GP de Japón: Lewis Hamilton gana entre la lluvia y la tragedia


El GP de Japón de este año estaba predestinado a pasar a la historia aunque por muchos otros motivos. Especialmente porque era la carrera en la que Sebastian Vettel anunció por sorpresa su salida de Red Bull. Sin embargo, la carrera será recordada por el terrible accidente de Jules Bianchi, que a estas horas, está cen un hospital próximo a Suzuka, donde está siendo sometido a una intervención quirúrgica a vida o muerte.

Triste pódium el vivido en Japón, tras una nueva victoria de Hamilton

La carrera tenía todos los ingredientes para ser uno de esos Grandes Premios épicos, cargados de emoción, un aliciente a la soporífera temporada que estamos viviendo. La amenaza del tifón Phanfone se cernía sobre Suzuka y el aguacero que se esperaba durante la carrera prometía ser de antología, hasta el punto que se llegó a barajar la posibilidad de adelantar el horario de la carrera, e incluso suspenderla.

Sin embargo y pese a que en el momento de dar la salida caía un monumental aguacero sobre el trazado japonés, la carrera se disputó y, tras una bandera roja y tres Safety Cars, acabó antes de tiempo y de la peor manera posible.

Lo de menos fue la octava victoria de Lewis Hamilton, ofreciendo una sensacional lección de pilotaje en mojado, especialmente ante Nico Rosberg. El alemán acompañó a su compañero en el pódium, pero recibió un duro correctivo moral ya que la carrera de hoy demostró que en estas lides está a años-luz de su compañero.

El tercer lugar del cajón fue para Sebastian Vettel que protagonizó la remontada del día. El tetracampeón firmó su mejor carrera del año, volviendo a demostrar que es el mejor piloto del mundo hoy día en mojado, saliendo desde la novena plaza.

Por su parte, Fernando Alonso firmó el segundo abandono de la temporada, al sufrir una grave avería en el sistema eléctrico de su Ferrari F14 T nada más empezar la carrera. Un despropósito que, unido al esperpento de carrera protagonizada por Kimi Raikkönen, finalizando en 12ª posición, haya supuesto que Ferrari se haya quedado fuera de los puntos por primera vez tras 82 carreras consecutivas puntuando.

Análisis de la carrera

Aunque se rumoreaba una posible suspensión de la prueba y con el cielo jarreando sobre el asfalto de Suzuka, la carrera comenzó con una salida ralentizada por el Safety Car, que trataba de poner algo de sosiego en un pelotón más preocupado de ver qué tenían a escasos metros de sus ojos que de mantenerse  en pista.

Pero la cosa estaba tan sumamente mal que, cuando apenas habían cumplido el primer giro, Marcus Ericsson trompeaba y mandaba su Caterham al barro. Aunque el sueco lograba volver a pista, Charlie Whiting optó por sacar la bandera roja y suspender temporalmente la carrera y esperar a que escampase mínimamente.

Imagen de la salida ralentizada por el Safety Car
Imagen de la salida ralentizada por el Safety Car

Tras 25 minutos de tensa espera, la carrera se relanzó, de nuevo con el Safety Car como protagonista pero cuando apenas llevábamos  una vuelta el Ferrari F14 T de Fernando Alonso se apagaba de golpe. Una avería en el suministro eléctrico del monoplaza dejaba literalmente a oscuras al asturiano, que decía adiós a Japón con tan solo tres vueltas disputadas.

Hubo que esperar a la novena vuelta para que el Coche de Seguridad se retirase y, aunque es cierto que la lluvia había cesado prácticamente, el asfalto estaba muy mojado, lo que motivó que todos los coches se tomasen con mucha calma el relanzamiento de la carrera. Con todo el pelotón agrupado, se produjo un hecho a la postre decisivo, sobre todo para los intereses de McLaren ya que en la vuelta 10 y con la pista bastante encharcada, llamaron a Jenson Button para que montase neumáticos de lluvia intermedia.

Lo que parecía una locura pronto se reveló como un acierto. Con Jenson Button pulverizando todos los registros, el británico no tardó en auparse a la parte alta de la clasificación y su ejemplo fue seguido rápidamente por el resto. Entre las vueltas 12 y 13 todos los favoritos optaron por cambiar sus compuestos de lluvia extrema, habida cuenta que no se esperaban más precipitaciones.

Fernando Alonso, remolcado a su box tras quedarse sin sistema eléctrico
Fernando Alonso, remolcado a su box tras quedarse sin sistema eléctrico

Curiosamente los más remisos al cambio fueron los dos Mercedes. Pese a su superioridad mecánica evidente, tanto Rosberg, que sufría sobre el agua, como Hamilton, se resistían a modificar su estrategia. Pero sus tiempos eran tan malos que en la vuelta 14 Rosberg fue llamado al box para cambiar sus ruedas y una vuelta más tarde, era Hamilton el encargado de reemplazar sus compuestos.

En esos momentos se pudo ver cómo los dos mejores pilotos sobre mojado del momento, Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, comenzaron a dar un recital y a machacar sin piedad a sus rivales. Mientras que el piloto de Mercedes trituraba a su compañero, rodando hasta un segundo más rápido que él, Sebastian Vettel iba dando de cuenta de Massa y Bottas, aprovechando que la velocidad punta de los dos Williams no tenía ningún valor hoy.

Algo parecido llevó a cabo Daniel Ricciardo, que siguió tras la estela de su compañero en pos de los dos Mercedes pero no contaban con el excelente ritmo de carrera marcado por Jenson Button, que supo aprovechar el factor sorpresa y se convirtió en un acompañante tan incómodo como inesperado, cómodamente asentado en la tercera plaza.

Por delante, los dos Mercedes seguían con su demostración de fuerza pero con una sensible diferencia. Mientras se veía sufrir más de la cuenta a Nico Rosberg para mantener en la trazada a su monoplaza, achacando problemas de sobreviraje, Lewis Hamilton dio rienda suelta a su ya famoso martillo y comenzó a volar como si de un catamarán se tratase sobre el asfalto de Suzuka.

Lews Hamilton dando caza a su compañero Nico Rosberg
Lews Hamilton dando caza a su compañero Nico Rosberg

A un ritmo de un segundo más rápido por vuelta, en apenas cuatro giros, la distancia que Rosberg había cobrado sobre su compañero se deshizo como un azucarillo en el agua y sin muchos problemas, en la vuelta 29 le rebasó sin excesivas dificultades. De hecho, el ritmo del alemán había caido en picado hasta el punto que Jenson Button, que continuaba tercero y Sebastian Vettel podían amenazar la cada vez más incómoda segunda plaza del Mercedes.

Sin embargo, la suerte le sonrió al alemán ya que en la vuelta 32, Jenson Button sufrió un problema en su segunda parada y perdió siete preciosos segundos que no sólo le alejaron de Rosberg sino que le hicieron perder la tercera plaza ante Vettel, que había parado apenas una vuelta antes que el británico.

Pero las cosas comenzaron a cambiar drásticamente a partir de la vuelta 36. Tras el pitstop de Hamilton para defenderse del de Rosberg realizado dos vueltas antes, la lluvia comenzó a aparecer nuevamente y además con fuerza.

Aunque parecía que Button podría disputarle la tercera plaza a Vettel, el alemán volvió a sacar el libro de estilo de pilotaje en mojado y protagonizó dos soberbias vueltas ahora que la lluvia arreciaba. Esto provocó que el alemán comenzase a acercarse peligrosamente a Rosberg, que veía cada vez más amenazada su segunda plaza.

Mientras que Hamilton decidió poner pies en polvorosa, Magnussen protagonizaba su enésimo error con un nuevo trompo, Jean-Eric Vergne que recibía un peligroso zarpazo de su Toro Rosso y la pista se comenzaba a anegar de nuevo.

Daniel Ricciardo adelantando a Valtteri Bottas
Daniel Ricciardo adelantando a Valtteri Bottas

Con el piloto británico paseándose y con media carrera en el bolsillo, llegamos a la vuelta 39. En ese momento Nico Rosberg tuvo la enome fortuna de que, cuando Sebastian Vettel le tenía ya a tiro, un pequeño error le mandaba a la hierba de Suzuka, haciéndole perder un tiempo que a la postre fue decisivo.

Por detrás, Jenson Button al límite de sus fuerzas protagonizó un espectacular duelo con Daniel Ricciardo. El joven australiano venía lanzado en pos de la cuarta plaza pero el británico vendió muy cara su derrota. Tras dos vueltas rodando casi rueda a rueda, con varios adelantamientos entre uno y otro, finalmente el piloto de McLaren acabó por entregar la cuchara.

Pero las cosas se torcieron definitivamente cuando, llegados a la vuelta 42 Adrian Sutil perdía el control de su Sauber en la curva 7 y tras un trompo, se estampaba sin control contra las protecciones. A priori nada importante pero, como vimos después, esa acción no sólo marcó el futuro inmediato de la carrera sino probablemente de la Fórmula 1 de los próximos años.

En ese momento, Jenson Button no se rindió y, aprovechando que la pista estaba más lenta debido a que el aguacero era cada vez más fuerte, de nuevo fue el primero en optar por un pitstop arriesgado. Así, en la vuelta 43 fue el primero en volver a montar los compuestos de lluvia extrema y comenzar una nueva remontada, aprovechando que sus rivales eran infinitamente más lentos.

Sin embargo, el británico tuvo poco tiempo para consolidar su tiempo puesto que llegados a la vuelta 44 salió de nuevo el Safety Car a la pista e, inmediatamente detrás el coche médico a toda velocidad aunque nadie era capaz de entender por qué. El accidente de Sutil había sido un par de vueltas antes y ya se había saldado con una doble bandera amarilla en ese sector y además, los comisarios ya estaban retirando el monoplaza accidentado. Tampoco la lluvia era tan intensa como para motivar una salida del coche de Seguridad en esos momentos.

Sebastian Vettel, remolcado al box tras declararse la suspensión de la carrera
Sebastian Vettel, remolcado al box tras declararse la suspensión de la carrera

A partir de ahí comenzó el caos. Entraron Vettel, que perdía su tercera plaza en detrimento de su compañero Ricciardo y Hulkenberg a cambiar sus neumáticos mientras reinaba un absoluto desconcierto en Suzuka. Sin ninguna información, las cámaras se centraban en el rostro asustado de la novia de Adrian Sutil para cambiar, de repente, al box de Marussia, sin motivo aparente aunque los demudados rostros de los mecánicos e ingenieros del equipo anglorruso no parecían presagiar nada bueno.

Mientras tanto, y con el Safety Car en pista, se mostraba la segunda bandera roja y la carrera se suspendía definitivamente, dando por buenas las posiciones existentes dos vueltas antes, por lo que Vettel recuperó su tercera plaza, y comenzó un auténtico festival de carreras hacia el centro médico del circuito.

Un drama inesperado

Tras decretarse la suspensión de la carrera, fue cuando comenzó a mascarse la tragedia. Aunque las imágenes no lo habían mostrado, mientras los comsiarios retiraban el Sauber de Sutil, instantes después de que el alemán se hubiese accidentado, el frances Jules Bianchi también había perdido el control de su coche, prácticamente en el mismo punto pero no había tenido tanta suerte.

Las primeras informaciones comenzaron a hablar de que Bianchi se había accidentado en el mismo lugar que Sutil y que habría impactado contra la grúa que, en esos momentos, retiraba al Sauber, dejándole muy malherido. De ahí la presencia del coche médico en pista y el cada vez más incesante ir y venir de la gente de Marussia así como del resto de pilotos, al centro médico a interesarse por lo ocurrido.

Nadie había visto lo ocurrido pero la presencia de una UVI móvil en la pista así como las primeras imágenes del helicóptero medicalizado empezaron a traslucir la gravedad del accidente.

Finalmente, la magnitud de la tragedia trascendió unos minutos después cuando, Adrian Sutil, afortunadamente ileso pero con el rostro deseencjado y como testigo de primera mano de lo ocurrido, contaba la violencia del impacto y el preocupante estado del piloto de Marussia. “Bianchi está en estado crítico pero no voy a hablar más del accidente”, dijo el piloto alemán, visiblemente afectado.

Por su parte, las imágenes del responsable del centro médico cuando informaba que Jules Bianchi era evacuado por carretera a un hospital cercano ante la imposibilidad de volar del helicóptero por las malas condiciones climatológicas del momento, tampoco invitaban al optimismo.

Los comisarios de Suzuka tratando de auxiliar a Jules Bianchi
Los comisarios de Suzuka tratando de auxiliar a Jules Bianchi

Tras aproximadamente una hora de tensa espera, la FIA confirmaba por medio de un comunicado las causas del accidente y decía lo siguiente sobre el estado de salud de Bianchi:

“El escáner muestra que sufre importantes lesiones en la cabeza y en estos momentos está siendo operado. A continuación será trasladado a la unidad de cuidados intensivos, donde será monitorizado. El Hospital General de Mie publicará un parte médico en el momento en el que esté disponible una información ampliada”, algo que a estas alturas no se ha producido.

Lo mejor y lo peor del día

Convendréis conmigo en que, con el drama vivido en Suzuka, no sea el momento para este tipo de análisis ya que toda opinión queda opacada por este terrible accidente.

Eso sí, no quería olvidarme del despropósito de la ceremonia del pódium, hoy más innecesaria que nunca, que demuestra que la FOM es absolutamente insensible al drama humano y que sólo está abierto al color del dinero y a su pleitesía a los patrocinadores.

Hoy no había nada que celebrar y así lo demostraron los tres pilotos que, encima del cajón, se abstuvieron de realizar gesto alguno de alegría. De hecho, sus rostros mientras sonaban los himnos de Gran Bretaña y Alemania eran todo un poema y demostraban bien a las claras que, aunque sus cuerpos estaban ahí, sus pensamientos estaban con Jules Bianchi, su familia y su equipo.

No había mucho que celebrar en el pódium de Suzuka
No había mucho que celebrar en el pódium de Suzuka

Por lo demás, sólo queda rezar puesto que, sin haber visto aún las imágenes del momento del siniestro, sólo con el testimonio de Adrian Sutil y el mero hecho de imaginarse cómo debió ser el impacto del Marussia a toda velocidad contra la grúa y ver cómo ha quedado el Marussia, no hacen presagiar nada bueno.

Eso sí, este accidente, además de que marcará un antes y un después en la Fórmula 1 moderna, deberá ser investigado a fondo. Entre otras cosas para entender qué hacía una grúa en una zona próxima a la pista sin que Whiting hubiese desplegado previamente el Safety Car, especialmente con un asfalto tan deslizante y peligroso como se encontraba en esos momentos el trazado de Suzuka.

Asimsimo, hay que valorar si Jules Bianchi estaba respetando la doble bandera amarilla presente en ese sector y si llevaba la velocidad más adecuada conforme al estado de la pista.

Pero ésa es harina de otro costal y ahora lo que importa es que Bianchi salga con bien de la operación y se recupere de este terrible accidente más pronto que tarde.

Por eso, desde este humilde blog queremos unirnos a la marea de apoyos que tanto compañeros pilotos y mecánicos de todos los equipos como infinidad de fans, le están dispensando al bravo piloto galo en todas las redes sociales.

Clasificación de carrera y del Mundial

Como dije anteriormente, conforme al reglamento, la clasificación de la carrera se cierra tomando en cuenta las posiciones que había dos vueltas antes de la suspensión, por lo que el GP de Japón terminó oficialmente así:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h51’43”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 9,1”

3º) Sebastian Vettel (Infinti Red Bull), a 29,1”

4º) Daniel Ricciardo (Infinti Red Bull), a 38,8”

5º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 1’07”

6º) Valteri Bottas (Williams Mercedes), a 1’43”

7º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 1’45”

8º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 1’46”

9º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Renault), a 2’07”

10º) Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 1 vuelta.

Lewis Hamilton, con gesto serio en el podium
Lewis Hamilton, con gesto serio en el podium

Con su victoria de hoy en Suzuka, Lewis Hamilton consolida su primera posición en la clasificación del Mundial de Pilotos y aumenta a 10 puntos su ventaja sobre Nico Rosberg. Sin embargo, los siete puntos de más que el británico se ha cobrado hoy en Suzuka valen mucho más de lo que representan por la enorme superioridad mostrada por un Hamilton en estado de gracia frente a un Rosberg en horas cada vez más bajas.

El otro gran beneficiario de esta carrera ha sido Sebastian Vettel, que merced a su pódium de hoy ha sobrepasado a Fernando Alonso  en la clasificación general y ya es cuarto, justo por detrás de su compañero Daniel Ricciardo.

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 266 puntos

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 256 puntos

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), 193 puntos

4º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 139 puntos

5º) Fernando Alonso (Ferrari), 133 puntos

En lo que respecta al Campeonato del Mundo de Marcas, el equipo Mercedes sigue imparable al título con un nuevo doblete. Algo que, por desgracia para la competición y por suerte para ellos y sus múltiples fans, ha dejado de ser noticia. De hecho, con un resultado similar la próxima semana en Rusia le darán a las flechas plateadas el título de forma matemática.

Por detrás, las cosas parecen también seguras para Red Bull, que continúa asentado en la segunda posición del Mundial y, salvo una debacle inesperada o una sorpresa mayúscula en Abu Dhabi, que como recordaremos puntuará el doble, acompañará a Mercedes en la clasifcación al final de la temporada.

Donde están las cosas animadas es en la lucha por la tercera plaza ya que el patinazo de Ferrari hoy ha permitido que Williams se escape en su lucha por la tercera plaza

1º) Mercedes AMG, 522 puntos

2º) Infiniti Red Bull, 332 puntos

3º) Williams Mercedes, 201 puntos

4º) Ferrari, 178 puntos

5º) McLaren, 121 puntos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s