GP de China: Nueva exhibición de fuerza de Lewis Hamilton y doblete de Mercedes ante Ferrari


De absolutamente aburrida, anodina y sin apenas historia se podría catalogar la carrera vivida hoy en el Circuito Internacional de Shanghai, en la que todo, prácticamente, ha salido según el guión previsto.

Podium del GP de China, de nuevo con los dos Mercedes en lo más alto
Podium del GP de China, de nuevo con los dos Mercedes en lo más alto

A diferencia del pasado GP de Malasia, ni Mercedes ni, por supuesto, Lewis Hamilton han querido dejar ningún resquicio a la sorpresa, confirmando el dominio casi hegemónico que han venido mostrando durante todo el fin de semana, desde la primera sesión de entrenamientos libres.

El dominio de Mercedes durante la carrera ha sido aplastante, con el único aliciente de poder ver si Nico Rosberg era capaz de “mojarle la oreja” a su compañero o si, por el contrario, Hamilton volvía a sacar su martillo, el de las grandes ocasiones, y le volvía a asestar un nuevo golpe al alemán, como al final ha ocurrido.

Finalmente y tras un segundo stint en el que se ha visto mínimamente amenazada la segunda plaza, Lewis Hamilton ha sumado un nuevo entorchado a su ya larga lista de triunfos y confirmó plenamente su pole de ayer, escalando un nuevo peldaño en su camino a revalidar su título mundial.

En segundo lugar y, como era de esperar, ha finalizado Nico Rosberg, que se ha quejado amargamente de Hamilton, al que nada más bajarse del coche ha acusado de comprometer su puesto en el pódium por culpa de llevar un ritmo más lento del deseable.

Sin embargo, la diferencia final, mínima, no es en absoluto representantiva de la diferencia actual entre ambos pilotos, entre otras cosas porque se ha debido a que las dos últimas vueltas se han cumplido con el Safety Car en pista, lo que ha enjugado los más de seis segundos que había entre ambos Mercedes.

El tercero en el cajón ha sido Sebastian Vettel, que suma su tercer pódium consecutivo vestido de rojo y confirma, una vez más, que en estos momentos sólo Ferrari puede poner mínimamente en aprietos a las Flechas Plateadas.

Por último, decir que nuestros pilotos han firmado un pobre papel hoy. Por un lado, y pese a que siguen filtrando optimismo desde las filas de McLaren, Fernando Alonso ha acabado 12º y, al menos, junto a Button, han podido acabar la carrera.

Fernando Alonso, fuera de los puntos por segunda carrera consecutiva
Fernando Alonso, fuera de los puntos por segunda carrera consecutiva

Por su parte, Carlos Sáinz Jr. ha vivido hoy un auténtico calvario que comenzó con un trompo nada más empezar que le relegó a la cola del pelotón y acabó con un fallo en la caja de cambios. Un fallo que, si bien no le obligó a abandonar, le tuvo más de un minuto rodando casi al ralentí hasta que, tras resetear todos los sistemas, pudo reincorporarse a la carrera, aunqueya sin opción alguna de puntuar.

Roberto Merhi volvió a cumplir con su objetivo de acabar la carrera, aunque como en Sepang, fuese doblado dos veces. El problema está en que, en esta ocasión, ha sido batido claramente por su compañero Will Stevens, que hoy sí ha podido tomar la salida. Además, por si fuese poco, el alicantino se ha llevado una sanción de cinco segundos por acelerar más de la cuenta con el Safety Car en pista.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó nerviosa, con una declaración de principios de Lewis Hamilton. El británico dejó literalmente cruzado su monoplaza en la primera plaza de la parrilla con la clarísima intención de defenderse del previsible ataque de Rosberg.

La jugada le salió perfecta porque el alemán intentó un ataque furibundo que, gracias al oficio de su compañero, no prosperó. Quien sí prosperó fue Valtteri Bottas, que protagonizó una fabulosa salida, que le catapultó hasta la cuarta plaza, por delante incluso de su compañero Felipe Massa.

La nota negativa la pusieron los dos Red Bull que, previsiblemente por motivos técnicos, se quedaron clavados como estacas. En especial, Daniel Ricciardo a quien de poco le sirvió pasar a la Q3 ya que cayó estrepitosamente hasta las últimas plazas, junto a su compañero Kvyat.

A partir de ese momento, como una lluvia fina, incesante, de esas que no calan de momento pero que acaban poniéndote como una sopa, las décimas fueron cayendo una tras otra, vuelta tras vuelta entre los distintos grupos formados, tras las primeras vueltas. Unos grupos formados, curiosamente, por parejas de pilotos del mismo equipo.

Hamilton y Rosberg, Vettel y Raikkönen, Bottas y Massa y Grosjean y Maldonado…Todos juntos y en fila de a uno y con posibilidades de lucha encarnizada. Pero no, todo fue un espejismo, entre otras cosas porque la verdadera lucha estaba por detrás, por entrar en los puntos.

Felipe Nasr, luchando a brazo partido con Max Verstappen
Felipe Nasr, luchando a brazo partido con Max Verstappen

Y si no, que se lo digan a Marcus Ericsson, que vio cómo un debutante como Max Verstappen le arrancaba las pegatinas con un adelantamiento escalofriante, quizás el mejor de lo que llevamos de temporada.

De esa lucha se borraron pronto tanto Carlos Sáinz, que trompeaba en la primera curva y Nico Hulkenberg, al que una avería en la caja de cambios obligó a dejar la carrera con apenas 10 vueltas disputadas.

Tras el primer pitstop, las cosas no cambiaron en absoluto. Más bien lo contrario. Los dos primeros, pese a que no lograban abrir el hueco esperado, seguían manteniendo a raya al Ferrari de Sebastian Vettel, al que no le funcionó su intento de adelantamiento en boxes.

En paralelo, los dos Williams, carentes de ritmo todo el fin de semana y encabezados por Massa fracasaban en su intento de acercarse a los Ferrari.

Entramos pues en una fase de aburrimiento pleno, en la que la única chispa la pusieron la barbacoa de Daniil Kvyat, que acababa embadurnado de nieve carbónica y Max Verstappen, que animaba la zona de los puntos con una preciosa lucha con Felipe Nasr, saldada en favor del joven holandés gracias a otro espectacular adelantamiento.

En el ecuador de la carrera, el foco estuvo en dos puntos concretos. Con Hamilton dominando, ocurrió algo que nadie esperaba y es que Nico Rosberg no lograba despegarse de Vettel, al que mantenía a una prudencial distancia de 2,5 segundos y el alemán comenzó a ponerse nervioso. Por otro, lado, había una preciosa lucha por la 10ª plaza entre Nasr, Pérez, Ericsson y Ricciardo.

En ambos casos, las dos luchas duraron poco. El ritmo de Rosberg se volvió inalcanzable para Vettel, al que llamaban a boxes en la vuelta 30 cuando la sangría de décimas empezaba a ser importante. En paralelo, el duelo entre los cuatro pilotos antes citados, acabó cuando Pérez tuvo que entrar en boxes y Ricciardo mostró pronto sus carencias ante el poderío del propulsor Ferrari del Sauber del brasileño.

Decepcionante Gran Premio para Williams
Decepcionante Gran Premio para Williams

Con los últimos pitstops de los protagonistas, la carrera quedó prácticamente finiquitada a partir de la vuelta 35, cuando Hamilton tiró de martillo y Nico Rosberg entregaba la cuchara, casi como hizo Vettel con los Mercedes. El tetracampeón decidió nadar y guardar la ropa y conservar los neumáticos, entre otras cosas porque tenía la amenaza de su compañero Kimi Raikkönen.

El finlandés fue el mejor en el último tercio de la carrera, confirmando el excelente ritmo que mostró en los libres con los compuestos duros. Poco a poco las décimas entre los dos pilotos fueron cayendo, hasta el punto que las últimas 10 vueltas, el alemán empezó a temer por su privilegiada posición.

Esta lucha y la de ver quiénes acababan en los puntos fueron, de hecho, lo único interesante hasta el final de la carrera. Bueno, eso y saber cuándo Pastor Maldonado haría de las suyas. Y lo cierto es que nadie defraudó.

Kimi Raikkönen empezó a achuchar a su compañero, cuyos compuestos duros se estaban desmoronando por momentos y Pastor Maldonado nos dejó una perla en forma de trompo que acabó por costarle los puntos. A falta de 15 vueltas para el final, el venezolano trompeó de forma estúpida perdiendo todas sus opciones de puntuar.

Maldonado cayó hasta las últimas plazas, en concreto, entre medias de los dos McLaren. Le tocó pelear con Jenson Button con el que mantuvo un durísimo duelo que se acabó súbitamente a falta de cuatro vueltas para el final.

El piloto británico, en su afán de recuperar la posición con el venezolano al salir de la recta principal, apuró demasiado la frenada y embistió al Lotus del venezolano, yéndose los dos fuera de pista, rodeados de polvo y trozos de fibra de carbono.

El gran beneficiado fue Alonso, que gracias a este accidente, logró auparse a la 12ª plaza, ya que Button no pudo recuperar la posición y Maldonado tuvo que abandonar un par de vueltas más tarde.

La carrera acabó de la peor forma posible ya que, mientras Maldonado decía adiós, el Toro Rosso de Max Verstappen se quedaba clavado en la recta de meta, junto al muro. La imposibilidad de introducirlo en el box obligó a desplegar el Safety Car, cubriendo bajo su manto las dos últimas vueltas con el resultado ya inamovible.

Bandera a cuadros y misión cumplida para Mercedes y Lewis Hamilton. Y para Ferrari, que sigue en su camino ascendente para enjugar las diferencias con los alemanes.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, el excelente momento de forma de Lewis Hamilton, que camina con pie firme hacia su tercer Mundial y con la de hoy suma su segunda Grand Chelem (pole, vuelta rápida, liderar todas las vueltas y victoria final) en su exitosa carrera.

Una victoria a la que no se le puede poner ni un solo “pero”. Ni siquiera Nico Rosberg, cuyas quejas sobre el ritmo del británico, al que acusó de ir demasiado lento y comprometer su segunda plaza, puede ni debe decir nada. Una victoria aplastante, martillo en ristre, “marca de la casa”.

Gran carrera para Mercedes y, sobre todo, Lewis Hamilton
Gran carrera para Mercedes y, sobre todo, Lewis Hamilton

Ferrari sigue dando pasos en la buena dirección. Aunque lejos de los hoy por hoy inalcanzables Mercedes, al menos han estado ahí y durante unos minutos han podido poner en aprietos a Hamilton y, sobre todo, a Rosberg que ha llegado a temer por su segunda plaza.

Muy bien Vettel hoy, extrayendo el máximo de su SF15-T pero mucho mejor aún Kimi Raikkönen, el único piloto capaz de sacarle jugo a los compuestos más duros. De hecho, el último stint del finlandés ha sido colosal, más rápido que su compañero aunque sin tiempo material para darle alcance.

Kimi parece haber recuperado la sonrisa y las buenas sensaciones y eso se nota en su rendimiento, infinitamente mejor que el pasado año.

También hay que destacar la buena carrera de Romain Grosjean, que suma hoy los primeros puntos de la temporada tras un buen fin de semana, con un gran ritmo y sin aparentes problemas y que ayudan a alejar los fantasmas que empezaban a sobrevolar Lotus este año otra vez.

Una lástima lo de Max Verstappen. Qué carrerón se ha despachado hoy el joven neerlandés al que un problema en el motor a falta de tan solo tres vueltas para acabar le han sacado de los puntos cuando estaba protagonizando, sin duda, la remontada del día.

El chaval, que salía desde la 13ª plaza, se ha dado hoy un buen festín en pista, superando a numerosos rivales, dejando un par de adelantamientos de infarto que dejan bien a las claras que aquí hay talento y, sobre todo, mucho desparpajo. Y que si la unidad de potencia de Renault le respeta, dará de qué hablar este año.

Mala suerte para Max Verstappen, al romper el motor de su Toro Rosso
Mala suerte para Max Verstappen, al romper el motor de su Toro Rosso

Asimismo hay que reseñar la buena actuación de los dos Sauber, que de la mano de Felipe Nasr (8º) y Marcus Ericsson (10º) ha vuelto a meter a sus dos coches en los puntos y, como en el caso concreto del brasileño, después de ofrecer una muy buena actuación.

En lo negativo, además del desplome moral que parece cada vez más evidente de Nico Rosberg ante Lewis Hamilton, que se ha podido ver en sus declaraciones de todo el fin de semana, hay otra serie de cosas muy interesantes que destacar.

La primera, el claro estancamiento de Williams ante Ferrari. Los de Grove están empezando a dar muestras de que algo  no va bien y que el FW37 no está siendo el coche tan rápido y fiable que esperaban.

La brecha con Ferrari, lejos de cerrarse con respecto a Australia y Malasia, se ha agrandado y un circuito, en teoría más favorable a su propulsor Mercedes y su presunta mayor velocidad punta, los de Maranello les han barrido en todos los sectores durante todo el fin de semana.

Por su parte, algo está pasando en Red Bull con quienes la mecánica y la involución de las unidades de potencia de Renault parecen haberse cebado. Si el viernes Daniil Kvyat casi se mata al estallarle los frenos de su monoplaza, la carrera de hoy ha vuelto a ser un auténtico despropósito para los de Milton Keynes.

Jornada para olvidar para Red Bull la vivida hoy en China
Jornada para olvidar para Red Bull la vivida hoy en China

Primero con su infame salida. Ni Ricciardo ni Kvyat pudieron salir en condiciones y acabaron el primer tercio de carrera luchando entre ellos en las últimas posiciones de la carrera. Luego un problema con la caja de cambios mandó a casa al ruso, culminado con una alarmante falta de ritmo en el RB11 que permitió a duras penas a Daniel Ricciardo meterse entre los 10 primeros en el último momento.

Esos mismos problemas están acuciando también a sus hermanos pequeños de Toro Rosso. Pese a que hoy no ha sido el día de Carlos Sáinz, al que un error de pilotaje le hacía trompear en la primera vuelta le privó casi de opciones, lo cierto es que hoy se ha notado que el motor de Renault no empujaba. Finalmente la caja de cambios, en el caso del español y un problema en el motor de Verstappen, les han privado de puntuar.

Por otro lado, en McLaren tienen un sentimiento agridulce que ni siquiera la sonrisa impostada de Alonso hoy podía camuflar. Cierto es que han cumplido el objetivo de acabar la carrera y llevar a sus dos monoplazas hasta el final pero la diferencia existente entre ellos y el resto, salvo el esperpento de Manor, es aún abismal.

Duele ver a dos campeones del mundo, cuyo caché es de los más altos de la parrilla peleando no ya por entrar en los puntos, algo absolutamente utópico hoy en día para los de Woking, sino para ver quién de sus pilotos tiene el dudoso honor de quedar 16º.

De hecho, hoy Jenson Button ha mostrado su peor cara, cometiendo un error infantil -algo impensable en el británico- mientras peleaba con Pastor Maldonado por la 12ª posición, le embestía por detrás acabando con ambos coches fuera de pista y, en el caso del venezolano, también fuera de carrera. Un hecho que le ha costado nada menos que cinco segundos en la clasificación final y dos puntos de su licencia.

Mal día en general para McLaren y, en especial, para Jenson Button
Mal día en general para McLaren y, en especial, para Jenson Button

Por último, los dos Force India siguen sin levantar cabeza. A la espera de esa mejora, que no parece llegar nunca, hoy tampoco han podido puntuar. Nico Hulkenberg se ha ido a la hierba con un problema en la caja de cambios y Sergio Pérez, que pese a que lo ha intentado, no ha podido entrar en los puntos.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Tras 56 vueltas al Circuito Internacional de Shanghai, la clasificación del GP de China quedó de la siguiente forma:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 39’42”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 0,7”

3º) Sebastian Vettel (Ferrari), a 2,9”

4º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 3,8”

5º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 8,5”

6º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes), a 9,8”

7º) Romain Grosjean (Lotus Mercedes), a 19,1”

8º) Felipe Nasr (Sauber Ferrari), a 22,6”

9º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull Renault), a 32,1”

10º) Marcus Ericsson (Sauber Ferrari), a 1 vuelta.

Lewis Hamilton, festejando su segunda victoria del año
Lewis Hamilton, festejando su segunda victoria del año

En lo referente al Mundial de Pilotos, Lewis Hamilton ha vuelto a poner otra muesca en su revólver y se asienta aún más en la primera posición del campeonato, a 13 puntos ya de Sebastian Vettel, que siente ya el aliento de su compatriota Nico Rosberg en la nuca.

A partir de ahí, una brecha de casi 20 puntos hasta el cuarto, que es Felipe Massa y un rosario de pilotos, encabezados por Kimi Raikkönen y separados tan solo por unos pocos puntos entre sí.

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 68 puntos

2º) Sebastian Vettel (Ferrari), 55 puntos

3º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 51 puntos

4º) Felipe Massa (Williams Mercedes), 30 puntos

5º) Kimi Raikkönen (Ferrari), 24 puntos.

En lo que respecta al Mundial de Constructores, nada nuevo bajo el sol. Más puntos a la buchaca de Mercedes, que volverá a revalidar título sin ningún género de dudas. Sólo Ferrari les planta cara, aunque ya a 30 puntos de distancia de los alemanes, mientras que Williams se asienta como tercero en discordia.

Sorprende ver en cuarto lugar a Sauber, que con 19 puntos comanda el pelotón de la clase media, seguidos de Red Bull y Toro Rosso.

1º) Mercedes AMG, 119 puntos

2º) Ferrari, 79 puntos

3º) Williams, 48 puntos.

Anuncios

Un comentario sobre “GP de China: Nueva exhibición de fuerza de Lewis Hamilton y doblete de Mercedes ante Ferrari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s