Tony Fernandes culpa a los compradores de Caterham de la crisis del equipo


El antiguo propietario del equipo Caterham de Fórmula 1, el magnate malayo Tony Fernandes ha querido salir al paso de las acusaciones vertidas por el actual equipo gestor y nuevo dueño de la escudería británica acerca de la crisis que amenaza incluso con llevársela por delante.

Tony Fernandes se defiende de las acusaciones de causar la crisis en Caterham
Tony Fernandes se defiende de las acusaciones de causar la crisis en Caterham

En concreto, la actual directiva, encabezada por su asesor deportivo Colin Kolles, han acusado a Fernandes de no haberse desprendido aún de su paquete accionarial y entregar la titularidad de la compañía a sus compradores, pese a que estos habrían desembolsado ya el 100% del importe acordado para su compraventa.

Sin embargo, Fernandes se defiende y afirma que Engavest, la empresa inversora que se hizo con Caterham en verano es la única responsable de la delicadísima situación financiera y deportiva que acecha al equipo de Oxfordshire.

Así pues, el empresario malayo ha confesado hoy en un comunicado que las condiciones que deberían haberse dado para que él pudiese transferir sus acciones a la nueva dirección, simplemente, no se han dado. De ahí que haya optado por retener sus acciones.

La primera y más importante condición para que la compraventa fuese efectiva, siempre según Fernandes, era que Engavest hiciese frente a las deudas del equipo ante todos los acreedores -los ya existentes y los nuevos- algo que él asegura que no se ha producido en ningún momento.

“En junio de 2014, decidí, junto al resto de los accionistas, vender mi participación en el equipo Caterham F1”, comienza diciendo Fernandes en su comunicado.

Nos pusimos de acuerdo de buena fe para vender las acciones de una compañía suiza llamada Engavest, sobre la base de su compromiso de pagar a todos los acreedores actuales y futuros, incluyendo el personal. La continuación del pago del personal y de los acreedores era tan importante para mí que me aseguré de que las acciones no serían transferidas a los nuevos compradores hasta que no cumpliesen con esta condición.

Tristemente, Engavest no ha cumplido con ninguna de las condiciones establecidas en el acuerdo y Caterham Sports Ltd ha tenido que ser puesto en administración por parte del Banco , con grandes sumas debidas a numerosos acreedores”,  continúa diciendo el magnate malayo.

“Nuestro acuerdo con Engavest era muy claro: no había obligación legal de transferir las acciones a ellos a menos que ciertas condiciones -que incluían el pago a los acreedores- se cumpliesen. No se han cumplido esas condiciones. Nuestros abogados han requerido a Engavest varias veces para cumplir con estas condiciones, pero que no han podido participar”, ha añadido Fernandes en su escrito de descargo.

Por último, concluye el comunicado responsabilizando de forma directa a la nueva dirección del futuro de la compañía. “Si usted se compromete a comprar un negocio, usted tiene que pagar sus facturas. Han incumplido esa promesa y ahora, por desgracia, hay otras personas como los empleados y los fans del equipo Caterham F1  que sufrirán las consecuencias si el equipo deja de correr. Espero sinceramente que éste no sea el caso y que podamos encontrar una solución”.

El CEO del Grupo Caterham, Graham MacDonald
El CEO del Grupo Caterham, Graham MacDonald

Por si fuese poco, el actual CEO del Grupo Caterham, Graham MacDonald, ha añadido más leña al fuego al dudar de las intenciones de Engavest de hacer frente a  las deudas, conforme a los términos del acuerdo. “Me parece que nunca tuvieron la intención de pagar estas deudas”, ha manifestado el directivo británico.

De hecho, MacDonald se ha mostrado muy indignado con la actitud adoptada por los nuevos compradores de Caterham.

“Seguimos viendo quejas y demandas contra el equipo de Fórmula 1 que son totalmente infundadas. No sólo fallaron en pagar a los acreedores (e incluso han dejado de pagar a nuestros accionistase), sino que han fallado en pagarnos hasta en el uso de nuestra fábrica y oficinas. Es que tampoco han pagado nada por el uso de nuestra marca. 

“En definitiva, los nuevos propietarios no nos han pagado nada y, ahora los administradores que han sido nombrados, quieren marcharse dejándonos sus pasivos,  dijo el responsable del grupo.

Como se puede apreciar, las posturas están sumamente encontradas. Al menos, lo suficiente como para hallar una salida rápida para los graves problemas que atraviesa el equipo. Las deudas acechan y los plazos vencen y no parece que ni Fernandes ni los nuevos propietarios de Caterham puedan encontrar un camino que garantice la viabilidad de la escudería, al menos en un breve espacio de tiempo.

Y es que lo que menos tiene ahora mismo Caterham por delante es eso, tiempo. En menos de un mes las escuderías tendrán que presentar las cuentas y sus respectivos avales que garanticen su continuidad el próximo año en la más alta competición y no da la sensación que en el equipo británico puedan estar mínimamente al día en cuanto a sus obligaciones de pago.

Una situación que recuerda y mucho a los últimos días del “difunto” equipo HRT por lo que somos muy pesimistas en cuanto al futuro inmediato de Caterham en la Fórmula 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s