GP de Rusia: Hamilton sentencia el Mundial en una carrera plagada de incidentes

12 Oct

El GP de Rusia se ha saldado con una nueva victoria de Lewis Hamilton, que ha puesto prácticamente punto final al Mundial en una carrera plagada de incidentes.

Pódium del GP de Rusia, con Lewis Hamilton en lo alto por 10ª vez en el año

Pódium del GP de Rusia, con Lewis Hamilton en lo alto por 10ª vez en el año

Entre ellos, el abandono de Nico Rosberg por problemas mecánicos cuando lideraba la prueba, que le ha puesto en bandeja al británico su tercer campeonato, a falta de cinco carreras para acabar la temporada. Además, esta victoria le ha garantizado el segundo título de Constructores a Mercedes de forma matemática.

Este abandono además le permitió a Sebastian Vettel firmar una cómoda segunda plaza, no exenta de esfuerzo, al tener que desembarazarse -no sin esfuerzo- de un sobreexcitado Kimi Raikkönen y de un desafortunado Valtteri Bottas antes de poder subirse nuevamente al cajón por 11ª vez en el año.

Por otra parte, y pese al monologo de Hamilton, la carrera tuvo infinidad de alternativas en la práctica totalidad de puestos. La más importante, la lucha por la tercera plaza del pódium, protagonizada por Sergio Pérez, Daniel Ricciardo, Valtteri Bottas y Kimi Raikkönen.

Un duelo espectacular que se saldó con un meritorio tercer puesto para el piloto mexicano merced a un incidente protagonizado en la última vuelta por los dos pilotos finlandeses, que dejó fuera de combate al Williams y maltrecho y posteriormente sancionado Ferrari.

Españoles en carrera

En lo que respecta a los pilotos españoles, no fue un buen día para ninguno de ellos, salvo para el retornado Roberto Merhi, repescado para esta carrera por Manor ante la imposibilidad de contar con Alexander Rossi, que se estaba jugando en Sochi el título de GP2 con Stoffel Vandoorne.

En primer lugar, a pesar del grave accidente sufrido el sábado por Carlos Sáinz, el madrileño pudo tomar la salida al contar con el visto bueno de los médicos pero no tuvo suerte.

A pesar de que el piloto de Toro Rosso estaba firmando una excelente carrera, un grave problema con los frenos le llevó a sufrir sendos trompos, el segundo de los cuales le llevó contra las protecciones, dañando gravemente al monoplaza, teniendo que abandonar a falta de seis vueltas cuando estaba en zona de puntos.

Otro que vivió un calvario, aunque eso desgraciadamente a estas alturas del año no es noticiable, fue Fernando Alonso. El piloto de McLaren sufrió en repetidas ocasiones las carencias de su propulsor Honda y se vio rebasado prácticamente por todos. Sin embargo y merced a la ingente cantidad de abandonos lograba meterse de rondón en la 10ª plaza y sumar un nuevo e inesperado punto.

Pero como dice el refrán, “la alegría dura poco en la casa del pobre” y Alonso fue sancionado con cinco segundos por tomar en repetidas ocasiones la curva 16 por fuera de la pista, con lo que perdió su posición en detrimento de Max Verstappen, sumando así un nuevo Gran Premio para el olvido.

De nuevo, otra carrera de Alonso y McLaren para el olvido

De nuevo, otra carrera de Alonso y McLaren para el olvido

Por último, Roberto Merhi supo estar a la altura y volvió a demostrar a su equipo lo tremendamente equivocados que estuvieron al prescindir de él en favor de Alexander Rossi.

El alicantino ha firmado su mejor carrera de la temporada, no sólo por finalizar por delante (una vez más) del inoperante Will Stevens sino por la forma en la que le ha batido. Infinitamente superior al británico, ha acabado a una vuelta de su compañero.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó bastante caliente, con mucho movimiento sobre todo en la zona de atrás. Por delante, y por vez primera en la temporada, Nico Rosberg supo hacer valer su pole pese a los esfuerzos de Hamilton por adelantarle. En cambio, Sebastian Vettel salió francamente mal, perdiendo su cuarta plaza, siendo sobrepasado incluso por su compañero Kimi Raikkönen, muy bullidor durante toda la carrera.

Esta limpieza vivida en la parte delantera, por contra, no fue la misma en la parte trasera donde varios frenazos y apuradas de frenada dieron como resultado una triple colisión. Max Verstappen entraba pasado y se tocaba con el Force India de Nico Hulkenberg, quien a su vez, era embestido sin piedad por el Sauber de Marcus Ericsson con desigual fortuna.

Mientras que el holandés reportaba un pinchazo en su rueda trasera derecha y lograba volver a boxes a duras penas, ni el alemán ni el sueco podían reemprender la marcha, provocando la salida del primer Safety Car del día con apenas una vuelta disputada.

Tras tres tediosas vueltas con el coche de Seguridad en la pista, la carrera se relanzó con los mismos protagonistas y el mismo resultado. Nico Rosberg resistió la acometida de su compañero aunque Bottas anduvo más listo que su compatriota Raikkönen, al que logró arrebatarle la tercera plaza sin apenas dificultad.

Hasta dos Safety Car salieron a pista hoy en Sochi

Hasta dos Safety Car salieron a pista hoy en Sochi

Curiosamente, no lo tuvo tan fácil Sebastian Vettel para intentar adelantar a su compañero. Más bien todo lo contrario. El finlandés opuso una resistencia numantina que obligó a replegarse al alemán, quien tuvo que esperar a una mejor ocasión para adelantarle.

Sin embargo, poco duró le duró la tranquilidad a Nico Rosberg ya que con apenas ocho vueltas disputadas, la mala suerte se cebó con él. Cuando lideraba la carrera con cierta comodidad, comenzó a reportar por radio problemas con el acelerador.

En concreto, se quejaba el alemán que se quedaba encajado y, aunque intentó sobreponerse, comenzó a sufrir graves problemas de estabilidad que le obligaron a encaminarse a boxes, dando por terminada su aventura y, casi con total probabilidad, sus escasísimas opciones de plantar cara en el Mundial a su compañero.

A partir de ese momento, Lewis Hamilton no desaprovechó tan inesperado como suculento regalo y tomó las riendas de la carrera e hizo lo que mejor sabe hacer. Sacó a pasear su ya mítico “martillo” y comenzó a pulverizar los registros vuelta tras vuelta, poniendo de inmediato tierra de por medio sobre sus rivales.

Mientras tanto por detrás, había interesantes duelos. Los más importantes, por su vistosidad, uno entre los dos brasileños, Massa y Nasr por la octava plaza, donde pudimos ver a un más que rocoso Sauber y a un impotente Williams y otro, entre los dos Red Bull por la sexta y la séptima plaza, saldado a favor de Kvyat, muy fogoso toda la carrera.

Así las cosas, todo parecía ya visto para sentencia hasta que en la vuelta 12 se produjo un extraño accidente que bien pudo acabar peor de lo que lo hizo. En plena recta y cuando el Lotus de Romain Grosjean se disponía a rebasar sin aparentes problemas al McLaren de Jenson Button, se fue de trasera y trompeó. El galo perdió el control de su coche, que acabó impactando de forma bastante violenta contra las protecciones, prácticamente atomizado.

Afortunadamente, Grosjean salió por su propio pie del monoplaza -a pesar de unos interminables segundos en los que nadie acudió a auxiliarle, pero el destrozo en la pista era tal que hubo que desplegar el Safety Car una segunda ocasión.

En ese momento se produjo un hecho que, a la postre, acabó por definir la carrera. A pesar de que todos sabíamos que esta carrera iba a ser de una sola parada, Red Bull, Force India y McLaren sorprendieron a todos llamando a sus pilotos Daniel Ricciardo, Sergio Pérez y Fernando Alonso, para realizar su primera y presumible único pitstop.

Una temeridad a priori, habida cuenta que quedaban más de 40 vueltas por delante pero, como dice el refrán, quien no se arriesga no pasa la mar y, como se pudo ver después, la jugada estuvo a punto de salirles redonda.

Relanzada la carrera en la vuelta 17,  Sebastian Vettel decidió cortar por lo sano y dar un golpe de tuerca a la clasificación. Para ello se puso las pilas y se fue directo a por su compañero Raikkönen quien, lejos de facilitarle las cosas, le volvió a poner las peras al cuarto e incluso estuvieron en un tris de tocarse un par de veces.

Finalmente, Raikkönen tuvo que saltarse una curva para mantener la posición por lo que, en previsión de una posible sanción y no sin refunfuñar, acabó por cederle el paso a su compañero, quien se fue como alma que lleva el diablo a por Valtteri Bottas, que empezaba a tener ciertos problemas de degradación.

En una feroz pugna contra el crono, Vettel comenzó a recortarle tiempo a Bottas, vuelta a vuelta hasta que llegados a la vuelta 26 y tras un lacónico “mis ruedas están muriendo” a sus mecánicos, el finlandés acabó por entregar la cuchara yéndose a boxes a realizar su parada. Una pésima decisión estratégicamente hablando ya que ese pitstop totalmente improvisado sacó al finlandés en una zona de tráfico que le hizo perder un tiempo precioso que a la postre fue decisivo.

Dura pugna la vivida hoy entre los dos Ferrari

Dura pugna la vivida hoy entre los dos Ferrari

En ese momento, el alemán con unas ruedas en mejor estado y con los ojos inyectados, se despachó cuatro vueltas sensacionales que le permitieron alcanzar un colchón más que suficiente para poder llegar a boxes con la comodidad de haberse garantizado la segunda plaza.

Poco a poco, y tras el último pitstop de la jornada, llevado a cabo por Felipe Nasr en la vuelta 31, las aguas comenzaron a ponerse en su sitio. Con todo por decidir, nos encontramos a Hamilton, liderando con comodidad la carrera y Sebastian Vettel afianzado en la segunda posición. Pero con dos inesperados invitados a la fiesta como Sergio Pérez, que se instaló en la tercera plaza y un sorprendente Daniel Ricciardo en la cuarta.

Ellos se habían interpuesto entre los dos primeros y los otros dos favoritos al pódium, Valtteri Bottas y Kimi Raikkönen, que no contaban con encontrarse con sendos huesos tan duros de roer. Especialmente Ricciardo quien, hasta que las gomas se lo permitieron supo mantener a raya a la pareja finlandesa, lo que aprovechó Sergio Pérez para distanciarse lo suficiente como para soñar con el pódium.

Sin embargo, su gozo poco a poco se fue hundiendo en el pozo ya que las últimas vueltas del mexicano sus compuestos dijeron “basta” y comenzó un paulatino pero inexorable desfondamiento, muy paralelo al de Ricciardo.

En la vuelta 48 Bottas y Raikkönen atacaban a un capitidisminuido Ricciardo, que entregaba la cuchara no sin dificultad. Pero cuando el australiano daba por buena la sexta posición, apenas una vuelta más tarde rompía la suspensión de su Red Bull y tenía que abandonar.

En paralelo, los dos finlandeses se fueron a por Pérez quien, pese a todo, trataba de defenderse como gato panza arriba de las acometidas de los dos pilotos. El mexicano siempre se ha caracterizado por su carácter indomable y presentó batalla pero sus compuestos ya no estaban para fiestas y, ante la decepción del box de Force India, era engullido primero por el Williams de Bottas y, acto seguido, por el Ferrari de Raikkönen cuando sólo faltaba una vuelta para el final.

En ese momento, todo apuntaba a que Bottas se subiría al cajón junto a Hamilton y Vettel, cuyas cabezas (y sus motores) estaban ya en Austin. Sin embargo, en la última vuelta Raikkönen intentó una maniobra tan arriesgada como inconsciente.

Cuando Bottas negociaba la curva 4 y con la posición claramente ganada, vio cómo Raikkönen se le echaba encima a toda velocidad, intentando rebasarle por el interior.

Max Verstappen, luchando por llegar a boxes tras su incidente con Hulkenberg

Max Verstappen, luchando por llegar a boxes tras su incidente con Hulkenberg

El choque fue inevitable y el Williams de Bottas era arrojado como una pluma contra el muro diciendo adiós a la carrera. Por el contrario, el Ferrari de Kimi, aunque maltrecho y echando chispas por el roce del fondo plano y parte del alerón delantero contra el suelo, logró llegar a duras penas a meta -pero rebasado in extremis por el Williams de Massa- y recibir el banderazo a cuadros que instantes antes ya había recibido un exultante Lewis Hamilton.

La maniobra fue rápidamente investigada y Raikkönen fue sancionada duramente. Por un lado, perdía tres posiciones en la clasificación final, quedando relegado al octavo puesto y, por otro, perdía tres puntos de su Superlicencia, además de recibir una buena reprimenda por parte de su compatriota Bottas.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, una vez más, la enésima lección de pilotaje de Lewis Hamilton, que destila una sensación de superioridad de tal calibre que en días como hoy más parece que ha estado conduciendo con un brazo fuera del monoplaza, mientras se come un helado.

A pesar de que no pudo con Rosberg en la salida, su ritmo de carrera hasta el abandono de su compañero era sensiblemente superior, dando la sensación de que en cualquier momento le habría superado. Y es que, a diferencia de Rosberg, al que siempre se le ve al límite especialmente cuando rueda por delante del británico, la idea de superioridad que trasluce en su pilotaje es tal, que nunca se le ve especialmente exigido.

La superioridad de Mercedes, de nuevo manifiesta a pesar del abandono de Rosberg

La superioridad de Mercedes, de nuevo manifiesta a pesar del abandono de Rosberg

Algo parecido ocurre con Sebastian Vettel. El alemán está varios cuerpos por delante del resto de pilotos y, una vez más, ha sido el único capaza de plantarle cara al dominio aplastante de Hamilton. Supo sufrir en carrera y reponerse a una mala salida y a la actitud un tanto desafiante de su propio compañero.

Raikkönen le hizo sudar sangre para poder rebasarle en carrera (algo que, por ejemplo, el finlandés no hizo con otros rivales como su compatriota Bottas al inicio de la prueba) y sin embargo, estuvo valiente y supo deshacerse de sus rivales y aprovechar mejor que nadie el abandono de Rosberg.

Sin embargo, la carrera de hoy ha tenido varios y muy destacados protagonistas a los que reseñar. El más importante ha sido el mexicano Sergio “Checo” Pérez. El piloto de Force India llevó a cabo una actuación estelar y se subió al cajón de forma más que merecida, aunque inesperada.

La estrategia de su equipo cambiando las ruedas tras el segundo Safety Car, adelantándose a sus rivales fue decisiva para que, junto a una excelente demostración de pilotaje y un gran ritmo de carrera, se encontrase con una tercera plaza que defendió con uñas y dientes.

Excelente demostración de estrategia y ritmo ofrecida hoy por "Checo" Pérez

Excelente demostración de estrategia y ritmo ofrecida hoy por “Checo” Pérez

Lamentablemente para el mexicano, sus compuestos ya no daban más de sí desde varias vueltas antes del final y aunque trató de resistir, tuvo que rendirse ante el empuje de Bottas y Raikkönen. Sin embargo, en una especie de ejercicio de “justicia divina”, vio cómo esos mismos pilotos se enzarzaban en un estúpido accidente y, contra todo pronóstico, recuperaba su posición apenas unos metros antes de acabar la carrera.

Otro que se metió en la lucha por el cajón fue Felipe Massa. A diferencia de lo vivido con su compañero, la estrategia que el equipo WIlliams llevó a cabo con él le permitió subir en la clasificación, a pesar de salir desde muy atrás en la parrilla. Eso sí, y aunque se vio claramente beneficiado por la catarata de abandonos, nadie puede negarle su mérito para saber nadar y guardar la ropa.

También hay que destacar la excelente carrera de Felipe Nasr. Aunque claramente beneficiado como su compatriota por los abandonos y la descalificación posterior de Kimi Raikkönen, se mostró como un auténtico hueso duro de roer, especialmente ante Massa, al que mantuvo a raya durante gran parte de la carrera.

Por último, hoy pudimos ver la mejor versión de Pastor Maldonado, al que parece haberle sentado de maravilla su renovación con Lotus. Tras puntuar en Japón, hoy ha sacado el manual y nos ha dejado varios adelantamientos y, sobre todo, un excelente ritmo y aunque sufrió un pequeño despiste en forma de salida de pista, el venezolano logró su mejor clasificación de la temporada.

Por el contrario, la carrera también nos dejó varias notas francamente negativas, casi todas ellas en forma de accidentes.

El más importante susto del día lo protagonizó Romain Grosjean. El francés no tuvo suerte hoy y no pudo defender su posición cuando apuntaba a la zona de puntos.

Su accidente, afortunadamente sin consecuencias, se une al que sufrieron Marcus Ericsson y Nico Hulkenberg en la salida y el de Carlos Sáinz cuando estaba a punto de acabar la carrera, debido a un fallo de en el sistema de frenos de su Toro Rosso.

Momento en el que colisionan Nico Hulkenberg y Marcus Ericsson al inicio de la carrera

Momento en el que colisionan Nico Hulkenberg y Marcus Ericsson al inicio de la carrera

El caso del español es bastante ingrato ya que, a pesar de tomar la salida ciertamente dolorido tras su accidente del sábado, estaba llevando a cabo una gran carrera. Aunque salió desde el último puesto de la parrilla, logró remontar hasta la zona de puntos y cuando estaba en mejor disposición para sumar un buen puñado de puntos (figuraba en la séptima plaza) sus frenos delanteros ardieron literalmente y tuvo que abandonar.

Por último, cara y cruz para Red Bull. Al mismo tiempo que se encontraba con una inesperada sexta plaza para Daniil Kvyat, la carrera no acabó bien para Daniel Ricciardo.

El australiano estaba protagonizando un auténtico carrerón, merced a una estrategia similar a la que llevó a cabo Force India con Pérez y estaba ocupando una destacada cuarta plaza y desplegando toda una lección de pilotaje defensivo ante un monoplaza sensiblemente más rápido y como mejores gomas como era el Williams de Bottas.

Sin embargo, un problema con la suspensión de su RB11 a falta de apenas cinco vueltas para el final de la carrera le dejó fuera de combate, cuando acariciaba incluso la posibilidad de dar alcance a Pérez en la lucha por el pódium.

Por último, hay que hacer referencia de nuevo a Nico Hulkenberg. El alemán había firmado una gran calificación el sábado pero apenas pudo rodar unos metros ya que se tocó con Max Verstappen y fue literalmente embestido por el Sauber de Ericsson y, como le pasó en Singapur, se tuvo que conformar con ver la carrera desde el box de Force India.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 53 apasionantes vueltas al flamante circuito de Sochi, el GP de Rusia finalizó de la siguiente forma:

  1. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 37′ 11”
  2. Sebastian Vettel (Ferrari), a 5,9”
  3. Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 28,9”
  4. Felipe Massa (Williams Mercedes), 38,8”
  5. Daniil Kvyat (Infiniti Red Bull Renault), a 47,5”
  6. Felipe Nasr (Sauber Ferrari), a 56,5”
  7. Pastor Maldonado (Lotus Mercedes), a 1’01”
  8. Kimi Raikkönen (Ferrari), a 1’12” (*)
  9. Jenson Button (McLaren Honda), a 1’19”
  10. Max Verstappen (Toro Rosso Renault), a 1’28” (**)

(*) Inicialmente finalizó 5º, pero fue sancionado con tres puestos por su maniobra con Valtteri Bottas

(**) Inicialmente finalizó 11º pero ascendió a la 10ª plaza debido a la sanción de Fernando Alonso

Lewis Hamilton, celebrando con su equipo su 10º triunfo de la temporada

Lewis Hamilton, celebrando con su equipo su 10º triunfo de la temporada

En lo relativo a la clasificación del Mundial de Pilotos, esta nueva victoria de Lewis Hamiton, la 10ª de la temporada, unido al abandono de su compañero Nico Rosberg le sitúan en una posicion inmejorable para hacerse de forma matemática con el título incluso en el próximo Gran Premio, que se disputará en Austin (Texas) en apenas dos semanas.

Pero es que, además, el abandono de Rosberg ha traído consigo que Sebastian Vettel vuelva a situarse por delante de su compatriota, al que aventaja ahora en siete puntos.

Un duro golpe para la frágil moral del piloto de Mercedes al que se le ha puesto todo en contra para, por lo menos, intentar plantar cara a su compañero, tal y como lo hizo el año pasado, cuando hubo que esperar al último Gran Premio del año para determinar al campeón del mundo.

Por lo demás, no hay grandes cambios en la parte de atrás de la clasificación. Mientras que Kimi Raikkönen afianza su cuarta plaza del campeonato sobre su compatriota (e imaginamos que ex-amigo) Valtteri Bottas, al que distancia ya en 12 puntos.

Por su parte, Bottas empieza a sentir el aliento del brasileño Felipe Massa, al que su inesperada cuarta plaza de hoy ha dado alas y se sitúa ya a tan solo dos puntos de su compañero en Williams.

A partir de ahí, un rosario de pilotos de los que destaca el hecho que Daniil Kvyat supera ahora a su teorico jefe de filas, Daniel Ricciardo y la subida en la clasificación del “Checo” Pérez, merced a su tercera plaza de hoy.

  1. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 302 puntos.
  2. Sebastian Vettel (Ferrari), 236 puntos
  3. Nico Rosberg (Mercedes AMG), 229 puntos
  4. Kimi Raikkönen (Ferrari), 123 puntos
  5. Valtteri Bottas (Williams Mercedes), 111 puntos
  6. Felipe Massa (Williams Mercedes), 109 puntos
  7. Daniil Kvyat (Infiniti Red Bull Renault), 76 puntos
  8. Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull Renault), 73 puntos
  9. Sergio Pérez (Force India Mercedes), 54 puntos
  10. Romain Grosjean (Lotus Mercedes), 44 puntos

En lo referente al Mundial de Constructores, hay que decir que Mercedes ya es matemáticamente campeón del mundo por segunda vez consecutiva.

Mercedes, campeón del mundo de Marcas por segundo año consecutivo

Mercedes, campeón del mundo de Marcas por segundo año consecutivo

Los alemanes necesitaban sumar tres puntos más que Ferrari y, aunque las cosas se torcieron bastante con el abandono de Nico Rosberg y los 28 puntos sumados por Vettel y Raikkönen, tras cruzar la línea de meta, la sanción posterior al finlandés hizo que las Flechas Plateadas pudieran sumar los puntos necesarios para conseguir el ansiado título.

Por su parte y aunque quedan cuatro carreras aún por disputar, nada parece impedir que Ferrari logre el subcampeonato y cierre dos años ciertamente negros en cuanto a resultados e imagen.

Los profundos cambios llevados a cabo desde la dirección del equipo en Maranello están dando sus frutos y el equipo italiano casi tiene asegurada la segunda plaza del campeonato, con más de 130 puntos de ventaja sobre Williams.

Algo parecido le sucede a Williams. Los de Grove y a pesar de sus continuos fallos en la estrategia tienen prácticamente hecho repetir el tercer puesto del año pasado ya que casi duplica en puntos a Red Bull.

  1. Mercedes AMG, 531 puntos
  2. Ferrari, 359 puntos
  3. Williams, 220 puntos
  4. Infiniti Red Bull Renault, 149 puntos
  5. Force India, 92 puntos
  6. Lotus Mercedes, 66 puntos
  7. Toro Rosso Renault, 45 puntos
  8. Sauber Ferrari, 34 puntos
  9. McLaren Honda, 19 puntos
  10. Manor Marussia, 0 puntos
Anuncios

Una respuesta to “GP de Rusia: Hamilton sentencia el Mundial en una carrera plagada de incidentes”

  1. Jesús 13/10/2015 a 20:39 #

    Querido Diego, como siempre, leer tus crónicas es revivir la carrera con todo lujo de detalles.
    Si uno no ve un Gran Premio, sólo tiene que darse una vuelta por tu magnífico Blog y es como si la viera en vivo y en directo.
    Hoy coincido contigo en todo, especialmente en tus elogios a Hamilton y Vettel: el británico está a día de hoy muy por encima de cualquier otro piloto de la parrilla, y el alemán demuestra, carrera a carrera, lo buenísimo que es, pese a quien pese.
    Lo de Raikkonen, pá matarlo.
    Un abrazo.
    Jesús. @jemarey43

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: