Caterham inicia el proceso de subasta


Parece que los días de Caterham como equipo de Fórmula 1 están contados y afronta sus últimos momentos con el anuncio de la inminente salida a subasta de sus últimos bienes.

Wyles Hardy & Co gestionarán la subasta de bienes de Caterham
Wyles Hardy & Co gestionarán la subasta de bienes de Caterham

Después de que el equipo británico liquidase gran cantidad de su “fondo de armario” en aquella inédita subasta llevada a cabo en noviembre para que Caterham pudiese estar en la carrera final de la temporada pasada en Abu Dhabi- y que le llevó a recaudar de manos de sus fans y seguidores la friolera de tres millones de dólares- ahora saldrá a subasta el resto de bienes de la escudería.

Para ello, los administradores actuales de Caterham han puesto en manos de la prestigiosa casa de subastas británica Wyles Hardy & Co lo poco que les queda aún a su nombre.

Desde la misma fábrica, con su planta de Investigación y Desarrollo, hasta trofeos, pasando por ropa de trabajo y los chasis de sus vehículos, todo saldrá a pública subasta  a partir del próximo día 11 de marzo, en vísperas del GP de Australia, inicio de la temporada.

Cuando todos esos bienes tengan nuevos compradores, la corta historia de Caterham en la Fórmula 1 habrá puesto su triste punto final y las esperanzas -mínimas, eso sí- de que pudiera volver en un futuro próximo al Gran Circo se habrán desvanecido para siempre.

Caterham subastará sus últimos bienes a partir del próximo 11 de marzo
Caterham subastará sus últimos bienes a partir del próximo 11 de marzo

Recordemos que Caterham inició su andadura en la Fórmula 1 en la temporada 2012, cuando el magnate malayo Tony Fernandes, entonces dueño del equipo Team Lotus, compró Caterham Cars y cambió el nombre de su escudería por el de Caterham Team F1, toda vez que había perdido su batalla con el equipo Lotus Renault GP por el nombre comercial de “Lotus” para la Fórmula 1.

Desde entonces, Fernandes, primero, y el francés Cyril Abiteboul después, intentaron sin éxito mediante una alianza estratégica con Renault, crear un monoplaza que pudiese al menos lograr siquiera puntuar en alguna carrera.

Incluso llegaron a contar con pilotos experimentados como el finlandés Heikki Kovalainen, el ruso Vitaly Petrov o incluso el japonés Kamui Kobayashi. Sin embargo, ni estos ni otros pilotos con menos caché como Charles Pic, Giedo Van der Garde o Marcus Ericsson, nada pudo evitar el desastre y, tras un esperpéntico proceso de venta después del verano de 2014, todo se acabó yendo a pique de forma tan rápida como sorprendente.

En apenas un par de meses pasó de intentar clasificarse en Monza e incluso contratar al joven y prometedor piloto español Roberto Mehri como probador a desintegrarse y quedarse fuera del GP de EE.UU. por falta de fondos.

Por último y tras una heroica cuestación para darle un último empujón para tratar de llevar a Caterham a Abu Dhabi, se ha llegado a esta situación en la que el equipo de Leafeld pasará a la historia de la Fórmula 1 como un fracaso más de los muchos que, por desgracia, han trufado este deporte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s