Audi desarrolla el e-diesel, un nuevo combustible sintético

4 May

Audi ha logrado algo que hasta hace apenas unos meses era un sueño y que, visto el éxito del experimento, puede convertirse en una verdadera revolución tecnológica.

Audi desarrolla el nuevo e-diesel, un combustible obtenido a base de CO2

Audi desarrolla el nuevo e-diesel, un combustible obtenido a base de CO2

En concreto, la planta alemana de Dresden de la marca de los cuatro aros ha logrado fabricar en tan solo cuatro meses la primera partida de Audi e-diesel, un nuevo tipo de diésel sintético de máxima calidad, y lo ha conseguido tras sólo cuatro meses de trabajo.

Esta planta funciona según el principio “Power-to-Liquid” (PtL) y utiliza energía verde para producir un combustible líquido. Las únicas materias primas que se necesitan son el agua y el dióxido de carbono.

De hecho, este nuevo combustible se obtiene del CO2 y es absolutamente ecológico, aunque su proceso de obtención es laborioso y ciertamente complejo.

Además, por los resultados obtenidos en las pruebas llevadas a cabo por Audi, este nuevo combustible se puede mezclar con el diésel de origen fósil pero también puede utilizarse como único combustible, sin combinar con otros, por lo que su potencial es casi infinito.

Un proceso laborioso pero altamente productivo

En concreto, la producción de Audi e-diesel implica varios pasos: primero, el agua calentada para formar vapor se descompone en hidrógeno y oxígeno, a través de un proceso de electrolisis a alta temperatura, superior a los 800 grados. Un proceso es más eficiente que las técnicas convencionales porque, por ejemplo, se recupera energía del calor.

Otra característica especial de la electrolisis a alta temperatura es que se puede utilizar de forma dinámica, para estabilizar la red eléctrica cuando se producen picos de energía verde.

En un tercer escalón del proceso, el hidrógeno se transforma con el CO2 en reactores de síntesis, de nuevo bajo presión y a alta temperatura. El producto de dicha reacción es un líquido formado por compuestos de hidrocarburo de cadena larga, conocido como crudo azul, un producto que, al igual que el petróleo, se puede refinar para obtener el producto final, el Audi e-diesel.

El CO2 utilizado lo suministran unas instalaciones de biogás. Además, inicialmente una parte de ese CO2 que se necesita se extrae como una captura directa del aire del ambiente, una tecnología de Climeworks, el socio tecnológico de Audi con sede en Zúrich.

Este combustible sintético no contiene azufre ni hidrocarburos aromáticos y su número de cetano es elevado, lo que significa que es fácilmente inflamable.

Audi e-diesel: certificado por las autoridades alemanas

Para demostrar su idoneidad en el uso diario, la Ministra federal de Educación e Investigación, Johanna Wanka,dio un espaldarazo importante a este nuevo combustible.

Para ello no dudó en emplear los primeros cinco litros de este nuevo combustible se suministraron en su coche oficial, un Audi A8 3.0 TDI Clean Diesel Quattro.

“Este diésel sintético, elaborado utilizando CO2, es un enorme éxito para nuestras investigaciones sobre sostenibilidad. Si podemos hacer un uso generalizado del CO2 como materia prima, haremos una contribución crucial para la protección climática y el uso eficiente de los recursos, además de poner los fundamentos de la ‘economía verde’ en el lugar que corresponde”, afirmó Wanka.

Por su parte, Reiner Mangold, Responsable de Desarrollo de Producto Sostenible en Audi, ve el Audi e-diesel y los Audi e-combustibles en general como un complemento muy importante a la nueva movilidad eléctrica:

“En el desarrollo del Audi e-diesel estamos promoviendo otros combustibles basados en el CO2 que nos permitirán realizar largos desplazamientos sin un impacto real en el medio ambiente. La utilización del CO2 como materia prima representa una oportunidad no sólo para la industria del automóvil en Alemania, sino también por la posibilidad de transferir este principio a otros sectores y otros países”.

Audi y el desarrollo de combustibles alternativos

Aunque el desarrollo del nuevo e-diesel es, sin duda, un hito importantísimo, lo cierto es que Audi lleva muchos años trabajando en la búsqueda de combustibles alternativos.

De hecho, desde 2009 la marca alemana ha jugado un papel activo en el desarrollo de combustibles neutrales desde el punto de vista del CO2 (Audi e-fuels).

Concretamente, la planta de Audi e-gas en Werlte, Baja Sajonia, ya produce este combustible (metano sintético) en cantidades importantes y el Audi A3 Sportback g-tron ya admite este tipo de combustible, a través de una tarjeta de combustible especial.

Audi también está llevando a cabo investigaciones conjuntas con la empresa francesa Global Bioenergies, para la fabricación de gasolina sintética.

Por último, el fabricante germano está embarcado también otro proyecto con la compañía norteamericana Joule, que utiliza microorganismos para producir los combustibles sintéticos Audi e-diesel y Audi e-etanol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: