GP de Canadá: El día que el joven Daniel Ricciardo se hizo mayor


Espectacular el Gran Premio vivido hoy en Canadá, donde hemos asistido a la carrera más emocionante y divertida de los últimos tiempos, marcada por una inesperada igualdad así como por lo accidentada de la misma y, sobre todo, porque se ha roto por fin la hegemonía de Mercedes de esta temporada.

GP-Canada-Podium

Y es que, desde luego, la carrera tuvo prácticamente de todo. Accidentes escalofriantes, averías, adelantamientos casi imposibles pero sobre todo, máxima emoción ya que hasta las últimas vueltas no se decidió la prueba. Y además, de la forma más inesperada, con el triunfo del joven Daniel Ricciardo, que sigue demostrando cada carrera no sólo que el Red Bull se le ajusta como un guante sino que ahí hay madera de campeón.

El australiano llevó al límite su RB10 y con un ritmo endiablado logró sacar partido de los problemas del Mercedes de Nico Rosberg para darle caza a cinco vueltas del final y llevarse la primera victoria de su vida profesional. El piloto alemán corrió de forma inteligente y prefirió no forzar la máquina y acabar segundo antes que enfrascarse en un cuerpo a cuerpo con Ricciardo y arriesgarse a no acabar.

Por su parte, el tercero fue Sebastian Vettel. El tetracampeón hoy ha estado francamente bien y, aunque su Red Bull ha adolecido de la velocidad punta necesaria para rebasar al Force India de Sergio Pérez -su auténtica pesadilla hoy- el germano protagonizó un adelantamiento casi suicida que le permitió acabar en el tercer lugar del cajón. Eso sí, se llevó un buen susto ya que estuvo en un tris de ser arrollado por el Williams de Felipe Massa, cuando iba sin control directo hacia las protecciones.

Y es que la carrera también estuvo salpicada de incidentes. Unos más o menos serios, como el protagonizado por los dos Marussia nada más empezar y otros escalofriantes, como el sufrido por Felipe Massa y Sergio Pérez. En ambos casos, tanto Max Chilton como Sergio Pérez han acabado siendo penalizados, señalados por los Comisarios como culpables de causar dichos incidentes. El peor parado ha sido el mexicano, sancionado con cinco puestos en la parrilla de salida del próximo Gran Premio, que se disputará en Austria, mientras que el británico será castigado con tres puestos.

Por último, nueva debacle de Ferrari. Sólo Fernando Alonso, que finalizó sexto y acabó siendo rebasado incluso por Jenson Button cuando acariciaba la quinta plaza, se salvó mínimamente de la quema, mientras que Kimi Raikkönen logró entrar por los pelos en los puntos, beneficiado como su compañero de los abandonos de Massa y Pérez a última hora.

Análisis de la carrera

La salida fue el preludio de lo que nos esperaba. Lewis Hamilton se tiró como un poseso a por su compañero y poleman, Nico Rosberg. Aquí saltaron las primeras chispas ya que estuvieron a punto de tocarse. Muy valiente Hamilton atacando pero más aún Rosberg, que no cedió ni un milímetro al británico, que se tuvo que salir de la pista, dejando todo el hueco a Sebastian Vettel, que aprovechó la oportunidad para ocupar la segunda plaza.

En la parte trasera del pelotón también hubo sus más y sus menos, en especial en Marussia. Max Chilton cometió un error de bulto cuando perdió el control de su coche al entrar en la curva. Su Marussia derrapó y embistió al monoplaza de su compañero Jules Bianchi. El galo se llevó la peor parte ya que acabó empotrado contra el muro los dos MR03, absolutamente destrozados y fuera de combate, lo que provocó la salida del primer Safety Car del día.

Tras siete tediosas vueltas, el coche de seguridad se retiró y en ese momento Nico Rosberg y Lewis Hamilton empezaron su particular duelo. Pese a que Vettel lo intentó, fue presa fácil de Hamilton y en un abrir y cerrar de ojos, el alemán tuvo que ceder ante el empuje del británico.

De esta forma y, aunque Rosberg lograba mantener la cabeza de la prueba, el caso es que las distancias con respecto a Hamilton, absolutamente enfurecido, eran cada vez menores. Por detrás la lucha era encarnizada entre Vettel, Bottas, Massa y Ricciardo, a la que se sumaron Vergne  y Alonso, ya que en apenas 10 vueltas los problemas de graining empezaban a acuciar a algunos pilotos, especialmente Vettel y Bottas, que montó un tapón considerable que sólo pudo ser desatascado cuando, a partir de la vuelta 14 Daniel Ricciardo abrió la veda en los boxes para la primera parada.

El Safety Car, un invitado más al GP de Canadá
El Safety Car, un invitado más al GP de Canadá

Aquí, el más perjudicado fue Felipe Massa. El brasileño vio cómo sus mecánicos se encasquillaban al poner la rueda delantera izquierda y perdió dos posiciones, amén de un tiempo precioso.

Hasta las vueltas 19 y 20 no entraron los dos de cabeza y tras sendos pitstops formidables, Rosberg siguió comandando la prueba aunque con el aliento de su compañero cada vez más cerca.

Con todas las piezas en su sitio, la nota anecdótica del momento la pusieron los dos Force India ya que decidieron apostar por una sola parada, de forma sorprendente. Que Nico Hulkenberg, que había calificado muy mal el sábado intentaría algo distinto se veía venir al partir con los compuestos duros pero sorprendió mucho que Sergio Pérez, con los neumáticos blandos, también apostase por ir a una sola parada.

El caso es que tras el primer tercio de carrera, el mexicano se encontró en la tercera plaza mientras que su compañero se acomodó en la cuarta y pronto se convirtieron en un muro insalvable para sus rivales, al sacar un rendimiento absolutamente inusual a sus compuestos.

Así las cosas, y con los Force India comandando el grupo trasero, los equipos se dieron una tregua, sólo interrumpida por un tímido intento de adelantamiento de Sebastian Vettel a Sergio Pérez en la vuelta 23, saldado con un buen susto para el germano pues acabó fuera de la pista durante unos metros y por el porrazo de Kamui Kobayashi en la vuelta 25.

Sin embargo, en esa misma vuelta la batalla por la cabeza empezó a cobrar un nuevo sentido cuando Hamilton logró situarse a tiro de DRS de Rosberg. El alemán, en su afán por protegerse de la acometida de su compañero cometió un error que le pudo costar bien caro ya que al acercarse a la chicane de entrada en meta, entró muy pasado y se la saltó. El problema está en que no sólo no cedió el puesto sino que se aprovechó claramente de este movimiento para cobrar unos metros importantísimos de ventaja sobre su compañero.

De nuevo, máxima tensión entre Hamilton y Rosberg
De nuevo, máxima tensión entre Hamilton y Rosberg

La maniobra, que fue investigada por los comisarios, sin embargo se saldó con una amonestación a Rosberg y pudo continuar en cabeza cuando, a todas luces, se trató de un movimiento claramente ilegal y que debió haber sido sancionado con un drive-through.

Este hecho no arredró a Hamilton, que siguió intentándolo y tras unas pocas vueltas, volvió a estar pegado a su compañero. Algo parecido a lo que estaba viviendo Sebastian Vettel con Sergio Pérez. El mexicano, con unos compuestos absolutamente exhaustos, seguía manteniendo a raya al Red Bull del tetracampeón, basándose sobre todo en un poderío impresionante en recta gracias a la mayor velocidad punta del Force India. El problema es que el tapón era colosal y por detrás ya había al menos cuatro coches más.

Afortunadamente para todo, especialmente para Vettel y con 35 vueltas a sus espaldas, Sergio Pérez se encaminó a boxes a realizar su primera y última parada. A partir de ahí se abrió la ventana para la segunda parada del resto de pilotos y el típico baile de posiciones, así como un ligero momento de paz y tranquilidad entre los dos Mercedes, que empezaban a acusar los primeros síntomas de fatiga, manifestados en unos tiempos que empezaban a ser francamente preocupantes.

En la vuelta 42, Nico Hulkenberg entró a realizar su único pitstop, al tiempo que los dos Mercedes empezaron a reportar problemas en la unidad de potencia y a una entrada apresurada de Nico Rosberg en boxes que se saldó con un pésimo movimiento de los mecánicos de Mercedes. Un problema en una de las pistolas provocó una demora inesperada que aprovechó Felipe Massa, que venía como un rayo, para adelantar al alemán y liderar la prueba.

Excelente victoria de Daniel Ricciardo
Excelente victoria de Daniel Ricciardo

En la vuelta 46 entra Hamilton y se produce un hecho inesperado ya que, a diferencia de la parada de Rosberg, la del británico fue ejemplar y logró salir delante de éste, provocando un duelo fratricida espectacular que, desgraciadamente, finalizó de forma abrupta e inesperada para el británico.

En una maniobra muy parecida a la vivida vueltas atrás con los mismos protagonistas pero a la inversa, Rosberg atacó a Hamilton a la salida de la horquilla y el británico se saltó la chicane ante el empuje de su compañero. Sin embargo, el británico cedió su puesto a Rosberg pero también al resto de pilotos. El Mercedes había roto los frenos y rodó tan solo para poder llegar a boxes y dar por terminada su participación en Canadá.

Desde ese momento las cosas se empezaron a poner cuesta arriba para Nico Rosberg, al que a sus problemas de potencia se le unía una llamada urgente de atención desde su equipo para que cuidase de sus frenos, máxime viendo lo que le acababa de ocurrir a su compañero. Sergio Pérez empezó a rodar incluso hasta dos segundos más rápido que Rosberg, lo que motivó que pronto empezase a verle por su retrovisor.

Sin embargo, cuando peor pintaban las cosas para Mercedes, el alemán comenzó a resurgir de forma sorprendente y a recuperar parte de la distancia aunque sin apabullar como otras veces. Sobre todo porque los compuestos de Pérez empezaron a hacer aguas, algo normal, habida cuenta que llevaba casi 30 vueltas con el mismo juego de neumáticos.

Estos síntomas de debilidad de Pérez se agravaron cuando a falta de 10 vueltas se quedó sin DRS v ardo, que le había ganado la posición a Sebastian Vettel tras la última parada. Aun así, cuando sólo quedaban seis vueltas para acabar, Sebastian Vettel decidió jugarse el todo por el todo e intentó atacar a su compañero.

Gran fin de semana para Red Bull
Gran fin de semana para Red Bull

Esto espoleó al australiano, quien a falta de cuatro vueltas y lejos de amedrentarse, se echó encima del Force India de Pérez y se marchó a por Rosberg como un cohete.

Que Rosberg iba a ser presa fácil para Ricciardo estaba cantado. Lo sorprendente fue lo poco que tardó en darle alcance y sobrepasarle sin dificultad puesto que en apenas dos vueltas se deshizo del alemán, yéndose como un poseso a por la victoria y con tres vueltas por delante.

Pero la emoción no iba a acabar ahí. Cuando parecía que el pódium estaba definido, Sebastian Vettel realizó una última y desesperada intentona por la zona sucia para deshacerse de Sergio Pérez y logró arrebatarle su tercera plaza. El piloto mexicano, que para colmo de males empezó a tener problemas en los frenos, recibió algo más que un duro golpe.

En la última vuelta Felipe Massa, que venía como un avión por detrás, se echó encima del azteca y le embistió salvajemente por detrás, chocando ambos violentamente contra las protecciones y a punto de llevarse por delante también a Vettel, el cual pudo evitar el golpe in extremis.

El impacto fue brutal aunque afortunadamente sin consecuencias pero investigado por los comisarios. A primera vista todo apuntaba a un error garrafal de Massa.Sin embargo, la toma de la cámara subjetiva del Williams del brasileño dejó entrever un pequeño cambio de dirección en la trazada del Force India de Pérez.

Esto llevó a los comisarios después de la carrera a tomar la determinación de sancionar al mexicano con cinco puestos en la parrilla del próximo Gran Premio por causar una colisión, en una polémica decisión que yo, sinceramente, no comparto de ninguna manera.

Momento en el que impacta Massa contra las protecciones
Momento en el que impacta Massa contra las protecciones

Este accidente provocó la salida del Safety Car para dar la última vuelta y poner punto final de la peor forma posible a la que ha sido, sin duda, la mejor carrera del año. Aun así, eso no pudo empañar la alegría de Daniel Ricciardo ni el mérito de un carrerón a la altura de unos pocos.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor con diferencia ha sido la gran carrera de Daniel Ricciardo, culminada con la primera victoria -que no será la última- de su vida profesional. Rápido, contundente y muy directo, el australiano hoy ha brillado con luz propia y merece, por derecho propio, destacar en esta sección.

También hay que destacar la buena carrera de su compañero Vettel. Aunque está aún a años-luz del piloto que abrumaba estos últimos años, poco a poco y cuando la mecánica se lo ha permitido, como hoy, ha dejado muestras de su enorme talento. El adelantamiento a Sergio Pérez del final y su forma de evitar la colisión con Massa están al alcance de muy pocos.

Otros que se han ganado su derecho a estar entre los mejores del día han sido los dos Force India. Sólo por apostar por una valiente estrategia de ir a una parada aun montando compuestos diferentes y resistir como lo hicieron ambos pilotos ha sido increíble. Como la resistencia casi numantina de Sergio Pérez con el DRS estropeado, casi sin frenos y con unos compuestos con 35 vueltas encima, fue equiparable a la excelente labor de Nico Hulkenberg, culminada con una meritoria quinta plaza y de nuevo en los puntos.

La nota discordante ha tenido hoy varios protagonistas. El primero y destacado, el equipo Ferrari en su conjunto. Las presuntas mejoras que habían traído para Canadá sólo funcionaron en los entrenamientos libres del viernes y del sábado. El resto de mejoras se esfumaron, camufladas en un lacónico “hemos mejorado pero nuestros rivales también”, pronunciado por Marco Mattiacci minutos antes de la carrera.

No fue un buen día para Ferrari
No fue un buen día para Ferrari

En carrera nada de nada. Como en Mónaco, Fernando Alonso se pasó casi todo tiempo en tierra de nadie, incluso superado por el Toro Rosso de de Jean-Eric Vergne y absolutamente impotente para oponer la más mínima resistencia a los Williams y absolutamente alejado de Red Bull y Force India.

Aun así, los puntos cosechados por Alonso son oro, sobre todo si los comparamos con el papelón de Kimi Raikkönen. El finlandés ha vuelto a ser ese piloto abúlico e indolente de sus últimos meses en Ferrari. Sin mordiente, absolutamente fuera de sitio, encima cometió dos errores de bulto, entre ellos un trompo, que le llevaron a rodar fuera de la zona de puntos durante casi toda la carrera. Sólo los abandonos de Massa y Pérez al final le permitieron acabar en 10º lugar y sumar al menos un punto.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Después de 70 apasionantes vueltas al Circuito Gilles Villeneuve de Montreal, ésta ha sido la clasificación final de la carrera:

1º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), en 1h39’13”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 4,2”

3º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull) a 5,2’’

4º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 11,7”

5º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 12,8”

6º) Fernando Alonso (Ferrari), a 14,8”

7º) Valteri Bottas (Williams Mercedes), a 23,5”

8º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Renault), a 28”

9º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), a 29,2”

10º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 53,6”

La sonrisa de Daniel Ricciardo, hoy más justificada que nunca
La sonrisa de Daniel Ricciardo, hoy más justificada que nunca

El abandono de Lewis Hamilton unido al segundo puesto de Nico Rosberg asienta al alemán en su condición de líder del Mundial de Pilotos, que suma ya 140 puntos frente a los 118 del británico.

Por su parte, Daniel Ricciardo se instala cómodamente en la tercera plaza del campeonato con 79 puntos, superando ahora a Fernando Alonso, que se sitúa cuarto a 10 puntos del australiano, mientras que Sebastian Vettel es quinto con 60 puntos.

En lo relativo al Mundial de Constructores, Mercedes continúa con su suma y sigue particular y, pese a que hoy sólo ha sumado los puntos de Rosberg, el equipo de las flechas plateadas lidera con solvencia el campeonato, con nada menos que 258 puntos. Red Bull da un salto importante par a asentarse en la segunda plaza, con 139 puntos, seguido ya a 52 puntos de Ferrari. El problema de los de Maranello es que ya tiene a tiro de piedra a Force India (77) e incluso a McLaren (66) y visto lo visto, todo apunta a que pronto cederán su puesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s