los equipos Williams, Arrows, Lotus, Ensign y Fittipaldi, además de suministrar propulsores para otras categorías.

Precisamente su relación con las carreras le llevaron a ser nombrado Caballero de la Orden Británica en 1979, de manos de la reina Isabel II de Inglaterra y en 1990 fue admitido en el Salón de la Fama de los Deportes de Motor.

Además de estas prestigiosas distinciones, su carisma dentro y fuera de la pista le reportó otro buen puñado de distinciones, tanto a nivel personal como profesional. Entre otros premios, Jack Brabham fue nombrado Australiano del Año en 1966,  Knight Bachelor por el Reino Unido en 1979 y Tesoro Nacional de Australia en 2012. También figura en el Salón de la Fama del Deporte Australiano desde 1985, elevado a la categoría de Leyenda desde 2003.

En sus últimos años estuvo aquejado por distintos problemas de hígado y riñón, su última aparición pública fue este mismo fin de semana. Jack Brabham estuvo presente en un acto público en Sunshine Coast, cerca de su domicilio, donde estuvo presente en una exhibición en la que estaba el Brabham BT23 del año 1967, con el que él y su compañero Dennis Hulme dominaron dicha temporada.

Finalmente, la muerte le sobrevino hoy por la mañana, mientras desayunaba en su domicilio, junto a su esposa Margaret.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s