Michelin estudia su vuelta a la Fórmula 1 en 2017

15 May

Michelin podría estar barajando su retorno a la Fórmula 1 a partir de 2017, fecha en la que acabaría el contrato que actualmente mantiene suscrito Pirelli con la FIA y la FOM y que expira el 31 de diciembre del año próximo.

MIchelin baraja volver a la Fórmula 1 en 2017

MIchelin baraja volver a la Fórmula 1 en 2017

Ahora bien, este retorno tendría condiciones. La más importante, que la FIA aceptase su propuesta de llantas de 18” y perfil ultrabajo y se abandonen de una vez las actuales llantas de 13”.

Es decir, hablamos de unas llantas como las que usan actualmente los monoplazas de la Fórmula E y que ya se probaron en julio del año pasado durante los tests celebrados en Silverstone y que, sin duda, se aproximan más a los neumáticos convencionales de los coches deportivos de calle.

El motivo de este anuncio de Michelin está en la necesidad que hay de modificar el excesivo protagonismo que, según el fabricante galo, tienen los compuestos en la Fórmula 1 actual. Sería, pues, una “vuelta a los orígenes”, cuando los compuestos eran más un complemento mecánico que un elemento fundamental del espectáculo del Gran Circo.

Así lo ha declarado recientemente Pascal Couasnon, máximo responsable de Michelin Motorsport, quien afirmó:

“Estamos totalmente abiertos a volver, aunque con algunas condiciones, la Fórmula 1 debe cambiar sus reglamentos técnicos. Los neumáticos deben convertirse en un objeto técnico de nuevo, no sólo en una herramienta para hacer más o menos espectacular el show. Queremos neumáticos de 18 pulgadas, que ya usamos en la Fórmula E y pronto usaremos en otras series”.

Y es que desde el año 2007, cuando los compuestos de Bridgestone se hicieron con el monopolio en exclusiva del suministro de compuestos para la Fórmula 1, el papel de los neumáticos dentro del desarrollo de las carreras ha ido aumentando.

Esto ha sido motivo de queja constante no sólo de los propios equipos sino de los fans que ven cómo el cambio de neumáticos no ha garantizado la mejora del rendimiento ni la espectacularidad de las carreras.

Llantas de 18'', la principal condición de Michelin para su vuelta al Gran Circo

Llantas de 18”, la principal condición de Michelin para su vuelta al Gran Circo

Por este motivo, Michelin ha hecho suya esa reclamación y le ha lanzado el reto a Ecclestone y los miembros de la FIA para devolver el protagonismo a pilotos y coches y, de paso, convertir a los neumáticos en un mero complemento técnico, tan decisivo como cualquier pieza del automóvil pero nunca más importante que éste.

“Los neumáticos deben ofrecer una rendimiento y niveles de agarre estables. No es normal que después de un par de vueltas un piloto diga ‘tengo que bajar el ritmo o mis neumáticos no durarán’. Eso no debería suceder. Actualmente, los pilotos de Fórmula 1 no pueden demostrar su talento simplemente porque los neumáticos no les permiten hacerlo”, afirmó no exento de razón el propio Pascal Couasnon

Por otra parte, Couasnon dejó bien claro que su intención no es la de desatar una nueva batalla por el cetro del monopolio de los compuestos en el Gran Circo. Más bien todo lo contrario ya que están en contra de la existencia de un único suministrador de neumáticos.

“Todo esto está ocurriendo porque sólo hay un fabricante y no hay motivación por mejorar. No obstante, si hay un libro de normas técnico interesante, tienes que desarrollar tu mejor producto incluso si eres el único proveedor”, concluyó el máximo representante de Michelin Motorsport.

Historia de un sonoro portazo a la Fórmula 1

En este sentido hay que recordar que Michelin abandonó la Fórmula 1 al finalizar la temporada 2006 debido a su negativa a aceptar la existencia de un suministrador único de compuestos, dictada por la FIA durante la temporada 2005 y que entraría en vigor en enero de 2007.

La dirección del fabricante francés consideró, con buen criterio, que era fundamental dejar libertad de elección a las escuderías y que ellos optasen por el fabricante y la solución tecnológica más acorde a sus intereses Algo que sin competencia y con un único proveedor iba a resultar imposible.

En el momento de su retirada del Gran Circo, el fabricante francés suministraba por aquel entonces a nada menos que siete de las 10 escuderías que corrían por aquel entonces (entre ellas Renault, Williams o McLaren) pero eso no fue suficiente para que la FIA accediese a sus peticiones.

Más bien todo lo contrario, ya que el detonante para la supresión de la competencia entre fabricantes en el campeonato fue la disputa o, mejor dicho, el simulacro de carrera vivida en Indianápolis el 19 de junio de 2005.

Aquella carrera pasó a la historia más negra y vergonzante de la Fórmula 1 ya que sólo seis coches -los equipados con compuestos de Bridgestone– tomaron la salida, tras el plante de Michelin a correr aquel Gran Premio.

Parrilla de salida del infame GP de EE.UU. de 2005 en Indianápolis

Parrilla de salida del infame GP de EE.UU. de 2005 en Indianápolis

Todo surgió cuando durante los entrenamientos libres y en los de calificación, varios de los monoplazas equipados con Michelin sufrieron diversos accidentes causados en la curva 13, famosa por su peralte.

De todos ellos, el más grave fue el sufrido por Ralf Schumacher en los entrenamientos del viernes, que le impidieron correr el resto del fin de semana.

Tras analizar las causas, los técnicos de Michelin dedujeron que sus gomas no eran seguras para ese trazado ya que, pese a los estudios realizados en su momento, se demostró que no soportaban la presión generada sobre las gomas, especialmente la trasera izquierda, en aquella curva.

Incluso Michelin logró llevar la trazado norteamericano un nuevo juego de neumáticos diferente, pero el problema continuó repitiéndose de manera exacta en todos los casos.

Por ello, advirtieron a los comisarios y a la FIA del elevado riesgo de siniestralidad que habría en esa carrera y recomendaron que por motivos de seguridad, lo mejor era suspender la carrera. Hasta se presentó un plan alternativo, con la supresión de esa curva y la introducción de una chicane en su lugar.

Sin embargo, pese a las contundentes evidencias y amparándose en intereses comerciales, ni los comisarios ni, por supuesto, las tres escuderías equipadas con Bridgestone (Ferrari, Minardi y Jordan) desoyeron esas recomendaciones y optaron por tomar la salida el domingo.

Eso provocó un tremendo cisma en la parrilla ya que el resto de escuderías (Renault, Williams, McLaren, BMW Sauber, BAR-Honda, Toyota, Red Bull y Sauber) esto es, las equipadas con neumáticos Michelin se plantaron y se negaron a tomar la salida.

Finalmente, y pese al espectáculo bochornoso que supuso ver sólo a seis coches en pista, la carrera acabó disputándose y acabó con una fácil victoria de Ferrari con Michael Schumacher, acompañado en el pódium por su compañero de equipo Rubens Barrichello y con el Jordan del portugués Tiago Monteiro en tercer lugar.

Aquel incidente provocó la desaparición de Indianápolis y el GP de EE.UU. del calendario y, sobre todo, un aluvión de críticas a la FIA y al FOM por permitir aquel infame show.

Ahora bien, ambos estamentos tomaron nota y decretaron que, a partir del 1 de enero de 2007 habría un proveedor único de compuestos y abrieron un concurso público que acabó llevándose Bridgestone ante la negativa de Michelin a participar en el mismo por las razones antes expuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: